“Al escribir compartes parte de tu alma”

2022-04-06 | Irisdea Aguayo Noriega | Columna
6336435970_e82257563d_b

Irisdea Aguayo / aguayoirisdea@gmail.com

Empecé bien mi semana.

El lunes fue de Mexicanas Chingonas, primero entrevista desde Tijuana, B.C. con Edna Patricia Hernández, directora de Desarrollo Económico e Industrial de Tijuana (DEITAC), y más tarde con la directora del Clúster de Tecnología de Sonora, Mariana D’artiz.

Ambas mujeres coordinando los esfuerzos de empresas para impulsar su vinculación y crecimiento, y al mismo tiempo mejorar su entorno con la generación de empleos.

Vienen cosas buenas para Sonora generadas por los sectores empresariales.

Este martes fue de Mexicanos Chingones que comparten sus experiencias de vida a través de libros.

El doctor Luis Núñez Noriega, “pariente”, como nos llamamos de cariño, aprovechó la pandemia para hacer varios libros, el que lo catapultó a nivel internacional fue “La Raíz de la Uvalama” donde narra la masacre perpetrada por Pancho Villa, un criminal investido de general, contra la población de San Pedro de la Cueva, Sonora.

El ex delegado de Economía y ex Coordinador de Turismo, comenta que su amor por la lectura fue impulsado por sus padres siendo niño, y gracias a las reflexiones en pandemia rescató del baúl de los recursos su sueño de ser escritor.

“Tuve muchas publicaciones técnicas por las investigaciones y los cargos que ocupé, pero escribir novela es diferente”. La propuesta del doctor Nuñez, en base a su investigación y publicación novelada es eliminar los reconocimientos, calles, bustos y cualquier referencia que eleve el nombre de Francisco Villa, un asesino investido de general.

Más tarde, en MUSAS, mi querido amigo Ernesto Huerta Suárez, presentó su libro “Letras & letras”, donde nos comparte experiencias de vida desde la visión que puede tener un hombre con más de 30 años de trabajo en la selección de personal en 5 países.

Un valiente ejercicio de introspección, donde, como dijo Ernesto Huerta, “quienes escribimos compartimos parte de nuestra alma”.

Estamos viviendo una transición generacional en muchos aspectos, esperemos que el amor por la lectura se mantenga, sobre todo para que las nuevas generaciones conozcan su historia, sus orígenes.

Gracias por su atención y tiempo, y por favor, ¡sonría!, recuerde que podría ser peor.