Terminó el sexenio de 30 años: Durazo

2021-09-14 | Sonora Hoy | Columna
6336435970_e82257563d_b

NIDO DE VÍBORAS

SSSSSSSS… Con señalamientos duros, basados en datos y cifras oficiales de instituciones y organismos de prestigio, Alfonso Durazo fustigó en su primer mensaje como Gobernador del Estado, a las administraciones que lo antecedieron, en las que “Sonora fue manejado como un rancho, en manos de un voraz caporal”, y lanzó la advertencia de que, si bien es cierto que en política no hay jubilaciones, sí hay momentos en los que algunos se deben retirar. “Ayer terminó su sexenio de 30 años y nadie llorará su partida, porque su herencia ha sido trágica”.

En su discurso se refirió a temas prioritarios para el estado como la salud, educación, seguridad, finanzas estatales, el relanzamiento económico; plan de infraestructura, políticas de atención a mujeres y jóvenes, así como una estrecha relación con los municipios.

Sobre la economía comentó que desde antes de la pandemia, ya marchaba mal, pues entre 2015 y 2020 se contrajo el 1.9 por ciento, mientras que en las demás entidades fronterizas, el crecimiento fue positivo; y que en los últimos cuatro años, se creó apenas una cuarta parte de los empleos que se necesitan en la entidad.

Demoledor lo que dijo sobre la situación que guardan las finanzas de Sonora. Contrastante con la información que se generó durante el sexenio recién terminado, Durazo Montaño recalcó que entre 2016 y 2020, Sonora captó solo 1,746 millones de dólares de Inversión Extranjera Directa. (IED), renglón en el que la entidad ocupa el último lugar entre los estados fronterizos.

Un dato muy conocido ya por estos días es que las finanzas públicas del estado están en quiebra; que la deuda contratada asciende a más de 23,000 millones de pesos, o que representa un incremento del 33 por ciento en tan solo 5 años, sin obra pública que la justifique.

Agregó que la Hacienda pública estatal tiene un déficit de 5,471 millones de pesos, sin fuentes de financiamiento; solo para lo que resta del año y como un adelanto de lo que viene, señaló que el ISSSTESON tiene un déficit de 2,476 millones de pesos.

Dijo que en Sonora hoy se vive no solo el inicio de un nuevo gobierno, sino un cambio de época; una nueva historia que la inició con la gente en campaña, y que se refrendó con la victoria del 6 de junio. “Y a quienes se convirtieron en símbolo de saqueo y corrupción, les digo que ya les corresponde hacerse a un lado”, advirtió.

Sobre la seguridad, apuntó que no es un tema simple y tampoco debe simplificarse; dio a conocer que la Policía Estatal tendrá una reconversión hacia la Guardia Estatal de Seguridad para dotar a las fuerzas del orden de capacidad para combatir eficazmente la criminalidad. Con una inversión de 800 millones de pesos que se obtendrán a través de un programa de ahorro en el gasto, la nueva corporación pasará de tener 1,000 elementos (actuales) a 2,000 en el primer año de gobierno, hasta alcanzar los 4,000 efectivos en 2027.

Hubo muchas alusiones al despilfarro, el lujo y el boato imperantes en la gestión recién terminada, en la cual se aseguró que se combatirían los excesos del sexenio precedente, el de 2009-2015; “pero terminó con la misma percepción de corrupción, según datos del INEGI”.

Un dato curioso es que Alfonso Durazo, pese a estos señalamientos, en ningún momento manifestó que su gobierno presentaría denuncias, ni buscaría castigar a culpables de algún delito patrimonial, ni algo que se le pareciera, como lo hizo en su momento Claudia Pavlovich al referirse a ex funcionarios del sexenio de Guillermo Padrés. Ni una sola mención.

Esto lleva a pensar que los recién llegados no pasarán por alto ninguna irregularidad que se detecte en las auditorías que vienen, solo que no perderán su tiempo anunciando que “van por ellos”, sino que simplemente irán y punto. Apueste doble contra sencillo, por más que haya voces que insistan en que las relaciones quedaron bien cimentadas.

El Gobernador Durazo afirmó que vienen tiempos mejores para Sonora; que la entidad será de nuevo “tierra de oportunidades” y que ha llegado la hora de hacer lo que se ha pospuesto por décadas, construir un Sonora que sea auténticamente para todos “y no más para unos cuantos”.

Y rubricó su mensaje diciendo que ya les toca a aquellos a quienes nunca les ha tocado. “Será guía de mi gobierno el principio de que por el bien de todos, primero los pobres”. Sin duda, la Cuarta Transformación ha llegado a Sonora.

Aquí cabría preguntarse si valdría la pena definir si es de derecha o de izquierda la ideología de los gobiernos eficientes y austeros; que combaten la corrupción, que enfrentan con decisión la criminalidad y la inseguridad, que generan mejores oportunidades para todos mediante el impulso a la creación de empleos y que relanzan la economía de una región. La verdad, no.

Es realmente intrascendente esa definición, pues lo que la sociedad demanda y necesita es un gobierno que esté a la altura de las circunstancias. Exactamente lo que pregona Alfonso Durazo. Él tiene seis años para demostrarlo. Lo demás, sale sobrando.