Legislación anunciada

2021-09-24 | Samuel Valenzuela | Columna
6336435970_e82257563d_b

ENTRETELONES, POR SAMUEL VALENZUELA O.

No por preverse que la ley del matrimonio igualitario en Sonora superaría la aduana legislativa para convertir a Sonora en el Estado 24 que legaliza esa figura en el país, deja de lado las singularidades de lo ocurrido durante el pleno en el Congreso del Estado, en el marco de un tema tan polémico a pesar de incidir en segmento social sumamente minúsculo.

Primero que nada, de destacar la enjundia, el compromiso y la radical postura y exposiciones de las diputadas promoventes, Rosa Elena Trujillo e Ivana Celeste Taddei, así como otras legisladoras, que le pusieron alma, corazón y bofe al someterse a debate la urgente y obvia resolución, frente a posturas que proponían aplicar el trámite de comisión y de dictamen, previo a la socialización entre los distintos sectores de la sociedad sonorense.

Nada iba a cambiar la tendencia de una decisión tomada de antemano por una mayoría, cuyos portavoces en dicho tema dispersaron las distintas muletillas sobre derechos humanos y demás, incurriendo hasta en el abuso de consignas panfletarias para rebatir los argumentos, que con abundancia expusieron particularmente Alejandra López Noriega y Kiko Munro de la bancada del PAN y alguien más por ahí.

Curiosamente, el debate de fondo sobre el tema fue en el espacio para definir si ese asunto se consideraba de urgente y obvia resolución y no en el debate en lo particular y en lo general, sutilezas legislativas que por supueste no entienden quienes ocuparon con florida presencia el espacio de invitados y tampoco la mayor parte de quienes desde el pleno argumentaron a favor de esa propuesta que insistieron en considerar histórica.

Curioso el caso de la bancada del PRI, ya que si bien un día anterior el diputado coordinador y también dirigente estatal de ese partido, Ernesto de Lucas Hopkins, había adelantado que en lo personal votaría contra legislar al vapor o sea contra la urgente resolución, a la hora de la hora votó a favor junto a Ely Sallard y Natalia Rivera, dejando colgada de la brocha a Karina Zárate, que como vicepresidenta de la directiva, había votado en contra momentos antes.

En la decisión del Pato, debió gravitar la argumentación de Rivera Grijalva, quien antes de emitir su voto nominal, subrayó la necesidad de reglamentar la ley del Parlamento Abierto propuesta por ella y aprobada por unanimidad en sesión pasada, omisión con la que justificó votar a favor de la urgente resolución o sabe, porque en uno de los puntos anteriores se aprobó el que ya sea presidenta de la importante y estratégica Comisión de Fiscalización.

A fin de cuentas, contra la premura legislativa planteada por las promoventes, votaron Karina Zárate (PRI), Hiram Solís (PT), Arturo Robles y Raúl Castelo Montaño (MORENA), Ernesto Munro, Alejandra López Noriega, Sagrario Montaño y Armando Gutiérrez (PAN), y a excepción de la priista, el resto refrendó dicho voto en contra al votarse en lo general, según información que nos hacen llegar del Congreso del Estado.

Con el sentido de los votos en el punto de la urgente resolución y si la bancada del PRI hubiera mantenido su postura mandar la propuesta a comisión, con los dos votos de MORENA, del PT y del PAN, de todas formas, no se hubiera roto la mayoría calificada de 22 votos a favor, completados por la sorprendente definición de la diputada Paloma Terán, representante de un partido, el PES, que por lo regular rechaza ese tipo de propuestas y cuyo voto en contra, junto a los que no dieron los 3 del PRI, los 4 que sí dieron los del PAN, 1 del PT y dos de MORENA, pudo enviar al asunto a comisión, esa que aún no está instalada.

Pues los hubiera no existen, pero lo cierto es que si bien La Pinky y Celeste cacaraquean el huevo por este nuevo estatus de la comunidad gay en Sonora, la artífice de lo ocurrido este jueves 23 de septiembre es Yumiko Palomarez, quien como diputada de la anterior legislatura fue decidida impulsora y estuvo a punto de lograrlo, sólo que se atravesó aquella sesión virtual cuando El Pollito Castelo rompió el quorum reglamentario, porque según él, se le fue la señal de internet.

Miren, este reportero, en cuanto a este tipo de temas, no nos metemos más allá de la comenta de los entretelones del caso. Cada quien es libre de hacer de su deste lo que quiera; no somos dados a emitir juicios sobre preferencias sexuales, aborto y menos sobre aspiraciones de segmentos que nada tienen qué ver con la generalidad de la gente y por eso nos concretamos a tratar de interpretar los asegunes que rodean los hechos.

Habrá qué ver la reacción de los sectores conservadores de esta entidad frente a un hecho consumado desde el punto de vista legal y habrá qué ver lo que ocurra entre quienes este día fue de fiesta y algarabía, ya que suponemos que ya en vigor esa nueva ley, habrá un alud de matrimonios entre personas del mismo sexo, al abrirse esa ventana de oportunidad para “regularizar” sus relaciones de pareja, que hasta ahora solo mediante amparos podían lograrlo.

A fin de cuentas, el impacto real de esa nueva legislación es muy reducido, con escaso número de personas beneficiadas igualmente muy reducido, aunque desde el punto de vista de la anacrónica moralidad de sectores conservadores seguramente levantará ámpula, sin que vaya ocurrir mayor cosa, sin tomamos en cuenta los efectos en otras entidades donde desde hace bastante tiempo está en vigor.

Por lo pronto, contrastante el ánimo por fuera y en las inmediaciones de la sede del Poder legislativo de Sonora, en donde por un lado estuvo la algarabía de activistas e integrantes de la comunidad gay que festejaron ruidosamente la aprobación de la ley que los pone a la par de personas heterosexuales en relación a la posibilidad de contraer matrimonio, y por el otro, grupos Provida y de la sociedad de sociedades pías, en oración y ruego al altísimo porque no ocurriera lo que ocurrió y que al enterarse del palo dado, hicieron mutis silenciosamente llevando a cuestas sus rosarios y crucifijos.

Ya pasado dicho trance, ahora sí quienes integran la representación popular sonorense podrían pasar a asuntos menos casuísticos y promover acciones legislativas de impacto general, aunque no hay que descartar que ya entrados en gastos, se le entre a otro tema no menos polémico: legalizar el aborto y abrir la puerta a que matrimonios del mismo sexo tengan la opción de adoptar.

Mención aparte merece el diputado de MORENA, Próspero Valenzuela Muñer, ya que hizo referencia pública del alto significado que tiene el 23 de septiembre en el ámbito de libertades políticas que hoy disfrutamos los mexicanos, al recordar la gesta protagonizada en un día como éste en Ciudad Madera, Chihuahua, que encabezó el maestro normalista Arturo Gámiz, que a la postre sería la inspiración para el surgimiento del grupo guerrillero urbano conocido como la Liga Comunista 23 de Septiembre.

Hay mucho que escribir todavía sobre ese tramo de la historia de México; la guerra sucia; el exterminio perpetrado por el gobierno del partido único de aquellos tiempos en contra de movimientos sociales, que desde el clandestinaje abrieron a patadas la pluralidad y a la participación política abierta de sectores de oposición marcados por el 2 de octubre de 1968, el 10 de junio de 1971 e incluso los movimientos estudiantiles de Sonora y Sinaloa durante el primer lustro de los años 70, no sin que tantas y tantos sufrieran persecución, cárcel y hasta la muerte.

Próspero Valenzuela Muñer

Cuantas desapariciones y cuántas familias que aún nada saben del destino de sus seres queridos, son asignaturas para quienes ahora debieran al menos dignar la memoria de quienes les pusieron la mesa para que se digan liberales, progresistas y hasta de izquierda, solo porque en el caso de Sonora, el gobernador Durazo Montaño les tiró con un hueso.

Por eso se agradece la remembranza del diputado por Navojoa, Valenzuela Muñer, de quien suponemos tiene antecedentes en la lucha social y por eso ese posicionamiento inédito en la sala de plenos del Congreso del Estado.

Y de plano claridoso salió el nuevo director general del ISSSTESON, Jesús Manuel Acuña Méndez, quien al reunirse con liderazgos del Consejo Sindical y Social Permanente del Estado de Sonora, los convocó a dejar las fantasías a un lado y trabajar con la realidad que enfrenta el organismo.

Jesús Acuña Méndez lee cartilla

“Todos aquí buscamos una cosa, creo yo central, que sobreviva el Isssteson, rescatarlo… lo que necesitamos es ‘taclear’ la situación, enfrentarla y jalar juntos para empezar a erradicar vicios, porque esos vicios se traducen también en falta de recursos financieros, pero también en falta de recursos morales”, expresó lapidario Acuña Méndez.

Sabe si le entendieron los dirigentes del Sutspes, Sueisssteson, Sitcecytes, Staus, Steus, Sutcobs, Sutues, Sicaton, Suttitson, Sutitesca, así como del Sindicato del Ayuntamiento de Hermosillo, porque como se sabe, ellos son parte del grave problema que desde hace bastantes años sufre el organismo, otrora modelo en la prestación de servicios sociales en Sonora.