Por favor, padres y madres, no manden a sus hijos a las escuelas

2022-01-11 | Feliciano J. Espriella | Columna
6336435970_e82257563d_b

OLOR A DINERO

Por: Feliciano J. Espriella

No está el horno para bollos. Y no lo digo para incursionar en temas gastronómicos, sino para referirme al tema de la cuarta ola Covid y algunos acontecimientos a mi parecer riesgosos que están aconteciendo en el Estado. Particularmente dos: el reinicio de clases presenciales y el Festival Alfonso Ortiz Tirado (Faot).

La realidad es que nos encontramos en una situación difícil provocada por una ola de contagios Covid con tendencias al incremento. Es una situación difícil y complicada a la que por ningún motivo nos conviene que forcemos más. Es imperativo y del más elemental sentido común que no hagamos nada que pueda agravar esa complicada situación.

En la vida como en la cocina, hay que saber muy bien cuál es el mejor momento para todo, y este es el peor momento para que concentremos en espacios cerrados a cientos de miles de niños que en su gran mayoría no han sido vacunados o que convoquemos a multitudes en las que habrá hacinamiento, contactos directos y probablemente grandes concentraciones.

El incremento exponencial de la cuarta ola Covid es ya una tendencia mundial. En Estados Unidos el pasado viernes se registraron 900 mil 832 nuevas infecciones de Covid-19 y 2 mil 615 muertes, y hace una semana, el pasado lunes, había superado el millón de nuevos contagios.

El Covid en Sonora, al igual que en el resto del país y literalmente en todo el planeta, está con una fuerte tendencia al alza. Veámoslo:

El pasado viernes en el estado se reportaron 669 nuevos contagios, una semana antes, el día primero del año, fueron 273, es decir que en una semana los contagios se incrementaron en 145 por ciento. El 24 de diciembre, los contagios ascendieron a sólo 139, apenas el 20 por ciento de los que tuvimos el último viernes. Entonces, si en 15 días los contagios han aumentado en un 381 por ciento, yo les preguntaría al Dr. José Luis Alomía, secretario de Salud y a Aarón Aurelio Grageda Bustamante, secretario de Educación y Cultura (SEC) si los datos conocidos señalan que en las últimas dos semanas se ha incrementado casi 4 veces el número de contagios diarios, ¿no podrían pensar un poquito en los daños posiblemente irreversibles a los que expondrán a decenas o cientos de miles de niños sonorenses que no han sido vacunados?

En mi opinión, podrían perfectamente diferir cuando menos unas dos semanas el reinicio de clases presenciales, para con base en lo que suceda en ese lapso y con análisis de las tendencias al contagio de Covid tomar decisiones verdaderamente sensatas. Dos semanas, aún en el supuesto de que no se les diera clases virtuales serían perfectamente recuperables en el transcurso del año o en el último de los casos, modificar en el calendario escolar el final del curso escolar.

Y por favor que no nos vayan a salir conque los infantes son menos susceptibles al contagio, porque el fuerte incremento en menores que se está presentando en todo el planeta, demuestran lo contrario.

El número de positivos en coronavirus en el grupo de edad pediátrica está aumentando en prácticamente todo el mundo. Incluso antes de las vacaciones de Navidad, la Oficina de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para Europa ya había declarado que los niños de 5 a 14 años representaban las tasas más altas de infección por Covid-19, lo cual es lógico, si no están vacunados es perfectamente factible que contraigan con más facilidad el contagio.

Pero eso no es lo peor, porque aunque los síntomas sean leves y casi imperceptibles, según algunos expertos médicos, el Covid puede ocasionarles tanto a niños como a adultos, daños irreversibles con secuelas que podrían presentarse años después y afectarles durante toda su vida, ¿no vale la pena entonces esperar un poco más para ver cuál es el comportamiento de la cuarta ola?

Por ello, yo les recomiendo a padres y madres de menores que no estén vacunados que se esperen cuando menos esta semana y no manden a sus hijos a las escuelas.

El Faot debiera cancelarse No abundaré en el tema en virtud de que mañana me entrevistaré con Guadalupe Beatriz Aldaco, titular del Instituto Sonorense de Cultura y espero abundar en ello, pero me parece que si en todo el planeta, como consecuencia de Ómicron se están cancelando eventos de relevancia internacional, ¿porqué insistir en celebrar el festival de Álamos que podría originar numerosos contagios? ¿Qué podrá tener el Faot programado para iniciar el próximo 21 de enero que no tenga el Carnaval de Río de Janeiro, el más grande, importante y famoso del mundo, que iniciaría el 25 de febrero y la semana pasada anunció su cancelación?

O el Carnaval de Guaymas, que hace unos días se dio a conocer que se realizará sólo de manera virtual. Bien haría Lupita Aldaco en atender al dicho que dice: si ves las barbas de tu vecino cortar, pon la tuya a remojar.

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.

Twitter: @fjespriella Correo: felicianoespriella@gmail.com