Debe evitarse otra crisis de agua: ADM; violencia en Cajeme sigue irrefrenable

2021-09-27 | Sonora Hoy | Columna
6336435970_e82257563d_b

NIDO DE VÍBORAS

SSSSSSSS… Pese a que la violencia criminal se manifiesta en todo su esplendor en Sonora y en México, nuestra capacidad de asombro aún no se da por vencida. Sigue causándonos estupor, miedo, coraje, impotencia y rabia, enterarnos todos los días de muertes violentas, perpetradas por la delincuencia organizada, esa que desoye llamados, exhortos, súplicas y ruegos, de quien sea. Ni siquiera teme a las advertencias de las autoridades de ningún nivel.

Cajeme, Guaymas, Empalme, Caborca, Hermosillo, Altar, Magdalena y muchos otros municipios sonorenses están copados por el crimen, y esto va para rato. Es realmente lamentable, triste que otros tantos hogares se hayan enlutado por rumbos de Cajeme y Magdalena en este fin de semana. De verdad, que Ciudad Obregón se queda corto con el mítico León, Guanajuato, de José Alfredo Jiménez, donde según la letra de uno de sus muchísimos éxitos, “la vida no vale nada”.

Al margen de que en Cajeme se esté desarrollando el Mundial de Beisbol Sub-23 y que esos hechos de sangre impacten o no a los jugadores o aficionados asistentes a esta serie, lo reprobable es que sigan ocurriendo estos asesinatos a mansalva, como el que tuvo lugar en Esperanza, donde murieron cuatro jóvenes a manos de un grupo de sicarios, quienes les dispararon con armas largas.

Eso es Esperanza, municipio de Cajeme, sector conurbado con Ciudad Obregón; así está el sur de Sonora y todo el estado. Eso nos lastima, nos avergüenza, nos atemoriza, nos encabrona, porque aún no hemos perdido nuestra capacidad de asombro.

Y seguimos esperando que las autoridades, ahora sí, hagan algo.

SSSSSSSS… Pues se va a poner bueno el asunto mañana cuando esté en Cajeme el Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien viene a darle seguimiento al Plan de Justicia para la Tribu Yaqui, en el cual está incluido un tema que causa escozor a los productores privados del Valle del Yaqui; al que de mil formas se han opuesto siempre: Que a la etnia se les doté, asigne, o reasigne, o restituya, -cualquiera que sea el término jurídico que aplique- lo que por derecho les corresponde en tierras y aguas.

Por décadas, los productores privados del Valle del Yaqui se han opuesto de manera tajante a una reasignación de los derechos de agua del Rió Yaqui, pues consideran que este afluente es de su propiedad, de tal suerte que han sido los opositores a cualquier medida o decisión –venga de donde venga- que les afecte en sus intereses. Pero, esta vez parece que será diferente.

Para empezar, ya está perfilada la creación del Distrito de Riego 018 en beneficio de la tribu a la que López Obrador está resuelto “a hacerles justicia”. Ese es un tema muy polémico, en el que la misma etnia “no sale bien parada” en un juicio histórico, sin posturas complacientes ni románticas.

Porque a los Yaquis les han dado a manos llenas varios presidentes y no es posible que sigan sumidos en el atraso y la marginación, sin que se reconozca que sus “usos y costumbres” son en buena parte, causantes de su miseria, lo mismo que ocurre con otras muchas etnias en el país. Pero ese es otro cuento.

Aquí y ahora, en Sonora, por voluntad presidencial, se tomarán medidas para regularizar de una buena vez por todas, las posesiones de tierra y las concesiones de agua que estén en condiciones “especiales”, entendiéndose como tales aquellas que subsisten de manera irregular, gracias a la complicidad de las autoridades de la extinta Secretaría de la Reforma Agraria, luego de la SEDATU, y anterior a éstas, del legendario Departamento de Asuntos Agrarios y Colonización (DAAC).

Los productores del Valle del Yaqui tendrán que entender también, que la del Río Yaqui NO ES SU AGUA, sino de todos los sonorenses, al igual que las de los otros ríos y cuerpos de agua que existen en la entidad.

Y además, que aquí y ahora, en Sonora, se deben tomar medidas para evitar que año con año se sufran las consecuencias de la sequía; que ciudades como Hermosillo se vean afectadas de una manera casi increíble.

No puede ser que el destino de cientos de miles de habitantes de una ciudad o región, esté supeditada al criterio de un puñado de productores que solo ven su propio beneficio –ningún pecado, porque esa es su condición y no se pueden apartar de ella- y seguir pretendiendo que las políticas de Estado se ajusten a sus intereses.

Es solo cuestión de poner orden para que se deslinden de una buena vez por todas, qué tanta superficie es de cada quien, y cuánta agua puede y debe utilizarse, considerando la escasez, utilizar en los ciclos de siembras y, lo más importante, tomar medidas a corto, mediano y largo plazo, para evitar colapsos de la economía.

Porque ya no es posible un Estado indiferente a tomar medidas para garantizar la equitativa distribución de uno de los bienes más preciados que existen en poca cantidad, que es el agua, recurso que a su vez garantiza la llegada de inversiones y con ello la generación de empleos. Llegó la hora de entenderse todos entre sí.

SSSSSSSS… Dice el refranero “Después del conejo ido, pedradas al matorral” para señalar la extemporaneidad de un juicio que se externa o medida que se toma, luego de que tuvo lugar un suceso con el cual no se está de acuerdo.

Viene el comentario a cuento por lo publicado por el Arzobispo de Hermosillo, Ruy Rendón Leal, respecto a la aprobación del matrimonio igualitario en Sonora. El asegura que no responde al sentir y querer del pueblo.

Hombre, señor Arzobispo, qué bueno que se dio cuenta Usted de lo que ya todo el mundo sabe, aunque no haya dicho PARECE, (de manera un poco más asertiva, sino que utilizó el pretérito imperfecto PARECIERA.

Dijo Don Ruy que más que otra cosa, ese tema responde a una agenda internacional que está permeando a los legisladores, a modo de una ideología que deben secundar, aunque no se trate de una necesidad prioritaria en la sociedad.

Y ya sabe Usted los conceptos de que el matrimonio es una institución entre hombre y mujer, y que se debe encontrar otra palabra para referirse a una unión entre personas del mismo sexo, pero no “matrimonio”.

Salió con lo de siempre, que “la Iglesia respeta y valora la dignidad de todo ser humano, sin importar la condición social, religiosa, sexual de las personas. Todos tenemos la misma dignidad a los ojos de Dios”.

E invitó a los congresistas de Sonora a platicar con los ciudadanos antes de discutir éste y otros temas, para saber cuál es el parecer del pueblo que los eligió para dicha responsabilidad.

El Señor Arzobispo tiene razón al señalar que los legisladores deben consultar ANTES con el Pueblo sobre este tipo de temas y no hacer la faramalla de discutirlos en foritos en donde se ven las mismas caras de los mismos grupos con intereses bien identificados.

Porque la mayoría de la población no está de acuerdo con los matrimonios igualitarios, aprobados la semana pasada por 26 votos a favor y solo 7 en contra, pues está consciente de que será la llave para la adopción homoparental de menores, algo de lo más aberrante.

El silencio cómplice o la posición anodina de la Iglesia Católica y de otras religiones toleradas en nuestro país, también fueron cruciales para llegar a la despenalización del aborto, la legalización del uso lúdico de la marihuana y otros temas polémicos que mucho hubiera servido que los legisladores pidieran a la gente su punto de vista antes de votar como lo hicieron.

Pero, como ya pasó todo, ahora sale muy orondo Don Ruy a cantar sus rancheras. ¿Ya para qué?

SSSSSSSS… Este miércoles acompañará a los “cancunes” Pascual Axel Soto, un joven con mucha trayectoria como militante del PRI y que aspira a dirigirlo en la etapa que está por iniciarse en ese partido en Sonora.

En su diagnóstico del tricolor, Pascual Soto está en contra de los “arribistas” que abandonaron sus filas, después de que les dieron 5 ó 6 candidaturas y también se pronuncia porque los comités municipales del PRI se sacudan del yugo de los caciques regionales.

Por su trabajo, Pascual Soto es considerado todo un “viejo” militante priista y como aspirante a encabezar a su partido trae muchas piedras en su morral, que seguro podrían descalabrar a más de uno de los “miuras” tricolores. Veremos y le contaremos.