¿Contra los bomberos?

2021-09-08 | Irisdea Aguayo Noriega | Columna
6336435970_e82257563d_b

Irisdea Aguayo

Entiendo que en las campañas, y con el fin de atacar a Ernesto Gándara, se haya “resucitado” el tema de la guardería ABC.

Pero de eso a dejar la “víbora chillando” y tener como daños colaterales un ataque a bomberos de Hermosillo, es otra cosa.

Psicológica, física y económicamente (por todo lo que implica atender un caso legal) los bomberos José de Jesús Galindo López, Arturo Dávila Pacheco, Martin Francisco Lugo Portillo (ex jefe de bomberos de Hermosillo, Rafael Robles Jáuregui (inspector de bomberos y posteriormente de protección civil municipal) y Roberto Copado Gutiérrez (director de protección Civil y bomberos de Hermosillo) han sido acosados, unos años si y otros en menos intensidad por el tema de la guardería ABC.

Para ubicarnos, y recordar el tema, las inspecciones a la Guardería ABC se limitaban a equipamiento básico contra incendios y señalización, en su tiempo, y fueron a solicitud de parte, cualquier otro aspecto no es de la competencia de bomberos ni de protección civil municipal.

Los documentos emitidos en aquella época, se ponían a consideración de las autoridades competentes que regulaban el funcionamiento de las guarderías para su suficiencia o no suficiencia, ya que el marco legal al día de los hechos, no establecía que bomberos o Protección civil municipal fueran las instancias competentes para la emisión final de permisos.

A la fecha y después de haber intervenido varios peritos tanto nacionales como de otros países, por parte de las autoridades ministeriales no se ha determinado la causa-origen del incendio en la bodega que ocupara la Secretaria de Hacienda del Gobierno del Estado de Sonora.

Las decisiones y condenas aplicadas a cada uno de los implicados en el caso son prácticamente las mismas, lo que supone la nula revisión de los casos particulares de cada uno por parte del enjuiciador, lo que incluye dar por buenos documentos con más de 6 años de vencidos al momento del incendio, elementos constructivos que jamás se cumplieron.

Esto mismo ha pasado con cada apelación a la que los bomberos indiciados han recurrido a lo largo del proceso.

Los 5 elementos de Bomberos han adolecido de una defensa eficiente debido a que la autoridad municipal que quedó comprometida a promover la defensa ha hecho cambios de despacho sistemáticamente.

Una resolución original del Juzgado primero de distrito en Sonora determinó una condena a 28 años de prisión a todos, y se enfatiza que fue con el mismo racero, sin matizar actuaciones de cada elemento.

En revisión del caso de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, destaca lo excesivo de las condenas y sugiere tomar nuevas decisiones. Sin embargo, se están tomando decisiones a esta recomendación que de igual manera privan de la libertad a los bomberos, aun bajo las inconsistencias señaladas.

Aunque por sentido común, los bomberos no tiene responsabilidad alguna en el incendio ocurrido el 5 de junio de 2009 y que privó de la vida y afecto a infantes de la guardería ABC, pero por razones que ni la ley justifica, se sigue con esta persecución, los bomberos ahora, hacen públicas estas

condiciones con la idea de promover acciones que realmente hagan justicia y les den a ellos el lugar que merecen, al haber luchado, junto con otros compañeros, por la vida de estos niños y niñas que siguen siendo llorados por sus padres y madres.

Esperemos que las lluvias no dejen víctimas que también tengamos que llorar, y donde nadie resulte responsable de estas pérdidas.

Mañana les platico sobre el emotivo evento de Super del Norte y Banco de Alimentos, aunque usted puede verlo en vivo y a todo color en https://www.facebook.com/irisdea.aguayonoriega/videos/3126029001015134

También quedo pendiente en comentarle sobre el hackatón minero, donde los jóvenes tendrán la oportunidad de probar sus habilidades. Pero igual, usted puede consultar las bases de la convocatoria en https://bit.ly/HackatónMinero

Sigue con atención las actualizaciones para conocer los premios.

Gracias por su atención y tiempo, y por favor ¡sonría!, recuerde que podría ser peor.