La decadencia humana . . . y la de México

2022-05-16 | Irisdea Aguayo Noriega | Columna
6336435970_e82257563d_b

Irisdea Aguayo / aguayoirisdea@gmail.com

¿Cómo podemos llamar a los hechos registrados el sábado y domingo en Estados Unidos donde perdieron la vida seres humanos inocentes?

El sábado, en un poblado cerca de Los Ángeles, California, EE.UU., se registró un atentado que dejó una persona muerta y cinco heridas.

El domingo, en la ciudad de Búfalo, cerca de Nueva York, Un joven de 18 años de edad masacró a 10 personas, y para no dejar duda de la decadencia humana que le comento, él mismo trasmitió en vivo el ataque.

Imagine que su hija o hijo van al supermercado y ya no regresan porque un loco los mató.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, hizo un llamado a "trabajar juntos" para enfrentar el "odio".

A Biden le tocar recoger la basura que generó su antecesor, cuando no se conoce la importancia de las instituciones y el respeto que se debe tener a las mismas se tienen este tipo de consecuencias.

Lamentablemente los políticos y con mayor razón los funcionarios públicos se convierten en patrones de conducta al estar en la mira de los medios de comunicación, por eso la importancia de no generar el odio que señala Biden.

Que Dios brinde resignación a las familias en luto.

Interesante el artículo que publica la centro virtual de investigación y análisis de política económica, estratégica y geopolítica sobre México, si desea ver el artículo original puede hacerlo en https://sepgra.com/mexico-does-not-need-a-new-leader-it-needs-a-new-system/

Le comparto los primeros párrafos y saque sus conclusiones:

México no necesita un nuevo líder, necesita un nuevo sistema

“Comencemos por el final: México está en el proceso de destruir instituciones para asegurar que los que están en el poder se queden para siempre; no se trata, como pretenden, del comienzo de una nueva era sino del fin de un sistema político que permitió al país vivir con relativa calma pero desigual prosperidad durante un siglo.

Sin embargo, el sistema ya no era funcional. Pasó de una clase dominante egoísta a una tecnocracia corrupta, a una cleptocracia mediocre (un gobierno cuyos líderes corruptos usan el poder político para crear y expandir sus fortunas), a una kakistocracia deshonesta (un sistema de gobierno dirigido por los peores ciudadanos menos calificados o más inescrupulosos) encabezados por un líder fanático e ignorante intelectualmente discapacitado.

No hay una cuarta transformación. Es el Fin del Sistema Político Mexicano. Lejos de la oscura y pomposa denominación que pretende marcar el inicio de una nueva era en la historia, la llamada “Cuarta Transformación” (4T) no es más que la destrucción sistemática y rabiosa de instituciones sin ningún plan ni modelo, ni siquiera una idea aproximada de qué hacer para alcanzar los nebulosos objetivos derivados de los eslóganes de campaña, barnizados con fijaciones ideológicas típicas de la adolescencia.

Los partidos políticos se convirtieron en franquicias controladas por bandas que se repartían el botín de los cargos públicos para su beneficio a través de contratos, concesiones, licencias, exenciones, renuncias, condonaciones, nombramientos en puestos clave, postulaciones a cargos legislativos, reformas a leyes y reglamentos, destituciones de investigaciones criminales y muchos otros beneficios indebidos e ilegales como el otorgamiento de honores inmerecidos que los favorecieron a ellos o a sus allegados.

Esto fue cada vez más público y notorio, degradando la imagen de los funcionarios públicos, los políticos y sus partidos ante los ojos del electorado. Según Transparencia Internacional, el 91% de los mexicanos percibe que los partidos políticos son instituciones corruptas.

Espero que se dé la oportunidad de leerlo.

Gracia por su tiempo y atención, y por favor ¡sonría! recuerde que podría ser peor.

P.D. Hoy estará el Ing. Cruz Javier Valenzuela en el programa #Mexican@sChingones, busque la plataforma TVDPrimera Plana, por ahí nos vemos.