Ómicron, la nueva variante y la cuarta ola

2021-11-30 | Feliciano J. Espriella | Columna
6336435970_e82257563d_b

OLOR A DINERO

Por: Feliciano J. Espriella

Las tenemos a la vista, podríamos pensar que tal vez a unos cuantos días o a lo sumo unas cuantas semanas, pero de que llegarán, nadie duda que lo harán. Lo importante en todo caso, será cómo las recibamos y cuánto daño ocasionarán.

Sobre la nueva cepa del nefasto Coronavirus bautizada como Ómicron, todavía no hay suficiente información y la poca disponible es ambigua, un tanto confusa y de alguna manera contradictoria.

Contradictorio también es el enfoque que cada país le da y los protocolos que se establecerán para enfrentarla. En México, al igual que en una buena cantidad de naciones, no se le avizora de gran riesgo, en tanto en otras regiones se aprestan a tomar de nuevo medidas extremas.

El día de ayer, la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un informe sobre esta nueva cepa del SARS-CoV-2, advirtió que el riesgo que plantea globalmente la nueva variante ómicron del coronavirus es "muy alto", lo cual ha estado circulando profusamente a través de las redes sociales.

Sin embargo, al calificarla de “riesgo alto”, la OMS se refiere específicamente a la expectativa de propagación rápida y masiva, más no a riesgo sobre las personas contagiadas. En ese contexto, advirtió: “Teniendo en cuenta las elevadas mutaciones de ómicron, con potencial de ser más resistentes a la inmunización y más contagiosas, el riesgo de que la variante se transmita en todo el mundo es alto", afirmó en el documento, redactado el domingo pero hecho público el lunes 29 de noviembre.

"Puede haber nuevas olas de COVID-19 con graves consecuencias, dependiendo de muchos factores, como el lugar donde esas olas ocurran", anticipó el informe.

Ante estos riesgos, la OMS pidió a sus estados miembros que tomen determinadas acciones prioritarias, entre ellas "acelerar la vacunación contra la COVID-19 lo antes posible, especialmente entre población de riesgo que siga sin vacunar".

También solicitó a todos los países que aumenten las medidas de vigilancia, que reporten posibles casos o brotes asociados con la variante, y que los laboratorios incrementen los trabajos de secuenciación necesarios para analizar la estructura del coronavirus.

Los ministros de Salud del G7 se reunieron el día de ayer para discutir con urgencia los desafíos que presenta la nueva variante, en especial lo relativo a la preocupante expansión de contagios, mientras los expertos buscan conocer el impacto que tendrá en la lucha por erradicar la pandemia.

La reunión fue convocada por la presidencia del grupo, a cargo de Reino Unido, uno de los países que ya registró casos de la variante.

Ómicron, que fue detectada inicialmente en el sur de África, plantea un nuevo desafío al esfuerzo mundial por combatir la pandemia. Algunos países reimpusieron restricciones que esperaban fueran cosa del pasado. Sin embargo, en la opinión de varios prestigiados especialistas en la cepa, los daños a la salud de quienes lleguen a contagiarse podrían ser menores a los de las variantes anteriores. De cualquier manera, recomiendan no tomar a la ligera la amenaza y continuar con las precauciones que ya se conocen en todo el planeta.

En ese contexto, en el que viene una nueva cepa que al parecer es más agresiva en el tema de contagios, la llegada del frío y, sobre todo, el período de festejos decembrinos que ya tenemos a la vista, no auguran buenos presagios para el futuro inmediato y, de no esforzarnos en tomar las debidas precauciones, lo más seguro es que nos suceda lo del año anterior y la “cuarta ola”, sea tan o más virulenta de lo que fue la tercera.

A riesgo de seguir predicando en el desierto, no diré nada nuevo, sólo transcribiré un párrafo que publiqué en este mismo espacio el 10 de diciembre de 2020, cuando de todas partes se advertía por el inminente repunte de contagios:

“Lo dije desde que inició la pandemia, lo he repetido cualquier cantidad de veces de entonces a acá, los contagios son causados por el descuido y la irresponsabilidad de los contagiados. Así como nos cuidamos de no acercarnos a algún

familiar resfriado para no contagiarnos, debemos cuidarnos de todos, sean quienes sean, porque el Coronavirus, a diferencia de los resfríos, no se detecta a simple vista”.

La receta es muy sencilla: si nos cuidamos, no nos contagiamos; si no nos contagiamos, no transmitimos el virus a nuestros familiares y amigos, y si no transmitimos el virus a nadie, no se disparan de nuevo los contagios.

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.

Twitter: @fjespriella Correo: felicianoespriella@gmail.com