El péndulo: Regímenes van y vienen; lo peor, el retroceso

2021-07-17 | Francisco Javier Ruíz Quirrin | Columna Primera Mano
6336435970_e82257563d_b

RUIZ QUIRRÍN… COLUMNA…

*El péndulo: Regímenes van y vienen; lo peor, el retroceso

*En CDMEX inició el proceso de hartazgo contra la izquierda

*Antes del 2024 estará el 2022 y el deseo de AMLO por reelegirse

HABLANDO de regímenes políticos, el mundo se ha movido en un péndulo y por el liderazgo de personajes seductores que le apuestan a ser los salvadores de sus pueblos. La historia nos muestra que los imperios tienen sus momentos de mayor esplendor, para después caer estrepitosamente.

Los populistas son aquellos que, con su palabra, tienen la solución que su pueblo exige. Le dicen a la gente lo que quiere escuchar. Así llegan al poder. Ya sentados en la silla más importante de la Nación, se vuelven intolerantes, autocráticos y tiranos al frente de una dictadura.

Así lo hizo Lenin en su nueva “Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas”, Hitler en Alemania, Mussolini en Italia, Perón en Argentina, Fidel en Cuba, Chávez en Venezuela y todo indica, lo está haciendo López Obrador en México.

Pero ese fenómeno del péndulo nos lleva de un extremo a otro extremo. Lenin desechó la Rusia para crear la URSS y Gorbachov y Putin nos tienen de regreso a la poderosa Rusia.

Fidel en Cuba luchó por destronar a Fulgencio Batista y su dictadura, para hacerse del poder y establecer una dictadura peor que la de su antecesor.

En México, se dio un fenómeno especial en el momento en que Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles decidieron echar al “caudillismo” al olvido y transformar el sistema en instituciones. Se sentaron entonces las bases de la “dictadura perfecta” a la que hizo alusión el peruano Vargas Llosa.

Y así, el PRI hizo presidentes sexenales con un poder omnipresente, con facultades sólo comparables a las de un rey.

Reza el dicho popular que “no hay mal que dure cien años, ni tonto que los aguante”. Llega un momento en que Juan Pueblo se cansa y reacciona en masa.

Hay regímenes que duran menos años que otros, pero terminan cediendo. Esto último lo ha sufrido el actual Presidente AMLO, con la dolorosa derrota sufrida en más de la mitad de las alcaldías de la ciudad de México, el “bastión” del PRD en su momento y de MORENA ahora, por los últimos 30 años.

Los regímenes más dictatoriales se han sostenido gracias a sus ejércitos. Así se registró con José Stalin en la URSS de la primera mitad del siglo XX, cuando se pusieron en práctica las temibles “purgas”, no sólo de enemigos políticos, sino también de pensadores, de intelectuales, de deportistas y de todo aquel que no pensara a favor del régimen.

Así se apagó la tremenda llama en contra del comunismo que se produjo en la Checoslovaquia de 1968.

Así se ha apagado cualquier intento de sublevación contra el “castrismo” en Cuba a través de 62 años de dictadura. Lo vemos ahora.

Jamás antes, desde que Fidel Castro destronó a Batista en 1959, habían trascendido para el mundo, escenas donde miles de cubanos se armaron de valor y con el grito de “Patria y vida” y “No tenemos miedo”, tomaron las calles exigiendo libertad y fin a la dictadura.

No transcurrieron muchas horas para que el ejército cubano blindara sus ciudades, llevara a cabo decenas de detenciones y desapariciones forzadas y aislara del mundo a su pueblo, cortando el Internet y las líneas telefónicas en toda la isla.

¿Será capaz el pueblo cubano de mover las sólidas estructuras de un régimen dictatorial, aferrado al poder de su ejército y policía de Estado?

Esto último es el fondo del movimiento popular que se ha generalizado en todos los pueblos cubanos. El desabasto de medicamentos, la falta de alimentos, el mal manejo de la pandemia de COVID-19, son consecuencias de un gobierno caduco e incapaz.

Miguel Díaz-Cannel, el actual presidente de Cuba, se aprestó a justificar el escenario de la isla con el argumento clásico usado por los hermanos Fidel y Raúl Castro: “La culpa es de Estados Unidos por el bloqueo económico al que nos ha sujeto siempre”.

… Y Díaz Cannel tuvo un coro en México: El del Presidente López Obrador.

Ambos personajes no tocaron el punto más sensible: El gobierno cubano mantiene oprimido a su pueblo, obligándolo a vivir en medio de la miseria y la desesperación.

Total, los cubanos ya tocaron fondo y han iniciado una lucha que no terminará con las primeras represiones.

En México, los ciudadanos de la capital de la república comenzaron a repudiar a una izquierda que ha cedido a la tentación de corromperse. El péndulo, comenzó a moverse en este 2021 al otro extremo.

En la Presidencia de la República, López Obrador ha logrado en gran parte hacer realidad un regreso al antepasado.

El péndulo de la corrupción del PRI, de sus tiempos de mayor autocracia y poder omnipresente, está de regreso ahora con la “cuarta transformación”.

No llegó al poder en México en el 2018 la izquierda. Llegó un populista que aspira a concentrar el poder en sus manos…

… Y si le es posible, perpetuarse en Palacio Nacional.

¿Por qué adelantar el juego presidencial sucesorio?

TODO comenzó por una manipulación informativa en “la mañanera” del Presidente López Obrador, tratando de opacar los cuestionamientos del periodista Jorge Ramos, con temas insalvables como la violencia incontenible a lo largo y ancho del país y el pésimo manejo de la pandemia… Esa misma mañana “de la imaginación de un reportero”, se dio la pregunta sobre el tema de la sucesión presidencial… Y López Obrador habló de “muchos” y sobrados aspirantes a sucederle, mencionando a Claudia Sheinbaum, Marcelo Ebrard, Esteban Moctezuma, Juan Ramón de la Fuente, Tatiana Clouhtier y Rocío Nahle… Habrá qué precisar que en gran parte, AMLO logró su propósito porque el debate con Jorge Ramos se sostuvo durante varias horas en redes sociales y al día siguiente en las columnas políticas, pero el tema de la sucesión presidencial llegó para quedarse… Desde el punto de vista de las acciones de gobierno para tratar de beneficiar a Juan Pueblo, el tema es tiempo perdido… Adelantar la “grilla” alrededor de los que pueden aspirar a relevar a López Obrador el 2024, podría considerarse hasta una grosería, si el razonamiento antepone que faltan más de tres años para que concluya el término del actual sexenio… Si bien se está a dos años y medio del arranque del próximo calendario electoral, es lógico pensar que existe una agenda de enorme relevancia, pendiente aún de solucionar, porque el escenario que viven los mexicanos es de intranquilidad y de vulnerabilidad ante el evidente fracaso de las políticas de gobierno implementadas en este momento… Irresponsabilidad y grosería, porque personajes como Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard, jefa del gobierno de la ciudad de México y secretario de Relaciones Exteriores, han dedicado tiempo a tratar de explicar su “actual papel” en la función pública y eso es desvío de sus tareas… Han reunido amigos en convivio y, además, han utilizado los micrófonos y las cámaras de sus conferencias de prensa –incluída la “mañanera”- para hacer precisiones del tema… Pero, aparte de todo, López Obrador debe estar disfrutando los resultados de su manipulación informativa, cuando ha logrado poner en el primer plano de los espacios periodísticos los nombres de sus posibles sucesores, dejando de lado el avance de los grupos delincuenciales, que día a día logran controlar más territorio nacional… Cuando vivimos una tercera ola de COVID-19 tratando de ser minimizada por el vocero, Hugo López Gatell, con todo y que el ataque del virus es insistente en los jóvenes… Cuando el tema del desabasto de medicamentos para niños con cáncer en un tema que no ha sido solucionado… Y, finalmente, cuando no se requieren dos dedos de frente para prever el posible escenario que habrá después de la consulta popular para la “revocación de mandato” del venidero 2022… Y lo adelantamos… Siendo una consulta de “Estado”, con un resultado muy favorable a López Obrador, éste ya sueña con su mensaje de ese momento: “Yo ya no me pertenezco; yo ya soy de ustedes; el pueblo, sabio y bueno, nunca se equivoca y es quien manda; si el pueblo quiere que yo siga en la Presidencia, así será”… Así que a los aspirantes a suceder a AMLO tienen qué saltar el obstáculo 2022, antes de pensar en el 2024.

… ¿Y la otra consulta para enjuiciar a los expresidentes?

¿A QUIÉN SÓLO puede beneficiar esa consulta para establecer la posibilidad de llevar a juicio a los expresidentes de México?... ¿Usted cree que se hará justicia por los errores cometidos por quienes antecedieron al frente del Poder Ejecutivo federal?... Se habla del 1 de agosto venidero para llevar a cabo una consulta popular en la que se deberá responder una pregunta que, para empezar, no hace mención alguna de ningún expresidente y cuya respuesta se antoja, lógica… Porque es una pregunta similar a cuestionamientos tales como, ¿Está de acuerdo en pagar más impuestos?... O bien, ¿Estaría usted de acuerdo en que le aumenten el sueldo?... La pregunta para enjuiciar a Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, es muy ambigua: ¿Está usted de acuerdo en que se investiguen los posibles delitos cometidos en el pasado?... La respuesta afirmativa sería lo más lógico… Sin embargo… Si aún vivimos en un Estado de Derecho (que todo mundo oficial asegura que así es, incluído el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación) el Estado Mexicano debería investigar obligatoriamente a todo aquel individuo que presuntamente haya cometido una acción delictiva, entre ellos los expresidentes de México… En otras palabras, la aplicación de la Ley jamás debería someterse a una consulta pública… Resulta obvio pensar que esta iniciativa de Andrés Manuel López Obrador tiene dos propósitos elementales: Primero, como su fuerte es la venganza, sentar en el banquillo de los acusados y ante los ojos críticos de la opinión pública, a los expresidentes Carlos Salinas, Vicente Fox y Felipe Calderón, sobre todo a ellos tres… A Salinas porque siempre ha sido su demonio, Fox porque “colaboró” en el fraude electoral del año 2006 y Calderón por haber consumado y “usurpado” la Presidencia en el año 2006… Contra Zedillo sólo tiene la propaganda de haber avalado el FOBAPROA, pero también le debe el favor de haberle permitido competir por la Jefatura de Gobierno del DF, a pesar de no contar con residencia efectiva, pues su credencial de elector había sido expedida en Tabasco… Con Peña Nieto tampoco tiene mucho en contra y sí un pacto de impunidad, aún por cumplir… El segundo propósito es el desvío de la atención a los problemas reales del país… En su “yo interno”, López Obrador se daría por “pagado” al exhibir públicamente a sus demonios… Su venganza se consumaría, aún sabiendo que la posibilidad de llevarlos ante los tribunales es muy remota.

Durazo, el nuevo destinatario de las exigencias populares

FALTAN 57 días para que concluya el sexenio de Claudia Pavlovich Arellano y con una agenda pendiente en varios temas, la exigencias apuntan ahora a quien será Gobernador de Sonora a partir del próximo 13 de septiembre, Alfonso Durazo… Por ejemplo, el latente problema del transporte público en Hermosillo, es un pendiente cuyos líderes se han convencido de que en el tiempo restante de la actual administración estatal no habrá respuesta a sus exigencias por incumplimiento de contrato colectivo de trabajo del concesionario, Jesús Padilla… El dirigente del sindicato de operadores del transporte urbano, Apolinar Castillo, nos decía que su lucha inició hace varios meses, que “este gobierno no cumplió la parte que le corresponde” y mejor esperarán los atienda el próximo Gobernador… Así, varios titulares de dependencias estatales no están atendiendo ahora porque están “muy ocupados” en el proceso de entrega-recepción… Por cierto, el equipo colaborador de Durazo está apoyando esta versión, solicitando también toda la atención de los funcionarios que van de salida… Quien pierde, como siempre, es Juan Pueblo… Se vive ahora una especie de “interregno” donde muchos de los que se van esperan a que pase el tiempo para “patear” los pendientes… Y porque en realidad nadie quiere comprometerse ahora… Quienes tienen tarea diaria por cumplir son los secretarios de Salud y de Educación… El resto ya comienza a dejar vacías sus oficinas.