Dos bocas, un paso a la autosuficiencia energética

2022-07-01 | Feliciano J. Espriella | Columna
6336435970_e82257563d_b

OLOR A DINERO

Por: Feliciano J. Espriella

El día de hoy es un día verdaderamente histórico en la vida económica y política del país. El presidente López Obrador inaugurará las instalaciones de la refinería Olmeca, en Dos Bocas, Tabasco, la primera en construirse en 43 años. Sin duda un muy memorable festejo del 4º aniversario de su triunfo en las urnas. La última refinería fue construida en 1979 durante el sexenio de José López Portillo y Pacheco, la cuál, por cierto, clausuró Carlos Salinas de Gortari, con el falaz argumento de que resultaba más barato importar gasolina que producirla en el país, lo que dio acceso a la importación indiscriminada de gasolinas y diésel que nos llevaron a la ominosa dependencia energética de la actualidad, en la que importamos el 70 por ciento de las gasolinas que consumimos.

Para darnos una idea de la trascendencia y relevancia del acto que hoy se llevará a cabo, me permitiré hacer una breve historia de cómo se dio el proceso de dependencia energética en el país. Fue en el mes de enero de 1990 cuando México empezó a importar gasolina con una cuota inicial de 16 mil barriles diarios, los cuales fueron incrementándose hasta llegar a 39 mil barriles al final del nefasto sexenio salinista. La importación de diésel la inició Ernesto Zedillo en diciembre de 1995 con alrededor de 13 mil barriles por día, para esas fechas, la importación de gasolina se había incrementado a 85 mil barriles diarios, más del doble de lo que le dejó de herencia Salinas. Al llegar Vicente Fox a la presidencia, México ya importaba 107 mil barriles diarios de gasolina y 30 mil de diésel, y al cederle el mando a Calderón, la importación había crecido a 171 mil barriles por día, quien a su vez, la llevó a 530 mil barriles de gasolina y 199 mil de diésel. Enrique Peña Nieto no podía quedarse atrás e incrementó las importaciones a 615 mil barriles de gasolina y 262 mil de diésel.

Bajo el mando de esta trilogía rapaz y corrupta, México gastó alrededor de 262 mil millones de dólares en importaciones de combustible, en cambio, según datos proporcionados por la Secretaría de Energía, en los primeros tres años del presente sexenio, la importación de gasolina se redujo en alrededor de 45 por ciento y la de diésel en cerca de 67 por ciento.

Pero aun así, la derrama económica y la salida de divisas es sumamente cuantiosa, provoca fuertes presiones sobre la paridad del peso y el precio de las gasolinas en el mercado doméstico. Fue por ello que el primer mandatario se propuso desde el inicio de su mandato, lograr la autosuficiencia energética hacia finales de su sexenio, de allí la relevancia de la inauguración en Dos Bocas, que viene a significar, sin duda alguna, el primer paso en firme para la autosuficiencia energética de nuestro país.

Aparejada a la construcción de la refinería Olmeca, se ha llevado un proceso de rehabilitación y modernización de las refinerías antiguas, algunas de las cuales estaban fuera de operación. Se prevé que para el año próximo estén operando todas y a niveles óptimos de producción. De esa manera, serán ocho las refinerías mexicanas en operación (incluyendo Deer Park en el estado de Texas.) que fortalecerán la soberanía energética y abastecerán al mercado nacional con combustibles mexicanos.

Al respecto, en la conferencia de prensa matutina (la mañanera) del pasado miércoles, el presidente explicó que “el propósito es que el año próximo podamos procesar toda nuestra materia prima y no comprar gasolinas ni diésel (en el extranjero), porque estamos previendo que se va a prolongar la crisis de precios altos en combustibles, porque no hay capacidad suficiente de refinación en el mundo, se dejó de invertir en refinerías. Influyó, ya lo dije, no fue eso lo decisivo, pero sí influyó, el hecho de que se pensaba que iba a avanzar más rápido la transición energética, que ya no se iba a necesitar el petróleo, que los carros eléctricos iban a predominar, que ya no se iba a consumir petróleo y entonces… Además, vino la pandemia, se cae el precio del petróleo, muchas refinerías se pusieron en venta. Por eso compramos la de Deer Park o la parte de las acciones, porque fue una buena compra, o sea, este año prácticamente ya se obtiene lo que se destinó para comprarla, porque ahora refinar es un gran negocio”.

Reitero, el día de hoy será verdaderamente memorable, con la inauguración de Olmeca, México da un enorme paso a la autosuficiencia energética.

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.

Twitter: @fjespriella Correo: felicianoespriella@gmail.com