El debate es a diario

2021-04-28 | Samuel Valenzuela | Columna
6336435970_e82257563d_b

ENTRETELONES, POR SAMUEL VALENZUELA O.

En las campañas políticas transcurre un debate cotidiano entre partidos y aspirantes a puestos de elección popular, ya que a través de los medios de comunicación, en estos tiempos masificados por las redes sociales, así como mediante posicionamientos en eventos y declaraciones, establecen las diferencias y contrastes de sus propuestas.

También en esa dinámica y debate de todos los días, incluso antes del arranque oficial de las campañas, la sociedad en su conjunto, la ciudadanía, potenciales votantes y los que no, dan cuenta de los perfiles, de sus antecedentes, de lo que representan y evalúa viabilidades de propuestas y clasifica gradualmente las distintas personalidades en competencia.

Los debates cara a cara vienen a ser como episodios efectistas, de relumbrón y oportunidades para impresionar al respetable, que para nada sustituyen el activismo de persona a persona que despliegan aspirantes, sus equipos y fórmulas durante sus campañas, a pesar de que se estilan mediciones convenencieras y a modo donde por lo regular todos se dan por ganadores, no faltando quienes prefiguran de que quien gana un debate gana una elección.

Vale subrayar, que este apartado de los Entretelones lo recreamos horas antes del debate entre Ernesto Gándara, Alfonso Durazo, Ricardo Bours, Rosario Robles, Cuauhtémoc Galindo y Ernesto Zatarain, en lo que pretendemos sea una especie de adelanto de las incidencias que se presenten en el Centro de las Artes de la Universidad de Sonora a partir de las siete de la tarde.

No dejó dudas

Desde nuestro punto de vista, “El Borrego” va ganando de calle el debate en el contexto antes referido, el diario y cotidiano que sucede en eventos, declaraciones y demás que realizan el resto de la y los aspirantes, ya que, sin lugar a duda, es el que ha planteado las mejores propuestas, concretas, realizables y viables, cuando despache como gobernador a partir del 13 de septiembre próximo.

Lo de este debate cara a cara, sólo será para ratificar en qué consistirá el Plan de reactivación económica, reactivación de jóvenes con futuro y la reactivación con seguridad y calidad de vida, que ha descrito de forma muy precisa a través de la divulgación masiva de 53 video grabaciones a lo largo de su campaña, y eso que aún faltan 39 días.

Desde la perspectiva de antecedentes de lo que va de sus campañas, seguramente Durazo insistirá en hacerse pasar de Sonorense de pura cepa; recurrirá a compromisos sobre diversos temas que como secretario de Seguridad e integrante de la élite no movió un dedo para beneficiar a Sonora, para revertir recortes presupuestales o su incompetencia fue mayor a sus deseos, en tanto que Ricardo Bours seguramente insistirá en su beligerancia descalificadora y a veces provocadora, que ya si no llega a los extremos de Héctor “El Güero” Castro en aquel debate en Ciudad Obregón en la elección del 2015, será ganancia para él.

Del resto, pues nada qué comentar en materia de antecedentes en estas semanas de campaña, pero está por confirmarse si en efecto, solo están en el debate para engordarle el caldo el pretenso virrey enviado de Palacio Nacional, porque de propuestas, nada se sabe.

Contrastes entre “El Borrego” y Durazo

Y aquí la vamos a dejar hasta más tarde cuando haya concluido ese encuentro, con el compromiso de no moverle absolutamente nada a este adelanto. A ver qué sale o queda.

Retomamos estos Entretelones luego de que por al menos 10 minutos valió sorbete la transmisión del IEES, dejando en claro que la incompetencia de MORENA ya contagió al organismo, quedándole muy grande el reto de que la y los aspirantes a la gubernatura dejaran ver a los sonorenses mayores detalles de sus perfiles y propuestas.

Nada del otro mundo hasta donde soportamos el fallido servicio de comunicación del organismo electoral y podemos decir que hasta donde vimos se confirman nuestras presunciones al principio, a excepción de que en el caso de Ricardo Bours no fue como lo anunciado por él mismo y más bien se concretó a una interacción sin mayores aspavientos, así como en el caso de Rosario Robles, quien al menos se vio muy superior al Temo galindo y al Bebo Zatarain.

Como sea, sabe para que invitan o incluyeron a esa tercia que no tienen la menor oportunidad, ya no de ganar la gubernatura, sino conseguir ese tres por ciento de la votación para conservar el registro y que solo hacen uso de tiempo que bien podrían aprovechar quienes son los más competitivos.

Le da el gane a Durazo

Como decíamos, hasta donde nos quedamos vale destacar la inconsistencia de Durazo, a quien como se sabe no se le da la improvisación y por eso todas sus participaciones han sido apoyadas por tarjetas elaboradas seguramente por uno del medio centenar de asesores, saliéndose del guion cuando tartamudeando asumió una falsa postura arrogante y pedante para alardear una gran ventaja en las encuestas o cuando en resumen contestó a “El Borrego” que los del PRI eran más sumisos ante el presidente, pero de ahí en fuera se la pasó hablándole a un papel.

El Borrego brillante y propositivo, saliendo muy bien al paso ante cuestionamientos del moderador y demostrar que sus propuestas tienen viabilidad técnica y presupuestal, y diremos que nos gustó la diferenciación entre populismo y acciones de apoyo social del gobierno: populismo es donde se tira el dinero donde a unos se les paga por no hacer nada ni haber hecho nada y sus propuestas llevan el propósito de apoyar a quienes producen, emprenden, estudian.

En términos generales lo más destacable del debate es la incompetencia del IEES en el uso de las nuevas tecnologías de la comunicación y sí, porque ya en el cierre, se les volvió a caer el sistema, aunque no sin antes pudiéramos recoger retazos de por ejemplo cuando “El Borrego” espetó a Durazo un lapidario “no somos iguales” o cuando Ricardo Bours desparramó fuerte catilinaria sobre actos de corrupción en el gobierno de Claudia Pavlovich, cuando a nivel nacional su administración es reconocida como ejemplo de transparencia y honestidad.

Sobre los perfiles de cada quien vale llamar la atención sobre la acartonada imagen de un Durazo cuyo discurso luce muy distante de la realidad sonorense, la cual obviamente desconoce a partir de que todos sus posicionamientos fueron en función del ánimo de asesores que lógico recogen lo que les dicta la plataforma de MORENA.

Primeras encuestas postdebate

“El Borrego” no se dejó intimidar por el golpeteo de Durazo y su a veces asociado o palero Bours e incluso por el moderador; estuvo brillante al describir propuestas y se mostró empático, siempre mirando a la cámara, sin recurrir a excesos ni a palabrería.

En fin, el formato del debate no aportó mayores oportunidades para semblantear de mejor manera a al menos a los tres aspirantes más competitivos, ya que incluso se dio el caso de que la y el moderador dispusieran de más tiempo para preguntar que los protagonistas principales para contestar.

Sobre quien ganó el debate, desde nuestro punto de vista mejor deberíamos de preguntarnos a la inversa, porque el IEES fue el perdedor, en tanto que la aspirante y los aspirantes hicieron lo que se suponía dijeran e hicieran, aunque lo que dijeron e hicieron estuvo proporcionalmente limitado a la fallida transmisión y que por eso, no creemos que haya generado mucho seguimiento de la ciudadanía.

Habrá que esperar lo que resulte de las mesas de análisis postdebate, pero por lo pronto, para efecto de los punteros, como siempre queda en la memoria comunitaria la imagen familiar de “El Borrego” acompañado de su esposa e hijas al llegar al lugar del debate, en tanto que como siempre, esa imagen de soledad, de orfandad familiar de un acartonado Durazo.

Queda la duda respecto a que si al enviado de Palacio nacional para instaurar un virreinato en Sonora se le quitaran las tarjetas y debiera responder por sí mismo a cualquier pregunta, con qué estupideces saldría, ya que incluyo leyendo incurrió en barrabasadas propias de alguien ajeno a esta entidad y a su gente.

La vamos a dejar de este tamaño que ya habrá más tiempo para procesar la información, con la solicitud de disculpas por la inmediatez del abordaje, pero así es esto de hacer columna sobre la marcha de acontecimientos, sin posibilidad de ocuparse de recopilar distintas versiones. Mañana será otro día.