¿Se llama el juego “no debatir”? Bours, Durazo y Gándara se dicen ganadores

2021-04-28 | Sonora Hoy | Columna
6336435970_e82257563d_b

Nido de Víboras

SSSSSSSS… Sin duda, el debate entre la candidata y candidatos a la gubernatura del estado, el cual se celebró anoche en el Centro de las Artes de la Universidad de Sonora, auspiciado y organizado en todos los aspectos por el IEEyPC, fue el plato político fuerte del día, y lo será por al menos una semana más, en la que seremos testigos de que innumerables grupos de analistas tratarán de encontrarle las justificaciones a la actuación de cada uno de los participantes; claro, con opiniones desde emotivas hasta frías y desinteresadas.

Una repasada somera al debate nos lleva a comentar que la mayoría de ellos, por no decir todos, empezaron sus participaciones con cierto nerviosismo aunque algunos, a lo largo del desarrollo de los temas de Salud, Agua, Educación y Combate a la Corrupción, nunca lo pudieron dominar del todo.

Cada uno enunció lo que serían sus propuestas en caso de llegar al gobierno del Estado, plagadas todas de buenas intenciones y compromisos. Cayeron en exageraciones, tanto que los moderadores, en varios momentos, les señalaron a los candidatos que sus planteamientos rayaban en la propuesta populista.

Ninguno de ellos respondió con argumentos válidos y contundentes a la hora de decir de dónde sacarían los recursos financieros necesarios para aterrizar sus proyectos de gobierno.

Nada de extrañar que así suceda, pues si partimos del hecho de que son campañas políticas, lo menos que se puede esperar es que los políticos mientan a la sociedad. Aquí el punto era no caer en excesos y cuando menos cuidar de no parecer irresponsables al presentar su oferta política.

A decir verdad, los “agarres” y los encontronazos que se han dado en redes sociales tres de esos candidatos han sido mucho más interesantes que lo que ocurrió anoche; y quizá sea mejor que no cayeran en descalificaciones durante ese ejercicio de confrontación de ideas.

Esto último no deja de ser una vacilada, pues los debates son para eso: Para ganarle al adversario no solo en el terreno limpio, de las ideas y propuestas, sino también con ganchos al hígado, de esos que paralizan al contrincante y lo dejan sin respuesta. Y anoche no sucedió nada de esto. Cosa extraña, pues se esperaba más de todos ellos. Más que nada, pareció que el juego se llamaba “No debatir”.

A ver si en el segundo encuentro las cosas se ponen más sabrosas e interesantes y le ponen más sabor los contendientes; para entonces ya estarán muy avanzadas las campañas y el manejo de encuestas a partir de hoy quizá hayan desplazado los momios de los tres que van adelante en los números y el marcador sea otro, ya muy cerca del definitivo.

Por lo pronto, en una buena parte de la población quedó la sensación de que el debate entre los candidatos a gobernador quedó a deber. Y mucho. Por decirlo de manera suave y respetuosa.

El evento en sí recibió muchas críticas a través de las redes sociales e incluso, al iniciar el noticiero Entre Todos, que se transmite por TELEMAX, sus conductores hicieron la aclaración pertinente de que en la transmisión del mismo, no tuvo nada que ver el equipo de técnicos de ese prestigiado canal de televisión, sino que las fallas eran atribuibles al Instituto Estatal Electoral y de participación Ciudadana.

Lo mismo sucedió con el periodista Juan Carlos Zúñiga, quien ‘tuiteó’ que “Tendrá el @IEESonora que reconsiderar las producciones de los debates. Para este tipo de eventos no hay como los técnicos de Telemax”.

Y lo que es natural: Tanto Ricardo Bours, como Alfonso Durazo y Ernesto Gándara se proclamaron ganadores del debate frente a sus fieles seguidores arremolinados unos en la Plaza Emiliana de Zubeldía, la Alonso Vidal y en las escalinatas del Museo y Biblioteca de la Universidad de Sonora. En fin, la fiesta política sigue en Sonora con tres candidatos a gobernador que, según los cálculos de sus propios equipos de campaña, van delante de los tres restantes. No hay más.

SSSSSSSS… Qué buen desmadre se traen los de la Secretaría de Salud federal con el número de adultos mayores vacunados. Primero dijeron que la cifra oficial de habitantes de más de 60 años en adelante era de 15 millones, basados en estadísticas del INEGI. Luego, al arrancar su patichueco programa de inmunización, los números ya no los podían cuadrar con la disponibilidad de vacunas.

Entonces, al dizque terminar la primera fase, y habiendo quedado varios millones de “venerables” sin su dosis No. 1, es en ese momento cuando empezaron ya a hacer cuentas alegres los ineptos de la 4T, hasta llegar a la mentira más grande del mundo pronunciada ayer en la mañanera por el Presidente López Obrador, quien afirmó que “ya se había cumplido con la vacunación de los 11 millones de adultos mayores que hay en el país”, pues dizque 4 millones no quisieron recibir su vacuna. Verdad oficial, mentira flagrante.

El punto es que nos digan cuántos de esos supuestos adultos mayores han sido en realidad vacunados con sus dos dosis, porque lo que se sabe a ciencia cierta es que esa cifra NO rebasa los 5 millones.

Valdría más que le precisara “nuestra” Secretaría de Salud estatal la cifra exacta de “venerables” que han recibido su primera dosis únicamente y cuántos ya tienen completo su cuadro de vacunación; para que no salga después el inefable de Hugo López-Gatell con que “a Chuchita la bolsearon”. Más vale, porque con estos señores nadie sabe con qué van a salirnos.

SSSSSSSS… Otra perla declarativa de un destacado perfil de la 4T es la que se aventó ni más ni menos que el Consejero Jurídico de la Presidencia de la República, Julio Scherer Ibarra, quien le dijo a la periodista Carmen Aristegui que “hay que tapar la boca a los reporteros”; se supone para que no “tienten” a López Obrador con temas electorales durante sus conferencias de prensa; es decir, “para que no hable de los logros de su gobierno” y así evitar sanciones del Instituto Nacional Electoral (INE) contra el Presidente de la República.

Fársico el ejercicio periodístico de los muchos lamebotas que preguntan en las mañaneras; claro, con sus honrosas excepciones, verdaderos reporteros, profesionales. Los muy pocos, por cierto.

“Hay que decirles a los reporteros: usted no puede preguntar de eso y no puede preguntar del otro’, porque entonces pone en riesgo al Presidente de que el INE le ponga una multa o lo meta a la cárcel”, dijo Scherer. Inaudito.

Claro que a nadie engañan los de la 4T; se sabe que poco a poco van soltando frasecitas que encierran perversos propósitos, para observar las reacciones de la sociedad mexicana e irle midiendo el agua a los camotes, para seguir censurando al INE por querer obligar a López Obrador a respetar la Ley en tiempos de veda electoral, algo a lo que se resiste el mandatario federal.

AMLO y su gobierno fueron calificados recientemente por la Sociedad Interamericano de Prensa (SIP), como uno de los más hostiles en toda América, con los miembros de los medios de comunicación, junto con al asno de Jair Bolsonaro, presidente de Brasil; Nayib Bukele, de El Salvador y Alberto Fernández, de Argentina.

Y aunque ofreció disculpas posteriormente, seguro después de un jalón de orejas de su Jefe; pero ya es demasiado tarde, Julio Scherer Ibarra, heredero de un ilustre apellido digno de mejor causa, quedará marcado por ese exabrupto y por las pendejadas que se la lleva justificando desde esa importantísima oficina.

SSSSSSSS… Otro que no se cansa de decir idioteces es Mario Delgado, dirigente nacional de MORENA, quien acusó al TEPJF de dar un claro golpe a la democracia al retirarles las candidaturas a sus correligionarios, Félix Salgado Macedonio y Raúl Morón, quienes aspiraban a las gubernaturas de Guerrero y Michoacán, respectivamente.

En su cuenta de twitter, quien ayer anduvo por estas tierras sonorenses, Delgado manifestó: «La decisión del @TEPJF_Informa es un claro golpe a nuestra democracia y a los derechos políticos de los mexicanos a votar y ser votados. Defendamos nuestra democracia en las urnas como lo hicimos en 2018, vamos por un @PartidoMorenaMX en unidad».

Pero no es de oquis esa tarugada, pues Mario Delgado sabe bien que en el CEN de MORENA aseguraron que Félix Salgado participará de directamente en la decisión y que lo más seguro es que impulsen que su hija Evelyn para que se convierta en candidata. O sea, una vil “juanita”, la receta de López Obrador.

Mientras, otros destaparon a Marcial Rodríguez, secretario general de MORENA en Guerrero, como un posible aspirante a relevar al fallido “Toro” Salgado. En tanto que piezas claves del Comité Ejecutivo Nacional empujan a Beatriz Mojica, el cuadro mejor calificado para suplir al escandaloso delincuente sexual.

En una sola línea: Seguirá el desmadre en Guerrero con el tema de la candidatura vacía que dejó un impresentable más de la Cuarta Transformación.