Abierta diferencia entre Moya y Espinoza

2020-10-16 | Jesús Ruiz Gámez | Columna
6336435970_e82257563d_b

De izquierda a derecha

ABIERTA DIFERENCIA ENTRE MOYA Y ESPINOZA

EL DEADLINE DE RICARDO BOURS EN EL 2021

MARÍA DOLORES: DE LO PERDIDO, LO QUE APAREZCA

Por Jesús Ruiz Gámez

El fiscal Anticorrupción de Sonora, Odracir Espinoza, calificó ayer de irresponsables los señalamientos que el auditor mayor del Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización (ISAF), Jesús Ramón Moya Grijalva, hizo en reunión virtual con los miembros del grupo de periodistas Contrapunto 10, mismos que ayer reseñé en esta columna.

Espinoza me escribió ayer mismo que le parece increíble que el Auditor mayor haya referido que la Fiscalía Anticorrupción no ha resuelto ninguno de los expedientes turnados por el ISAF, a pesar que desde este organismo no se dejan de hacer solicitudes de informes cada seis meses.

El Fiscal Anticorrupción asegura que tiene información sobre la deficiencia en los expedientes que le ha presentado el ISAF, “sumado a denuncias que presentó y que estaban prescritas o, lo más lamentable que afirman, que existe la irregularidad y, cuando se revisa, resulta que ya fue corregida o subsanada la observación; qué pena por esas declaraciones irresponsables”.

El fiscal Espinoza escribió que me haría llegar un documento con todos los datos, pero hasta horas de la noche en que me senté a escribir no me llegaron.

Como se ve, hay cuando menos una seria diferencia de opiniones entre quien está encargado de descubrir posibles irregularidades en el manejo de los recursos públicos estatales, y quien está a cargo de la persecución de los posibles delitos derivados de esos hallazgos.

Malo el cuento.

EL DEADLINE DE RICARDO BOURS EN EL 2021

Ricardo Bours está en su muy legítimo derecho de gastar su dinero en busca de posicionarse mejor rumbo a la campaña por la gubernatura del estado como candidato del partido Movimiento Ciudadano.

Él sabía desde finales del año pasado que esa candidatura estaba en sus manos, pero se vino la pandemia en febrero y con ella la imposibilidad de desatar esta campaña de posicionamiento que ahora ha iniciado con muchos meses de retraso.

Así, el proyecto de Ricardo Bours arranca cuesta arriba por el tiempo que tiene para meterse a la competencia, frente a los aspirantes de otros partidos mucho mejor posicionados.

Tampoco le favorece el escenario de polarización que se avizora para la próxima campaña, cuando los ciudadanos muy probablemente elegirán entre el candidato de Morena y el que sea del PRI y su eventual coalición con el PAN y el PRD.

Esa polarización de alcance nacional que concita el estilo de gobernar del presidente López Obrador dejará poco margen a los proyectos como el de Bours, que buscarán ser como una tercera opción.

Tampoco le favorece a Bours que Movimiento Ciudadano es un partido con escasa presencia en Sonora, pues en el pasado solamente fue competitivo en las campañas para las alcaldías de Nogales y Cajeme.

Por ahora Ricardo Bours está en una abierta campaña en medios tradicionales y redes sociales, que tarde o temprano llamará la atención de las autoridades electorales y quién sabe hasta cuándo le permitan seguir.

Pero ante todo hay que recordar que Ricardo Bours es empresario y, como tal, lanzó este proyecto porque vio alguna oportunidad, con un riesgo calculado y probablemente con un deadline ya definido.

Porque puede haber al menos dos escenarios: uno, que Bours vaya hasta el final de la campaña a pesar de que no haya esperanza de ganar, porque su proyecto es a más largo plazo; y dos: que haya un punto marcado para evaluar si es viable registrar su candidatura, si no logra subir en sus encuestas para cuando menos aspirar a ser competitivo.

En este sentido, la etapa de precampaña para la gubernatura (que realmente él y otros ya iniciaron) se realizará de acuerdo a la ley electoral del 8 al 16 de febrero de 2021, mientras que el registro de las candidaturas para gobernador será del 17 al 21 de febrero. La campaña iniciará el día 5 de marzo.

Es decir que Ricardo Bours tiene cuatro meses para posicionarse y llegar al momento del registro de las candidaturas como un aspirante realmente en capacidad de medirse con los ya más conocidos y posicionados.

Es un tiempo suficiente, pero solamente si su estrategia da resultado y lo convierte en un verdadero fenómeno electoral.

Pero yo pienso que, ante todo, Ricardo Bours es un hombre con una visión mucho más amplia y, como tal, llegado el momento seguramente pondrá en la balanza qué tan conveniente es seguir su proyecto si solamente puede servir para restar votos a los proyectos más competitivos, pero sin esperanza de ganar.

Por lo pronto, insisto, está en su legítimo derecho de gastar su dinero y tiempo porque, eso sí, en política todo puede suceder y lo mejor es estar allí, listo para la competencia.

MARÍA DOLORES: DE LO PERDIDO, LO QUE APAREZCA

En mi columna anterior escribí que si María Dolores del Río asistía ayer al evento en que la dirigencia nacional del partido Movimiento Ciudadano hizo oficial que Ricardo Bours será su candidato al Gobierno del Estrado, iba a ser clara muestra de que prefirió comer sapos y aguantar lo que seguramente considera un despojo de esa candidatura que, hace apenas unos meses, consideraba completamente suya.

Y en efecto así ocurrió, María Dolores asistió a ese evento, donde le agradecieron su “sacrificio” y ella sonrió complaciente, señal inequívoca de que finalmente optó por seguir la vieja conseja de que “de lo perdido, lo que aparezca”.

Además, con la larga experiencia de la ex alcaldesa de Hermosillo, seguramente entendió que no le quedaba de otra ante la caciquil decisión de Dante Delgado y lo mejor, en todo caso, fue negociar, de tal manera que no será sorpresa cuando aparezca como candidata a otra posición, muy probablemente a una diputación federal plurinominal.

Así que, en un descuido, María Dolores perdiendo termina ganando, pues a ella misma le debe quedar claro que tenía muy escasa probabilidad de ser gobernadora, si primero conseguía ser candidata.

Claro, allí queda ese deseo de María Dolores de aparecer en la boleta electoral por la gubernatura, un deseo que deberá esperar hasta el 2027… A ver si entonces.