Más recaudación y menos gasto del gobierno, plantea “Toño” para el 2022

2021-10-26 | Sonora Hoy | Columna
6336435970_e82257563d_b

NIDO DE VÍBORAS

SSSSSSSS… Quienes sostenían que Antonio Astiazarán no cumpliría su palabra de ajustar al gobierno municipal para hacerlo más eficiente y con ello lograr ahorros para impulsar obras de infraestructura, de agua potable y mejorar la seguridad de la capital, como lo prometió en campaña, pueden darse por enterados de que “Toño” fue el primer alcalde en levantar la mano la mano para decir que Hermosillo está presente y firme, en ese enorme esfuerzo que deberán hacer Gobierno del Estado, Municipio y la comunidad, para lograr la transformación de esta ciudad.

En efecto, ayer Antonio Astiazarán presentó el Plan de Fortalecimiento Financiero, el cual generará más de 1,400 millones de pesos para atender las más altas prioridades de la ciudad, lo cual se logrará con ahorros y una mejor recaudación. Los recursos obtenidos se aplicarán en agua, seguridad y obra pública. "Vamos a transformar el gobierno para transformar la ciudad".

Según el plan de Astiazarán Gutiérrez, el próximo año se invertirá tres veces más de lo que antes se hacía con recursos municipales en infraestructura; se contará con cuatro veces más patrullas para vigilar la seguridad de las y los hermosillenses; y se invertirán más de 1,000 millones de pesos para atender rezagos en materia de agua potable.

Para darnos una idea somera de lo que se piensa obtener con la disminución del gasto corriente del gobierno, tan solo en ese renglón se obtendrán 523.5 millones de pesos; otros 232 mdp por la reducción de servicios personales, como revisión del contrato colectivo, así como la disminución, compactación y fusión de áreas.

Mediante la reducción de servicios generales, principalmente en gastos de electricidad al generar energía con el sol; renta de inmuebles, comunicaciones y asesorías, se obtendrán 163.5 mdp; 88 mdp serán recuperados a través de reducción de suministros como gasolina y costos en reparaciones en talleres especializados, gracias a la adquisición de patrullas eléctricas y se obtendrán mediante la disminución del pago de intereses de la deuda bancaria a largo plazo otros 40 mdp.

Además, con una modernización administrativa, se aumentarán los Ingresos Adicionales el próximo año hasta alcanzar la meta de 5,842 millones de pesos; 882.3 mdp más que en 2021.

Con la recuperación de la cartera vencida, la modernización del Catastro, creación de convenios de cobro con el Estado, reducción de beneficios fiscales y con la implementación de nuevas plataformas digitales, para facilitar el pago de impuestos, se lograrán otros 702.3 mdp; además de 180 mdp con la venta de bienes y servicios paramunicipales.

Y algo muy importante, también, se recuperará el cobro de derecho de agua y del Impuesto al Valor Agregado en Agua de Hermosillo, así como el cobro por la comercialización del agua tratada.

Va a ser un fuerte apretón del cinturón el que le va a dar “Toño” a la estructura de la administración municipal; pero no hay de otra. Se hará una redistribución del gasto, sin afectar derechos laborales adquiridos de las y los trabajadores del gobierno municipal; pero, se buscará que las prioridades de la gente se conviertan también en las del gobierno.

"Es un proyecto ambicioso que busca que el gobierno cueste menos para que haga más, yo soy un convencido de que Hermosillo no va a cambiar si no cambia su gobierno, necesitamos transformar al gobierno para mejorar las condiciones de la ciudad", expresó Antonio Astiazarán.

Ojalá que no solo lo entienda bien Salvador Díaz Holguín, la cabeza del Sindicato Único de Trabajadores del Ayuntamiento de Hermosillo, quien siempre se ha aliado con los enemigos políticos de los alcaldes para medrar y sacar raja política y económica a unas finanzas municipales agotadas, dizque en nombre de su organización sindical. A este dirigente nunca les ha importado el progreso de Hermosillo y ha actuado en consecuencia, como un dique para los planes de crecimiento.

Pero, al margen de los bemoles inevitables, para los que seguramente habrá razonamientos que lo harán entender por las buenas, el Plan de Fortalecimiento Financiero para Hermosillo, de “Toño” Astiazarán, es un esfuerzo digno de recibir el apoyo de todos los sectores de la comunidad y del propio Gobierno del Estado.

En esa ruta, por fin, podríamos ver, en tres años, no solo las bases firmes, sino la materialización de una ciudad renovada, que ofrezca lo mejor de sí a sus habitantes y visitantes, muy por encima de lo que hoy por hoy, da tristeza ver.

SSSSSSSS… El caso del ex gobernador Guillermo Padrés Elías es cosa juzgada. Su juicio ganó relevancia por los excesos cometidos durante su administración, los cuales se dieron a conocer, incluso, mucho antes de que terminara su sexenio y jamás por ser un perseguido político, pese a los intentos reiterados de sus defensores de presentarlo como víctima del sistema político.

Padrés es el clásico ejemplo del gobernante que defraudó al pueblo que votó mayoritariamente por él porque, como el primer gobernador no-priista en la historia de Sonora, se ganó a pulso una fama en sentido exactamente inverso a lo que de él se esperaba.

Y en la medida en que se le fueron descubriendo a Padrés ranchos de ensueño, presas al margen de la ley y un sinfín de ostentosas propiedades valuadas en cientos o miles de millones de pesos, se le etiquetó de corrupto y se le acusó de haber desfalcado al erario, junto con un selecto grupo de colaboradores.

En una sola línea, el juicio en contra de Padrés y su encarcelamiento son consecuencia de sus actos al margen de la ley, cometidos cuando él se desempeñaba como gobernador de Sonora.

Así, pues, a estas alturas resulta ocioso hacerle el caldo gordo a un político que se enriqueció desde un cargo público y a quien, por cierto, ya le mandaron decir “que se serene”. Su caso ya fue juzgado, e incluso, aún tiene por ahí algunos asuntitos pendientes que aclarar con la justicia.

¿Qué Padrés es del PAN? N por culpa de unos cuantos se pueden generalizar los calificativos para el resto de los panistas, porque también hay priistas, perredistas, petistas, morenistas corruptos. Unos ya han sido juzgados; a los otros les llegará su hora también, más pronto que tarde.

Al final, tienen razón los que afirman que la corrupción no es cosa de partidos, como quieren hacernos creer, sino de personas. Padrés es el típico ejemplo: No todos los panistas son como él y su pandilla.

¿El Acueducto Independencia? Ese proyecto va más allá de las voluntades de los gobernadores de los estados involucrados en un plan nacional para empujar del desarrollo y crecimiento del país. Es una bandera que no le ha servido de nada a ningún grupo, sea de donde sea, y tampoco le servirá a Guillermo Padrés para lavarse la cara ante los sonorenses, si eso fuera lo que él pretende.