Meade a priistas: “devolvamos algo de lo mucho que le debemos al partido” 

2022-05-16 | Sonora Hoy | Columna
6336435970_e82257563d_b

NIDO DE VÍBORAS

SSSSSSSS… Se equivoca quien afirme que el PRI Sonora está acabado, pues la gran mayoría de sus militantes aún hace alarde de disciplina, una condición sin la cual los partidos –el que sea- están condenados al fracaso. Como ya se sabe, ha habido momentos en que el tricolor ha aprenddo esta lección de la manera más dura, cuando ha adolecido de disciplina y unidad.

Pero, hoy por hoy, el PRI está viviendo un muy interesante momento de su existencia como partido político, y en Sonora, se encuentra inmerso en el proceso interno de renovación de su Comité Directivo Estatal, paso necesario para enfrentar con renovados bríos el reto de remontar el descalabro sufrido en las elecciones del 2021.

Para lograr este objetivo, el CEN envió a Jorge Armando Meade como su Delegado General, quien echó a andar el proceso para definir el método de selección del próximo dirigente en el estado.

Durante viernes, sábado y domingo se realizaron las llamadas “Reuniones de Reflexión Colectiva” en Hermosillo, Alamos e Imuris, en las que los aspirantes a suceder a Ernesto De Lucas en la dirigencia estatal salieron muy bien en la fotografía. Todos, a excepción solo de uno, que no pudo disimular su molestia, aunque nos imaginamos la razón de ello.

Y fue evidente que al menos tres de los aspirantes se condujeron como “el bueno”, mientras que el resto solo cubrió el requisito de “estar” o si Usted quiere llamarle “participar” para que la contienda adquiriera visos de una competencia más abierta, más amplia. Saben de sobra que no llegarían a la final.

En las participaciones hicieron sus mejores planteamientos y expusieron lo que consideran el mejor diagnóstico del tricolor sonorense, frases Zaira Fernández, Pascual Soto, Rogelio Díaz Brown, Bulmaro Pacheco, Emeterio Ochoa, Onésimo Aguilera, Humberto Robles, Pedro Ángel Contreras y David Palafox, a quienes se sumaron Iris Sánchez Chiú y el cajemense Emeterio Ochoa Bazaldúa, quienes compartieron con la militancia sus mejores intenciones de dirigir el partido.

Coincidieron todos –ya se imaginará Usted- en posturas que privilegian la unidad, civilidad respeto y compañerismo, características que deberán ser las que definan el desarrollo de este proceso interno de relevo en la dirigencia del tricolor en Sonora.

Lo hicieron ante la presencia de Jorge Armando Meade; Delegado General del CEN del PRI; de Leobardo Alcalá, Secretario Regional del CEN; de Ernesto De Lucas, Presidente del CDE del PRI Sonora; de Kitty Gutiérrez, la Secretaria General, y hasta la de Ernesto Gándara Camoú, ex candidato a la gubernatura.

El enviado del CEN, Jorge Meade, conminó a los priistas reunidos en Álamos en el segundo foro: “Seamos generosos con nuestro partido; es momento de devolverle al PRI de lo mucho que nos ha dado, con nuestro trabajo, generando un partido organizado, en unión, ese es hoy mi mandato, devolverle al PRI lo que me dio”. Y reconoció el apoyo fundamental y esfuerzo del Presidente del Comité Directivo Estatal, Ernesto De Lucas Hopkins y de la Secretaria General, Kitty Gutiérrez, para impulsar esta renovación.

A muchos priistas les debieron chillar en los oídos las palabras del enviado del CEN del PRI.

Por supuesto que desde el mismo viernes las apuestas empezaron a cruzarse en favor de Pascual Soto, Rogelio Díaz Brown y Zaira Fernández, aunque surgió un “cuarto en discordia” con Pedro Ángel Contreras López, a quien pocos, si no es que nadie le daba la mínima probabilidad de que llegara a octavos de final, cuando mucho.

Pero, vaya sorpresa. Resulta que un enterado de estos asuntos, razonó que Pedro Ángel es uno de los cuadros idóneos –si no, el que más- para calmar las aguas al interior del tricolor sonorense, habida cuenta que goza de todas las confianzas de Alejandro “Alito” Moreno, la firma principal, además de que “ya se la deben” los dirigentes nacionales. ¿Recuerda usted la campaña del “Caballo Negro” rumbo a la gubernatura del 2021?

Y por si fuera poco, “pian pianito” Pedro Ángel es el único de todos los aspirantes que mantiene un cargo en el CEN del PRI, donde se mueve como pez en el agua desde hace décadas.

Por encima de esas consideraciones, no hay duda de que está fuerte el choque de trenes entre dos de los grupos que se disputan el PRI Sonora, uno de ellos el de la ex gobernadora Pavlovich. La pugna entre esos dos clanes le restaría posibilidades de ejercer un buen liderazgo a cualquiera de sus aspirantes que llegara a la presidencia del CDE, la verdad.

La reflexión que hace este enterado va más allá y señala que el ex director del ISSSTESON es también un cuadro sumamente allegado al personaje sonorense más influyente en política, quien aún es, hoy por hoy, el factor de poder en el PRI de Sonora. Punto.

O sea que, por todos lados, trae Pedro Ángel la bendición para dirigir el CDE del tricolor en Sonora; de ahí que su elección vendría a poner en paz, no solo a esos dos grupos en pugna, sino a todos los que se disputan el control del PRI en Sonora y de esa manera se pueda preparar para una participación en la elección del 2024, algo muy distinto a lo que sucedería –dicen- con otro de los aspirantes, al que se le ubica ya como un “incondicional” del actual Gobierno del Estado.

Muchos apuestan a que, después de estas tres reuniones, ya tiene claro Jorge Armando Meade Ocaranza el nombre del bueno, por lo que será cuestión de días, si no es que de horas, para que se defina el proceso interno por la vía del “Candidato de Unidad”, para pasar de inmediato a la emisión de la convocatoria y de ahí todo se resuelva en a la brevedad posible.

Veremos cómo se desenvuelve y más aún, cómo se resuelve esta elección interna; de cómo se logre dependerá en gran medida el futuro de la Alianza “Va por Sonora”, conformada por el PAN, PRD y PRI.

SSSSSSSS… Si no fuera porque a los priistas de Cajeme y a los de todo el estado les importa un pepino que Anabel Acosta haya cambiado su chaqueta tricolor por la guinda de MORENA, y que a estas alturas, a todos los niveles, los militantes de un partido cambian de ideología y de siglas partidistas como cambiar de ropa interior, su deslealtad al instituto político que le dio todo a su padre y a ella misma, hubiese sido una noticia bomba. Pero, nada de eso.

Su traición ha pasado desapercibida entre los priistas, los que hoy por hoy andan mucho más ocupados en la elección de su nuevo dirigente en el estado, que andarse fijando en esas traiciones e infidelidades de tercer o cuarto nivel.

Además, lo mejor para el PRI es deshacerse de todo el lastre y el escombro posible, pues en la etapa que está por iniciar, necesita de sus mejores hombres y mujeres y lo que más le conviene es tener a los menos oportunistas posibles entre sus filas.

Esos, como en el caso de Anabel y muchos otros advenedizos en MORENA, se tendrán que ver las caras (y así está pasando) con sus nuevos compañeros de partido, bastante recelosos con los tránsfugas, por cierto, con muchísima razón.

De cualquier manera, como estos son tiempos de perdonar hasta a los asesinos, ¿Cómo desearle mal a alguien solo porque se cambió de partido? Además, se fue por la puerta de la cocina, como las “chachas” ingratas. Sin hacer ruido.

SSSSSSSS… Algo muy serio debe estar pasando al interior de la dependencia de la cual es responsable el ingeniero Astarté Corro Ruiz, pues la queja de contratistas y de todo aquel que quiere iniciar alguna construcción, nomás no puede avanzar ante la falta de los permisos correspondientes de la Coordinación De Infraestructura, Desarrollo Urbano Y Ecología (CIDUE).

Esta situación ya va para más de tres meses y nadie se explica cuál es la razón de una actitud tan cerrada, obtusa la cual, por cierto, le pega al corazón de la estrategia financiera del Alcalde Antonio Astiazarán Gutiérrez, quien anda “de la seca a la meca” en busca de créditos y reestructurando con éxito la deuda que heredó el Ayuntamiento para seguir adelante con todos los proyectos que trae en su portafolio.

Y es que, si bien es cierto que el Ayuntamiento de Hermosillo requiere con urgencia de ingresos, tampoco puede andar con medidas recaudatorias “sin ton ni son” y los permisos de construcción son una vía directa, inobjetable, de lograrlo, a la que nadie le pone “peros” como, por ejemplo, imponer multas de tránsito, exigir el cobro del servicio del agua potable a los morosos de toda la vida, dos temas que siempre le han causado sarpullido a los hermosillenses.

Por eso es inexplicable es que la CIDUE, en manos de ese tal Telésforo, o Astarté, o como se llame, le está causando problemas al “Toño”, pues le impide recaudar fondos y, por otro lado, “le está calentando la plaza” con los innumerables constructores, que se han visto obligados a “parar” sus obras, alargando los tiempos de entrega. Y, pues, todos sabemos que tiempo es dinero. Es decir, con Astarté Corro Ruíz, “todos pierden”.

Está medio sospechosa la actitud del mentado titular de la CIDUE y sería bueno pegarles una revisadita a sus bitácoras, para ver si por ahí hay “ciertos permisos” que sí se autorizan, de intereses personales, mientras que por toda la ciudad se ven obras “tiradas” por falta de la autorización de la CIDUE.