Las palabras de AMLO

2020-01-13 | Armando Vásquez A. | Columna Archivo Confidencial
6336435970_e82257563d_b

LA VISITA DE AMLO a Sonora dejó promesas de incluir a Agua Prieta en otros programas federales de beneficio, a la región de Bavispe de otorgarles la paz que tanto solicitan y una próxima visita a la entidad, sobre todo al área de Cananea y si es así entonces allá por el seis de junio (cuando se plantó la semilla de la revolución mexicana), es posible que se agende tal acción.

Escuchados los discursos del Peje de este fin de semana, sin duda alguna trae piola para remachar su posición política como candidato, más que como presidente. Tiene un cassete muy usado, sus gestos, frases, énfasis en determinadas palabras, son las mismas que menciona en todos los estados que visita. Incluso repite las numeralias de siempre.

La gobernadora Claudia Pavlovich ya le tiene tomados los tiempos, las formas, de allí sus peticiones a las que AMLO no sabe decir que no.

A diferencia de gobernadores hombres, a la sonorense le salen bien sus ruegos de ayuda. Si fuera hombre quien los hiciera no se vería nada bien, já, se verían raritos, por eso tienen que hacer sus pedidos en corto, como lo hizo Javier Corral Jurado, gobernador de Chihuahua en un desayuno al que invitó a AMLO y para lo cual le horneó el pan con la receta de su abuela y que por cierto se le quemó.

Claro está Claudia también sabe aprovechar las oportunidades como esa de que le diera raite el presidente a la gobernadora desde Bavispe a Hermosillo. Y conociéndola, de seguro lo que platicaron va a favorecer ampliamente al Estado, sobre todo en estructura carretera.

En fin.

El discurso que escuché en Agua Prieta tiene todos los matices para realizar una venta. Manejó los contrastes como herramientas de convencimiento fustigando a los actores del ayer, culpándolos de los sucesos de hoy y fustigándolos al señalar que ya fueron juzgados por el pueblo y declarados culpables de las atrocidades cometidas en México, incluyendo el grado de corrupción que no permite avances sustanciosos al día de hoy.

Hizo comparativos. Recordó que hoy los ex presidentes ya no reciben sus millonarias pensiones, que el avión presidencial sigue a la venta, que los ninis dejarán de serlo –que se inscribieron 900 mil--, que se les aumentará la pensión a los viejitos a dos mil y pico de pesos. Que el bienestar –bancos, secretaría, programas--, será lo que impere y un largo etcétera de mil y una maravillas.

Dar números, pormenorizar la información para mejor disfrute son técnicas de oratoria que funcionan, pero que tanta repetición también cansa, harta y más cuando se observa que la retórica es amañada pues todos los programas que ha impulsado en esta 4T no llevan el enfoque de de ganar ganar sin netamente electoral.

¿O usted cree que el Banco del Bienestar, la Secretaría del Bienestar, el Instituto de Salud para el Bienestar, (Insabi) el Bienestar por acá y el Bienestar por allá no forme parte de una estrategia de mercadotecnia política con miras a influir en las siguientes elecciones?

Pero esto usted ya lo sabía debido a que el compromiso de AMLO fue arrancar en este año la construcción de trece mil sucursales del Banco del Bienestar, las cien universidades “Benito Juárez” y la sustitución del Seguro Popular por el Insabi (más bienestar) sobre cuyas repercusiones ya hemos escrito.

De hecho, los discursos de AMLO tienen una tónica muy conocida pues en todos utiliza las mismas palabras que –de mayor número de menciones --, son las siguientes: gobierno, pueblo México, bienestar, jóvenes, corrupción, neoliberal, otros datos, becas, seguridad, derechos humanos, fifís, transformación, justicia, pobres, impuestos, presidente, libertad, democracia, queremos, derecho, niños, funcionarios, dólares, corrupto, aeropuerto, honestidad, adversarios, constitución, indígenas, ejército, confianza, independencia, violencia, impunidad, crecimiento, revolucionario, feliz, conservadurismo.

Usted se aprende estas palabras y podrá hilar los mensajes de AMLO. Y si los sazona con numeritos, pues listo.

Incluso y para darle mayor credibilidad al asunto de sus discursos puede analizarlos en el siguiente link http://textalyser.net/ en el cual se separan las palabras y se indica cuántas veces se mencionan en un escrito.

¿A dónde vamos con esto? La retórica de AMLO aun funciona y convence. Sin duda alguna. El detalle es si quienes piensan ser candidatos a cualquier puesto de elección popular, en el caso de Sonora, ¿tendrán el tino de su discurso?, ¿su tonito?, ¿su sonsonete?... Sin olvidar que los copiones son mal vistos.

Yo creo que no.

Y si de casualidad los votantes empiezan a comparar a los candidatos de Morena con la presencia de AMLO, la llevan la de perder los aspirantes y ello repercutirá en alguna medida en cierto desencanto que se verá reflejado en votos. Es una hipótesis interesante, ¿no cree usted?, dele vueltas a la idea y a lo mejor surge una campaña en la que el mismo AMLO puede llevar a la derrota a su gente.

Pudiera pasar.

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 35 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director general de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de CEO, Consultoría Especializada en Organizaciones… Cuando la unión de esfuerzos no es suficiente.

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304