Pierde juicio laboral el Colson; obligado a pagar millones

2022-05-16 | Arturo Soto Munguía | Columna
6336435970_e82257563d_b

Arturo Soto Munguia

El Colegio de Sonora acaba de perder un litigio laboral que duró casi ocho años y ahora está emplazado a pagar varios millones de pesos nada más por salarios caídos y el resto de las prestaciones reclamadas, a tres doctores del Sistema Nacional de Investigadores, que recientemente fueron reinstalados.

Cuando sucedió el despido, en septiembre de 2014 el caso tuvo resonancia nacional, en parte porque el Colson no es una institución que suela estar involucrado en asuntos de esta naturaleza, pero sobre todo porque los tres académicos tenían (tienen) un ganado prestigio en sus labores de docencia e investigación, y hubo muestras de solidaridad en universidades de varios estados del país y del extranjero.

El más veterano de los profesores es Eloy Méndez Sáinz, que tenía 22 años en la institución; también fueron despedidos Mario Alberto Velázquez García, con 12 años de antigüedad y Juan Milton Jair Aragón Palacios, con dos años.

El motivo del despido fue que los académicos, de acuerdo con la rectora en aquel entonces, Gabriela Grijalva Monteverde, omitieron el protocolo al entregar directamente a la Junta de Gobierno un documento que les fue encargado, con una propuesta de mejora al Centro de Estudios de América del Norte (que desapareció en el transcurso del juicio) sin informar a la rectora.

Inicialmente hubo una mediación para que los maestros fueran reinstalados argumentando que los causales esgrimidos no acreditaban razones suficientes para el despido, pero la parte patronal, en este caso la rectoría del Colson y la Junta de Gobierno no solamente se negaron a reinstalarlos, sino que en el transcurso del juicio armaron una campaña negra en la que hubo acusaciones diversas contra los maestros despedidos, incluyendo algunas de acoso sexual, si bien éstas no entraron al litigio.

El punto es importante, porque esa campaña (que ciertamente no trascendió) refuerza lo que en los pasillos del Colegio de Sonora se mencionaba con insistencia en el sentido de que detrás del despido en realidad había rencillas personales (o de grupos, que también existen en la institución y también se disputan el poder administrativo) con la rectora y otros integrantes de la Junta de Gobierno.

En resumen, después de casi ocho años, el Tribunal Colegiado decretó que el despido había sido injustificado y ordenó la reinstalación más el pago de todas las prestaciones reclamadas, que en términos económicos suman varios millones de pesos.

Y aquí es donde entra otro punto interesante en este asunto, porque la institución debe disponer ahora de una cantidad monetaria nada despreciable para resarcir lo que finalmente se demostró fue un despido injustificado, producto más de rencillas personales y grupales; de diferencias políticas incluso, que de asuntos estrictamente académicos y/o laborales.

Gabriela Grijalva ya no es rectora de El Colegio de Sonora y tampoco forma parte de la Junta de Gobierno, donde también han sido relevados otros personajes que la integraban cuando sucedió el despido.

La pelota está ahora en la cancha del rector Juan Poom Medina, que comenzó su administración en abril de 2018 y no tuvo nada que ver con este asunto, pero ahora le toca abrir la chequera. Afortunadamente, no es la suya, sino la de la institución, pero a final de cuentas se trata de recursos públicos posgraduada lectora, primaria trunca lector, apoquina puntualmente para resolver litigios nacidos de la grilla coyuntural, incluso en instituciones tan serias como El Colegio de Sonora.

¡Feliz Día del Maestro!

II

Y ya que andamos por rumbos del magisterio, ayer el gobernador Alfonso Durazo Montaño entregó reconocimientos a docentes con más de seis décadas de trayectoria (¡seis décadas!) lo que lleva a pensar que más que un reconocimiento, lo que deberían haberles entregado es la santificación después de lidiar con todas esas generaciones que fuimos, que seguimos siendo.

Es claro que los y las decanas reconocidas ya no están en las aulas, pero cualquiera que lance la mirada atrás los visualizará en las condiciones más precarias, con los métodos didácticos más rudimentarios pero indudablemente efectivos, como el reglazo en las puntas de los dedos o ‘el chivito’, que básicamente consistía en levantarte de los pelos invariablemente largos de las patillas, el temible vuelo del borrador que surcaba el aire del ‘salón’ para impactar con puntería de apache en cualquier parte de la anatomía del educando o las horas de reflexión y diálogo con la pared que motivaron cualquier cantidad de elaboraciones filosóficas sobre la inmaterialidad del alma y la materialidad del putazo que sobrevendría si volteabas.

Para las nuevas generaciones magisteriales, más remotas y digitales; menos severas y románticas, el gobernador anunció apoyos para vivienda, becas de estudio para sus hijos, y facilidades para cursar estudios de posgrado.

Antes, Durazo estuvo en Moctezuma atendiendo solicitudes de los alcaldes sierreños, que están lejos de tener 60 años o más de servicio, pero cuyas demandas vienen desde entonces: falta de agua, infraestructura, transporte escolar, seguridad…

De esta gira va la numeralia rápida: 8.4 millones de pesos para la Universidad de la Sierra en Moctezuma; millón y medio para la rehabilitación de dos planteles en Nacozari y Villa Hidalgo; 12.6 millones para rehabilitar centros educativos en Cumpas, Granados, Villa Hidalgo y Moctezuma, entre otros.

Y a propósito de seguridad en la región serrana, aunque esto haya sido más ‘abajo’, habitantes de Tecoripa reportaron anoche un enfrentamiento armado sobre la carretera a Tónichi, con saldo de varios muertos y heridos. No hubo presencia de autoridad alguna, por lo que quizás este episodio no se reporte en medios.

III

Y en el terreno de la grilla, la llegada del delegado del CEN del PRI, Jorge Meade Ocaranza vino a relanzar la contienda interna en ese partido para la renovación de su dirigencia estatal. Durante el fin de semana hubo encuentros en Hermosillo, Ímuris y Álamos entre los (y las) aspirantes al relevo del Pato de Lucas con la militancia.

En estos foros se expusieron las propuestas de cada uno de ellos (y ellas), pero sería muy largo abordarlas en tan breve espacio, así que nos reservamos para siguientes entregas las partes sustanciales de lo que expusieron Zaira Fernández, Iris Sánchez (primero las damas), Pascual Soto, Bulmaro Pacheco, David Palafox, Pedro Ángel Contreras, Humberto Robles Pompa, Rogelio Díaz Brown y Onésimo Aguilera.

Para un partido al que le han extendido tantos certificados de defunción, diríase que son muchos quienes aspiran a dirigirlo, acaso porque están seguros que todavía ‘se le mueve una patita’.

Ya se verá.

También me puedes seguir en Twitter @ElZancudoNews

Visita www.elzancudo.com.mx