Diferencias

2022-07-04 | Samuel Valenzuela | Columna
6336435970_e82257563d_b

ENTRETELONES, POR SAMUEL VALENZUELA O.

En Hermosillo el gobernador Alfonso Durazo Montaño da conferencia de prensa y ante toda la representación empresarial de la entidad, firma convenio junto al director de Nacional Financiera y BANCOMEX, Luis Antonio Ramírez Pineda, que amarra 340 millones de pesos para apoyar a pequeñas y medianas empresas, además de comprometer financiamiento para proyectos estratégicos.

Y como ya es tradición en encuentro con representantes de medios de comunicación, se pone de pechito para cualquier pregunta y lo más importante, responde con precisa amplitud sin que se adviertan resabios o inquinas, ni lanzar puyas ni desprecios en contra de nadie, aunque manteniendo distancia, sin dejar percibir empatía, cercanía o afectos hacia nadie, ni siquiera hacia los cromadores infaltables.

Al siguiente día en la región de Altar, en un recorrido de rutina, una patrulla del ejército se topó con un grupo de sicarios quienes fueron sometidos, resultando “pesado” uno de ellos, desatándose una embestida de sus leales, quienes a punta de armas de grueso calibre intentaron liberarlo, derivando en enfrentamientos que duraron toda la tarde, con un saldo oficial preliminar de cuatro detenidos, un militar muerto y otro herido, aunque oficialmente se asegura que los decesos y heridos de ambos bandos son bastantes más.

No se requiere ser muy acucioso para percibir marcadas diferencias entre lo que ocurre en Sonora y lo que “emana” de Palacio Nacional, ya que acá se privilegia una relación incluyente y participativa, sin descalificaciones ni campañas mediáticas en contra del sector privado y tampoco se es condescendiente con integrantes de bandas criminales, a las cuales de ninguna manera se responde con abrazos a esos seres humanos que agreden a balazos.

Sicarios en Altar

Con variantes solo de estilo, en el Salón Gobernadores de la sede del Poder Ejecutivo Estatal se dieron cita personajes de larga trayectoria y representatividad en las finanzas y en organismos empresariales, quienes al igual que representantes de medios de comunicación, fueron informados de los resultados de gestiones del gobernador en la alta burocracia del gobierno federal y en torno a las perspectivas para el corto, mediano y largo plazo, de los megaproyectos anunciados en los últimos meses.

Que la construcción del Home Port de Puerto Peñasco ya quedó libre de litigios al desistirse las partes en pugna, que paralizaron dicha obra durante más de siete años; que están por lanzarse al menos 12 licitaciones para adjudicar diversas obras del plan de comunicar Guaymas con Chihuahua; que ya se tienen proyectos ejecutivos para distintas obras, que se avanza para que el aeropuerto de Ciudad Obregón sea centro de cabotaje para recepción y envío de carga con aeronaves de gran envergadura.

A la par de dichas intenciones, se analiza la posibilidad de construir un centro de convenciones y hotel en las actuales instalaciones de la Unión Ganadera, la reactivación del proyecto Kino Mágico, así como la construcción de naves industriales.

De esos y otros temas informó el mandatario estatal con referencias cercanas a los empresarios ahí reunidos, integrantes del Consejo estatal de NAFIN, que junto a medios de comunicación fueron testigos de la firma de convenio citado en el primer párrafo, en el marco del Programa de Impulso Sectorial y a Estados para la Reactivación Económica, que para efectos de esta entidad, el gobierno de Durazo aporta 20 millones de pesos y NAFIN 17 veces más, por lo que a partir de ya en Sonora se disponen de 340 millones de pesos para proyectos productivos.

La IP y NAFIN

Ahí divisamos a la elite empresarial siempre convocados por los sucesivos gobernadores y gobernadora al Palacio de gobierno, tocándonos saludar de pasadita a Mario Sánchez, exdiputado federal del PAN y ahora presidente del Consejo estatal de NAFIN y ver de lejecitos a Félix Tonella, José Santos Gutiérrez, Jorge Aguirre, Arturo Fernández, Gerardo Vázquez, Julián Lugo, Juan Carlos Ochoa Valenzuela, entre otros destacados dueños del dinero de esta región.

También por ahí saludo cordial al diputado de MORENA, Jacobo Mendoza, cuya presencia en el evento entendemos dada su condición de factor importante en la bancada de ese partido en el Congreso del Estado, no así el caso del Pollito Castelo, que según las malas lenguas sólo fue ahí para hacerla de tapete de su excompañero de partido, del PAN, del ya citado Mario Sánchez.

Y qué bueno que se da esa buena interacción entre el gobierno de Sonora y los representantes del sector privado, quienes en lugar de los denuestos usuales en las mañaneras allá en Palacio Nacional, en Sonora son estimulados y tomados en cuenta con la posibilidad de acceder a financiamientos para que sigan generando empleos, destacando que más tarde, reportan de reunión de alto nivel y convivencia que esos empresarios ofrecieron al titular de NAFIN y BANCOMEX.

Y varios de los empresarios presentes, así como comunicadores, han sido críticos de la 4T, sin que por eso reciban denuestos de parte del gobernador, contrario a lo que ocurre allá en Palacio Nacional desde donde se responde con sevicia hasta el más respetuoso posicionamiento en contra de tal o cual decisión.

Otra buena noticia y gran diferencia es lo ocurrido este sábado en Altar, con unas fuerzas armadas que no se dejaron intimidar y cual es su obligación con la patria y los mexicanos, desobedecieron la orden presidencial de dar abrazos a esos seres humanos que trafican drogas, personas, secuestran, decapitan y asesinan en lo oscuro o a plena luz del día.

Basta de abrazos

El material gráfico que circula en redes muestra que en esta parte de México no aplica el retorcido criterio de responder con abrazos a los balazos y como lo merecen esos criminales, fueron repelidos cuando obviamente querían que se repitiera el culiacanazo con la liberación de su jefe, que hasta donde sabemos no ocurrió tal aberración, a pesar de la movilización de docenas de sicarios fuertemente armados que desataron intensas balaceras en distintos rumbos de esa comunidad, bloquearon carreteras y calles.

El susto fue mayúsculo para la gente decente, pero al menos cinco “generadores de violencia” fueron anulados al ser detenidos cuatro y resultar uno muerto, en tanto que del bando oficial, un soldado murió en cumplimiento de su deber y otro resultó herido, en un contexto general que al menos genera cierta confianza respecto a que al manos en esa región de Sonora esos criminales no son solapados, faltando solo que esos mandos militares sean reconvenidos por haber maltratado a esos jóvenes narcos.

Como sea, en materia de seguridad las cosas están del cocol en varias regiones de la entidad, manteniéndose Cajeme como el principal foco rojo, aunque para efectos de orden económico, lo que ocurre en San Carlos debe ser de fundamental preocupación para autoridades estatales y federales al ya estar en la franja donde cualquier turista nacional o extranjero pone en duda si será bueno escoger ese destino para pasarse unos días de asueto.

Y lo más inquietante del asunto es que se percibe un criterio aleatorio de parte de alguna banda criminal al asesinar a joven en un estacionamiento, acción que podría tratarse de una represalia ante las medidas que se han anunciado para blindar ese balneario, aunque tal versión tendría que ser corroborada por la autoridad investigadora.

Por cierto, vaya que se le fueron a la yugular a la Fiscal General de Justicia, Claudia Indira Contreras porque se atrevió a describir el entorno de dos damitas asesinadas, una en Ciudad Obregón y otra en Hermosillo, con alegato de revictimización y esos términos de moda, como si se quisiera que se ocultaran ese tipo de realidades que sin duda ponen en riesgo no solo a mujeres, si no a familias enteras si es que se relacionan con delincuentes.

No vemos cómo la funcionaria pretenda justificar, como se le ha señalado, el asesinato de esas muchachas, ya que simplemente se trata incluso de sensibilizar sobre esos riesgos y de plano confunden preñadas con paridas al aplicar el mismo rasero ese tipo de actos criminales producto de venganzas con crímenes solo por el hecho de ser mujeres o como desenlace de disfuncionales relaciones de pareja.

Mejor la vamos a dejar de ese tamaño porque no estamos como para que nos hagan montón por este tipo de elucubraciones, que en todo caso todo este contexto nos permite abordar el contenido de reciente encuesta realizada por la empresa Demoscopia Digital, llamándonos la atención ese 51.3 que se adjudica a la inseguridad a la pregunta de cuál problema de la entidad, porcentaje que por supuesto se nos hace muy poco para lo que uno escucha por todos lados.

No nos extraña para nada el alto posicionamiento que mantiene el gobernador Durazo con ese 67.8 de aprobación, bono democrático que podría incrementarse conforme se vean con mayor claridad y certeza todas esas magnas obras que ha anunciado, además de su positivo protagonismo e interacción con todos los sectores de la sociedad sonorense.

Ese porcentaje hasta nos parece bajo si se comparan las altas expectativas de un gobierno que no completa el año en funciones, que en lo que respecta a la calificación al presidente López Obrador, pues de plano está fuera de nuestros rangos de credulidad, pero lo más interesante es que haya quienes pretenden incluir al gobernador en el selecto grupo de eventuales precandidatos a la presidencia de la república, lo cual se nos hace muy temprano cuando se dice que ya tiene sus lealtades depositadas en Claudia Sheinbaum, aunque si así fuera, sería una chingonería.

Y excelente que desde el Palacio Municipal donde las manda cantar Antonio Astiazarán, atiendan el delicado caso donde un vivales ha hecho suyo un terreno de uso común y equipamiento del fraccionamiento Montecarlo, áreas que todas las fraccionadoras ceden por ley al ayuntamiento para el disfrute de sus habitantes, pero que en este caso fue despojada por un particular supuestamente en aras de promover el deporte.

Ese es un asunto viejo contaminado por el tráfico de influencias de un sujeto que saca muy buen provecho de cuotas y consigue apoyos en el sector oficial, incluido no pagar el agua que consume a raudales, sin que los habitantes de ese fraccionamiento tengan algún beneficio, más allá de las frecuentes francachelas entre protagonistas de encuentros deportivos, donde niños no son los principales participantes como aseguran por ahí.

No vamos a particularizar, pero primero que nada, son fregaderas el despilfarro de agua y que a una propiedad pública un particular le saque raja económica, además de enciscar a vecinos por su impune actuar, valiéndose de sus influencias en instancias de gobierno e incluso entre representantes de medios de comunicación, desde donde ha pretendido intimidar mediante vulgares ofensas a vecinos que se han atrevido a alzar la voz.

Lo mejor de todo es que todo indica que desde el ayuntamiento se impondrá orden y lo mejor que podría pasar, es que esa superficie sea rescatada y se utilice para un parque abierto para todos y no solo para quienes pagan cuotas o ponen unas cheves para la pachanga posterior a los juegos.