La inexplicable permanencia de Cano Ahuir en Guaymas

2021-11-30 | Marcelo Beyliss | Columna
6336435970_e82257563d_b

PLAZA ZARAGOZA

MARCELO BEYLISS

HUMBERTO CANO AHUIR FUE señalado (en medios periodísticos) de haber ordenado el homicidio de un agente de policía en Guaymas.

El reportero, Ricardo López, asesinado el 22 de julio pasado, antes de morir lo responsabilizó de lo que le pudiera pasar a él y a la familia (del periodista). Inclusive la Fiscal General de Justicia del Estado, Claudia Indira Contreras señaló que esas presuntas amenazas recibidas por Ricardo López eran una línea de investigación en contra de Cano Ahuir.

Con esos dos antecedentes y con las presuntas amenazas que ha recibido, no entendemos cómo, por qué y para qué mantienen a Humberto Cano Ahuir como Comisario de Seguridad Pública en Guaymas.

Y su trabajo es cuestionable. Guaymas es uno de los municipios más violentos de Sonora y del país. Así se ha mantenido en los últimos tres años, señal de que Cano Ahuir no ha sido eficiente en su trabajo.

Con mayor razón entonces para cuestionar ¿por qué sigue trabajando como Comisario de Seguridad del Puerto?

Luego del condenable y terrible atentado de Guaymas, que dejó un saldo de tres personas muertas, de inmediato las autoridades de los tres niveles de gobierno salieron a decir que el móvil fue atacar directamente a Cano Ahuir, pues este había recibido amenazas.

Y si había recibido amenazas, entonces ¿Por qué lo exponen así?

Y lo peor: ¿Por qué exponen a la gente a la que permiten acercarse a él?

Como dicen en el argot narco-policial, Cano Ahuir “está caliente”.

Fue una terrible imprudencia permitirle andar entre la gente, junto a la Alcaldesa, Karla Córdoba y más aún con personas de la sociedad civil, como fue esa noche del pasado jueves en la explanada frontal del Palacio Municipal, donde murió la joven Marisol Cuadras, quien formaba parte del contingente que acudió a manifestarse a la llamada “Casa de Piedra” para exigir la no violencia a las mujeres.

LAS AUTORIDADES DEBEN EXPLICACIONES sobre Cano Ahuir. El 20 de agosto de 2020 uno de los periodistas más y mejor documentados en materia de seguridad pública, Héctor De Mauleón escribió en su columna de El Universal titulada “En Sonora, la militarización de AMLO ya fracasó”: Dos días después de la ejecución de Remberto Gastélum, circuló en redes sociales el audio de una conversación telefónica en la que se ordena su asesinato. Los protagonistas de la conversación son, presuntamente, el capitán de la Marina, Andrés Humberto Cano Ahuir, director de Seguridad Pública de Guaymas y uno de sus subordinados, el policía municipal Jesús Eduardo Manjarrez “El Chapo Manjarrez”. La charla dura poco más de dos minutos”.

Hasta ahí la cita textual de lo redactado por De Mauleón.

Resulta increíble que no haya pasado nada. Cano Ahuir siguió en su cargo y no hubo la mínima investigación sobre él.

Sara Valle, la entonces Alcaldesa, solamente dijo que se verificaría la autenticidad de la mencionada llamada, pero al par de día el asunto se olvidó.

EL PERIODISTA, RICARDO LÓPEZ de InfoGuaymas fue asesinado a balazos en el estacionamiento de un supermercado, en ese Puerto, en julio pasado.

El 4 de noviembre de 2020 había denunciado públicamente a Cano Ahuir, como responsable de las supuestas amenazas recibidas mediante redes sociales.

Ricardo López expresó: “Si algo nos pasa, usted (Cano Ahuir) va a ser el responsable, para que la Gobernadora del estado (Claudia Pavlovich) y la Fiscalía pongan atención”.

Del asesinato de Ricardo López ya pasaron cuatro meses. Del crimen de Remberto Gastélum Barrios ya transcurrió un año y tres meses. No se sabe si el Comisario de Seguridad Pública de Guaymas fue, siquiera, molestado con alguna notificación para presentarse a declarar.

“Está caliente”, no resuelve el problema de la inseguridad en Guaymas y sobre él pesan señalamientos de estar involucrados en el caso Remberto y Ricardo López. Con todo ello, ahí sigue, inexplicablemente.

DESDE EL KIOSKO

Viene la cuarta ola en pleno diciembre. Los contagios y positividad aumentan. Sonora regresó al amarillo y con una mayor expectativa de retroceder al naranja que volver al verde, pues llega todo esto en plena temporada decembrina, con mucha gente con ganas de posadas y de fiestas de fin de año.