David Figueroa, político ejemplar

2021-10-26 | Feliciano J. Espriella | Columna
6336435970_e82257563d_b

OLOR A DINERO

Por: Feliciano J. Espriella

La política como actividad y la clase política están tan desprestigiadas, que cuando se buscan referentes positivos para ponerlos como ejemplo, encuentra uno muy poca tela de donde cortar. A contrapelo de los malos políticos que forman legiones y se encuentran hasta debajo de las piedras, los buenos políticos son verdaderos garbanzos de a libra. David Figueroa Ortega es una de esas pocas personas con las que se puede ejemplificar cómo debería de ser y cómo debería de actuar un político que se precie de perseguir el bien común, en el ejercicio de sus responsabilidades.

Si tuviera que realizar un decálogo de políticos verdaderamente ejemplares, David Figueroa sería uno de ellos. Por su capacidad, experiencia, disposición, entrega, resultados en sus encomiendas, integridad, bonhomía y probidad, no tendría empacho en incluirlo.

Su carrera política la ha construido a base de esfuerzo y perseverancia, en la que ha tenido de todo: triunfos y descalabros, lealtades y deslealtades, apoyos y traiciones, golpes bajos, calumnias y mucha insidia, pero nunca se ha desviado del camino.

Como político en el ejercicio del servicio público, ha sido gobernante, funcionario público, legislador, diplomático y actualmente ostenta una de las dos regidurías que logró Movimiento Ciudadano (MC), merced a la votación que David alcanzó como candidato a alcalde.

Ejemplar como alcalde: fue un excelente presidente municipal de la ciudad en la que inició sus actividades políticas, Agua Prieta, en dónde para llegar a la alcaldía tuvo que derrotar al caciquil clan Terán-Villalobos. En funciones fue un alcalde incansable en la búsqueda de recursos para la población y, aunque no era su responsabilidad directa, se metió de lleno en el combate al narcotráfico, por lo cual, se presume, años después sufrió un intento de asesinato.

Fue un destacado diputado Federal, así como eficaz representante de nuestro país en el extranjero, actividades que desempeñó cabalmente y a entera satisfacción. Podría tomársele también como ejemplo de legislador y ejemplo como cónsul.

A sus actividades en la política les ha impreso siempre su sello personal en el que destacan entusiasmo, disposición, entrega y caballerosidad. En sus campañas ha sido infatigable para llevar su mensaje hasta el último de los electores y en todo momento respetuoso con sus adversarios, que yo recuerde, jamás ha participado en campañas negras, ni les ha proferido denuestos o descalificaciones. Es sin duda, un ejemplar político en campaña.

Ha sido dirigente político y en mi opinión, también ejemplar. De 2001 a 2003, fue presidente del Comité Directivo Estatal del PAN, cargo en el que realizó una muy positiva gestión a favor de su partido, con la cual se consolidó como la principal fuerza opositora en el Estado.

De hecho, en las elecciones de 2003, el PAN estuvo a punto de ganar la gubernatura, lo cual, en mi opinión, no se logró por el tenor de las campañas políticas y el perfil de los candidatos. Mientras el PRI con Eduardo Bours al frente realizó una excelente campaña, el PAN que llevó de candidato a Ramón Corral Ávila tuvo muchos desaciertos y, en tanto Bours fue un excelente candidato, Corral dejó mucho que desear. Aún así, como partidos el PAN aventajó al PRI, y la diferencia a favor de Bours llegó por su aliado el Partido Verde.

Si tuviera que calificarlo desde la óptica beisbolera, podría decir que David Figueroa es un auténtico big leaguer. Un potente y consistente bateador con porcentaje de por vida arriba de 300 y con un fildeo impecable exento de errores. Es uno de esos players que siempre deben estar en la alineación.

En una justa deportiva en la que prevalece el interés por el desempeño del equipo, a jugadores fuera de serie se les coloca siempre en posiciones en las que su experiencia, aptitud y capacidad le ofrezcan mejores expectativas al espectáculo y al equipo.

El mejor bateador es el cuarto bat y no el noveno. Se le deja hacer lo que mejor sabe hacer. Y volviendo al caso de David Figueroa, lo que mejor sabe hacer, y además lo hace muy bien, es política.

Por eso a mí, al igual que a varios colegas columnistas, me extrañó mucho que cuando en MC llegó la hora de relevar a Carlos León García, el popular ‘Charly’, ni siquiera tomaron en cuenta a David Figueroa y sacaron de un trucado sombrero, a un tal Manuel Scott, quien al parecer su primer acto fue desbarrar en las redes sociales.

Algo así como que en una serie de campeonato, el manager saca al cuarto bat de la caja de bateo y manda como emergente a uno de sus lanzadores. Ah, dicen que David no es militante de MC, ¿y qué? Tampoco lo era Ricardo Bours cuando le vendieron la candidatura para gobernador.

¡Lástima de partido! de mal en peor.

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.

Twitter: @fjespriella Correo: felicianoespriella@gmail.com