Entre guasangas y zozobras…

2021-09-27 | Armando Vásquez A. | Columna Archivo Confidencial
6336435970_e82257563d_b

EN EL GOBIERNO estatal el tiempo de ajustes es persistente y hay dependencias donde aún no hayan la puerta. Es lógica natural pues el primer síntoma de ruido grilleril extremo, curiosamente, es el exceso de comunicación.

Es que cuando hay tantos nombramientos, cada uno de los nuevos actores cuentan con un motorcito interno que les dice que sus decisiones son las mejores y así cada secretario, subsecretario, director general y jefe de área, quienes emplean su propio lenguaje para explicarse y envían sus mensajes al trochi mochi de tal manera que las ideas de unos chocan con las de otros y aquello es una guasanga.

Otros le llaman cena de negros y unos más estilizados: ajustes horizontales y verticales de la comunicación organizacional.

Y el origen es uno: el jefe (secretarios y/o gobernador), aun no implementan el uso de los manuales técnicos con los que cuenta cada dependencia. A lo mejor ni saben que existen o bien, desconocen, los nuevos titulares, el uso de esos formatos para establecer un método de comunicación interno ad hoc al trabajo que se desarrolla.

No se trata de aquello del cinco por ciento de capacidad y el 95 de lealtad, sino de capacitarse en el uso de las herramientas comunicacionales oficiales y formales que existen y con las que se trabaja a diario. No es un grupo, ni un club, es gobierno y que cuenta con un tronco procesal determinado que tampoco tiene que ver con 4T o ideologías, es la esencia del funcionamiento burocrático.

Por eso no es extraño que algunos lleguen con la espada desenvainada, alegando la austeridad republicana como nueva modalidad y desapareciendo sin ton ni son –por sus pistolas y como primera orden verbal--, los bonos motivacionales que se entregan en cada dependencia vía recurso económico o algún otro tipo de canonjía. No les importa que incluso sea logro sindical. Obvio, habrá quienes se opongan, pero no veo ese espíritu fortalecido de lucha... de momento.

La nueva modalidad de este gobierno morenista viene a desaparecer lo que llaman “gastos superfluos” entre los cuales podemos contar aquellas acciones contempladas en el catálogo de programas y acciones de desarrollo social que inciden en los funcionarios que por equis o ye requieren apoyos de mejora. En este tenor también sufrirán otro tipo de beneficiarios.

Por ello lo más seguro es que desaparezcan la entrega de uniformes escolares (textiles, zapatos, los tianguis de útiles escolares que por cierto este año no se programaron), todo indica que correrán la misma suerte los desayunos escolares, además bajarán los montos de las becas si es que se otorgan como las que se entregaban a quienes padecían discapacidad auditiva que era de veinte mil pesos.

¿La vivienda social?, ¿el subsidio estatal para mejoramiento de la infraestructura básica en las casas?, ¿los apoyos a adultos mayores con su “Tiempo al tiempo” y otros?, ¿el autoempleo de las jefas de familia?, ¿el subsidio escolar para el transporte público que beneficia a unos 50 mil estudiantes?, ¿las campañas y acciones de prevención de accidentes y drogadicción en jóvenes?... todo esto, está en planes para ir al cajón del olvido.

No lo afirmo de manera tajante porque aún tengo la esperanza de que no se corten, habrá que esperar a ver si se tientan el corazón.

Espero equivocarme, pero parece que algunos programas federales asignados a Sonora vienen muy deslucidos como aquellos que tienen que ver con las féminas manejado a través del Instituto Sonorense de la Mujer que, por ejemplo, este año recibió poco más de siete millones de pesos para empoderar a las mujeres víctimas de la violencia y según el presupuesto 2022… pues no he visto ese apoyo, a lo mejor si viene y está muy escondido. Esperemos, en buena onda. que así sea.

Pero al momento de checar el gasto programable para el 2022 con tristeza vemos que Sonora no se encuentra acuerpado o por lo menos con un presupuesto con el que se puedan tocar y echar al vuelo las campanas. https://bit.ly/3ERiJqa

Bajo este panorama la lógica simplista justificará tanto recorte, pero en consecuencia generará mayor corrupción pues serán más los que busquen ingresar al círculo vicioso al arriesgarse a participar toda vez que los beneficios disminuyen y los gastos suben. Cuestión de aritmética administrativa hogareña.

Si lo dimensionamos, es lo que ocurre a nivel país. ¿Corrupción a la baja?, por favor.

Entonces, si unimos la guasanga de procesos comunicacionales manejada en los primeros párrafos, con las posiciones antagónicas que se están dando y otras que vienen, ¿por dónde irá a tronar esto?

Lo más seguro es que la luna de miel en gobierno dure menos de los seis meses naturales, por un lado y por el otro, habrá que esperar que poco a poco despierte el enojo y reclamo al Sutspes y demás órganos sindicales que constituyen parte de la estructura gubernamental.

Pero vienen tiempos de zozobra pues también se espera que sean despedidos miles de funcionarios, un paso contextualizado en esa lógica de la búsqueda de la austeridad y el ahorro.

Es cosa de esperar un poco más. Por lo pronto los funcionarios estatales están obligados a presentarse a trabajar de manera presencial lo más pronto posible. Y sin bono… como bienvenida.

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 35 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de “CEO”, Consultoría Especializada en Organizaciones…

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com Twitter: @Archivoconfiden

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304