¿ Intocables ?

2020-10-06 | Jesús Villegas Gastélum | Columna
6336435970_e82257563d_b

Corte de Caja

Jesus Villegas Gastélum

Phillippe y Driss no estaban destinados a conocerse, el primero pertenece a una familia de la rancia aristocracia francesa, es millonario, culto, sumamente ordenado y meticuloso, escucha a Claude Debussy y Maurice Ravel, y tras un terrible accidente que lo dejó tetrapléjico se volvió una persona huraña y profundamente antisocial.

El segundo es un inmigrante de origen senegalés, criado en un barrio pobre de Paris, recién salido de la cárcel, sin educación formal, amante del Hip Hop, extrovertido, espontáneo, y cuya aspiración ya ni siquiera es conseguir empleo, sino comprobar que sigue buscando uno para así poder cobrar su seguro de desempleo.

2 mundos completamente opuestos, a los que Dios y el destino les tenía reservada una sorpresa, ya que al llegar Driss a pedir empleo como cuidador de Phillippe y esperar lógicamente su enésimo rechazo, éste sorpresivamente lo contrata, iniciando así una relación no ajena a múltiples altas y bajas a lo largo del camino, pero que finalmente logrará solidificar una amistad única e intocable que les dará un nuevo sentido a sus vidas.

Hablamos de la trama de Intouchables (“Amigos Intocables” en América Latina), emotiva cinta francesa de 2011 inspirada en la vida del Conde Philippe Pozzo Di Borgo y su relación con Abdel Yasmin Sellou, la cual fue dirigida por Olivier Nakache y Éric Toledano, está estelarizada por François Cluzet y Omar Sy, y cuyo éxito en taquilla la convirtió en la segunda película francesa con más espectadores en su historia, además del Premio Goya 2012.

Y así como estos 2 disímbolos personajes encontraron intereses en común que los volvió intocables, también en nuestro país existen 2 entes colosales de carácter público prácticamente intocables hasta nuestros días, pero que hoy ante la emergencia económica derivada del impacto del Covid-19 no debieran quedar fuera de la ya impostergable necesidad de rediseño institucional, eficiencia operativa y reducción presupuestal que demanda nuestro país. Hablamos de los poderes legislativo y judicial tanto federales como los de cada uno de los estados.

Y si bien el Poder Ejecutivo Federal y los de las entidades aún están pendientes de mostrar avances sustantivos para adecuarse a su nueva realidad económica, tarea que tendrá su prueba de fuego en los presupuestos de egresos y leyes de ingresos que se les aprueben para el 2021, hasta hoy prácticamente han sido los únicos que han acaparado los principales focos de atención de la opinión pública, ya que los poderes legislativos y judiciales se han mantenido nuevamente intocables en esta crucial coyuntura, por lo cual es urgente analizar las múltiples áreas de oportunidad en reducción y optimización del gasto en estos 2 paquidermos obesos y escurridizos.

Respecto al poder legislativo resulta por demás inverosímil que en la coyuntura actual siga sin concretarse la reducción en la cantidad de diputados locales, federales y senadores, tanto por su coste económico como por su intrascendencia representativa, pero quizás aún más grave es la existencia al interior de las cámaras federales y estatales de enormes burocracias administrativas ya innecesarias operativamente y que solo son cotos de poder de partidos, además de onerosos presupuestos para asesorías, servicios personales y medios de comunicación, entre otros más, que hoy debieran reducirse al mínimo, así como transparentarse su asignación en tiempo real.

Por su parte en el poder judicial de los estados y de la federación diversos expertos en materia jurídica señalan múltiples áreas de oportunidad en materia de eficiencia operativa y ahorro presupuestal, sobre todo a partir del aprovechamiento de herramientas tecnológicas, muchas de ellas de bajo costo o de código abierto que hoy pudieran facilitar el proceso de atención, consulta de información, así como en las distintas etapas procesales y de resolución, lo cual permitiría importantes ahorros presupuestales y en tiempo de atención en diversas áreas.

Por todo lo anterior estos 2 entes públicos con ramificaciones en la federación y en cada estado no deberían permanecer intocables ante la nueva realidad económica que hoy se vive en México, no solo con pequeños porcentajes de ajuste sino con una cirugía mayor que les permita adecuarse a los nuevos tiempos de escasez histórica de recursos pero sin desatender a una ciudadanía que demanda cada vez más y mejores resultados.

Hoy los actuales diputados locales, federales y senadores no solo deben recordar aquello de “cuando las barbas de tu vecino veas afeitar, pon las tuyas a remojar”, sino ver más allá y reflexionar en lo comentado por Phillippe a Driss en Intouchables : “A veces debes entrar en el mundo de otro para descubrir lo que le hace falta al tuyo”.

www.cortedecaja.com www.facebook.com/cortedecaja www.twitter.com/cortedecajamx