Neocentralismo ahoga a los estados

2020-11-24 | Francisco Rodríguez | Columna
6336435970_e82257563d_b

Kiosco Mayor

De Francisco Rodríguez

*La Federación disminuye presupuesto a los estados

*Sonora dejará de percibir 2 mil 800 millones de pesos

*Dolores del Río "suena" para buscar Hermosillo por MC

Tal vez Andrés Manuel López Obrador llegó a la Silla Presidencial con mucho resentimiento originado, supongo, por su convicción de haber sido despojado de un triunfo electoral que le atrasó su arribo a la Presidencia, y quizá por ello tenga una sed de venganza con todo el sistema político mexicano que durante años logró consolidar instituciones que no obstante la corrupción, alcanzaron significativos avances en salud, educación, economía.

Muchos se han olvidado, pero siguen disfrutando de sus beneficios, de la creación del Seguro Social, del Infonavit, el primero dando atención médica y el segundo una vivienda a familias que difícilmente la hubieran obtenido sin esta institución, incluso han amueblado su hogar con créditos del Fonacot, han obtenido una carrera universitaria gracias a la educación pública gratuita.

Los programas de apoyo social existen desde hace mucho tiempo, fueron instituidos precisamente en ese periodo que con desdén llaman neoliberal, como son las becas a estudiantes, el apoyo a los adultos mayores, becas a niños con alguna discapacidad y atención médica a quienes no están inscritos a un servicio (IMSS, ISSSTE, etc) y se creó, para fortalecer esa atención, el Seguro Popular, el cual lamentablemente fue desaparecido por este gobierno que todo lo ve mal porque no fue su creación (un gran error de algunos gobernantes).

Y peor aún, tener una Cámara de Diputados con mayoría del partido al que pertenece, y fundó, el actual mandatario de México; un grupo de legisladores sumisos que solo tienen oídos para la voz presidencial, olvidándose de su verdadera responsabilidad: escuchar al ciudadano y velar por sus intereses.

En poco menos de 24 meses, el Jefe del Ejecutivo Federal ha destruido lo que llevó tanto tiempo en construirse, asumiendo una actitud centralista que costó años desaparecerla, o al menos reducirla considerablemente, y fue erigida por el viejo PRI.

Ahora, como otra maniobra del centralismo, el gobierno de AMLO recorta el presupuesto 2021 a los estados, obligándoles a endeudarse, pues tendrán que contratar créditos para responder a sus compromisos, es decir se advierte no habrá obra pública, se contraerá la economía regional y las consecuencias son muy claras: menos empleo, menos derrama económica, menos desarrollo, menos progreso.

Sonora es un ejemplo de esa disminución de recursos aprobada, sin chistar, por los legisladores de MORENA, quienes, insisto, solo obedecen la instrucción presidencial no la de sus representados quienes le dieron su confianza con la esperanza de hacer algo mejor que los anteriores, pero no ha sido así, ni siquiera han tenido capacidad, o no les permiten, hacer gestiones para algún beneficio, aunque fuera pequeño, en sus distritos.

El reto para el gobierno estatal de Sonora es enfrentar en 2021 una disminución de 2 mil 800 millones en las transferencias que realiza la Federación al Estado, además de que también se reducen las inversiones federales en la entidad.

El titular de la secretaría de hacienda estatal, Raúl Navarro, expresó que se mantendrán las finanzas públicas sanas y atendiendo las actividades gubernamentales. Sin embargo, "se verá obligado (el gobierno estatal) a limitar el gasto en programas y acciones de la entidad, teniendo que priorizar aquellos gastos que en mayor medida abonan a solucionar la coyuntura sanitaria y económica actual".

Se trabajará, dijo, en "mantener políticas de austeridad y eficiencia de gasto para que los recortes que se enfrentarán a partir del Presupuesto Federal no impidan la evolución ordenada de las finanzas estatales y las haciendas de todos los municipios del Estado, teniendo como principal objetivo de acortar el periodo de recuperación y retomar el crecimiento económico que requiere Sonora y demandan todos los sonorenses".

Pero el efecto negativo en inversión es aún mayor porque el gobierno de la 4T no únicamente disminuye las aportaciones al Estado, también reduce sus inversiones en obras y acciones, y por si fuera poco, elimina la participación del impuesto minero destinado a infraestructura en aquellos municipios donde se explota algún mineral (Cananea, Nacozari, etc) y desaparece el FORTASEG, programa federal establecido para apoyar a los gobiernos municipales en seguridad pública (patrullas, capacitación, equipamiento policial). En 2020 se asignaron 3 mil 922 millones de pesos al FORTASEG, beneficiando a 300 municipios del país.

"El Presupuesto de Egresos de la Federación para el año 2021 (PEF 2021) representa una oportunidad perdida para acelerar la recuperación económica, reducir la duración de la crisis e incluso salvar vidas", dice la Coparmex Zona Norte, que preside Arturo Fernández, en su posicionamiento emitido la semana anterior.

Y agrega:

"Se desaprovechó como la potente herramienta de política económica que podría ser para afrontar este adverso momento. Terminó como una maniobra financiera para cumplir los proyectos no rentables del Ejecutivo, cubrir las deficiencias en PEMEX e incluso tiene serias implicaciones de índole política, pues ignora las demandas de gobernadores y asfixia las finanzas estatales, debilita a los órganos autónomos y define el ejercicio de más de 436 mil millones de pesos en programas sociales que han sido opacos y carecen de reglas de operación, todo ello en un año en el que se celebrarán elecciones".

Es cierto, como dice la Coparmex, que resulta alarmante "no se destine (en el presupuesto de egresos 2021) un solo peso a la recuperación económica, a estímulos a la creación de empleos o para la protección de las familias que se han quedado sin ingresos a consecuencia de la pandemia".

Este gobierno parece no tener rumbo y actuar solo en función de una idea personal, de un proyecto personal, donde la mayoría de los mexicanos no cuentan, aun cuando muchos de ellos siguen de lado de López Obrador.

A casi dos años de gobernar México, ya cansa el discurso diario de echar siempre la culpa al pasado de la complicada situación que se vive en el país, mucho mayor que cuando otros gobernaban la nación.

Y lo peor de lo peor, es el centralismo observado que ya afecta a todas las entidades del país, incluyendo desde luego a las gobernadas por MORENA, pero por obvias razones (sumisión) sus mandatarios no se atreven a levantar la voz como sí lo hacen los 10 gobernadores aliancistas.

Ojalá, por el bien de México, se reconozcan los errores y se retome el rumbo que lleve al bienestar de los ciudadanos.

¿LOLA PARA LA ALCALDÍA DE HERMOSILLO?

Comienza a "sonar" fuerte el nombre de María Dolores del Río Sánchez, actual diputada local, como posible candidata de Movimiento Ciudadano a la presidencia municipal de Hermosillo, cargo ya ocupado por ella pero con las siglas de Acción Nacional. Ella aspiraba a la candidatura a gobernadora de Sonora pero el pragmatismo de la dirigencia nacional de MC decidió ofrecérsela al ex alcalde de Cajeme, Ricardo Bours. No veo en Hermosillo mejor perfil de Movimiento Ciudadano para buscar la alcaldía capitalina, pero de no ser así, Dolores tiene la posibilidad de buscar una curul en la Cámara de Diputados.

Twitter: @kioscomayor