Alacranes bajo la cobija

2020-07-31 | Armando Vásquez A. | Columna Archivo Confidencial
6336435970_e82257563d_b

ARCHIVO CONFIDENCIAL, POR ARMANDO VÁSQUEZ A.

YA CONOCEMOS LO que ha ocasionado este gobierno de Amlo antes y durante esta pandemia. También las cifras de desempleo y el incremento millonario de pobres.

El Covid 19 se ha convertido para la 4T en el alacrán bajo la cobija que por más que intenten minimizarlo, reducirlo, disminuirlo ante los medios informativos, allí sigue y hasta se está reproduciendo.

No hay disminución de la pandemia, al contrario, las cifras publicadas en El Financiero https://bit.ly/2Pdjxx8 son espeluznantes pues los conocedores hablan de una tasa de contagiados de más de siete millones de personas actualmente y ya se ha de imaginar el número de muertos que se esperan, ahorita según cifras oficiales que no son creíbles, van más de 46 mil.

Entendemos que en tiempos de peligrosidad prevalecen algunas necesidades básicas como aquel fenómeno de la compra de pánico de papel higiénico porque los primeros informes es que el virus provocaba diarrea y posteriormente la falta de medicamentos como Ivermectina que al día de hoy en Hermosillo una cajita con dos pastillas se cotiza a precios cercanos a los mil pesos, algo similar con la Azitromicina y ahora con el zinc que anda de moda ocurre lo mismo, hay desabasto y para allá el dióxido de cloro.

Es que a nadie le gusta morirse.

El hecho es que en situaciones difíciles –incluyendo guerras--, es cuando surgen los valores más elevados del ser humano: caridad, tolerancia, solidaridad, pero estos sufren un desgaste lento directamente proporcional a la duración del problema y entonces empiezan a aparecer los antivalores ya conocidos pues primero son las necesidades propias y luego las del resto.

En esta tesitura hay cinco indicadores que nos dirán que las cosas, aparte de que no marchan bien, darán pie a ciertas constantes que usted lector podrá observar

Ahí le van.

Primero, vamos a ver a muchas personas en las calles, deambulando, pues en casa no hay seguridad de abasto, estamos viendo gente pidiendo caridad en casas, (o bien desarrollando algún trabajo manual para lograr un ingreso), y posteriormente llegarán a su hogar exigiendo y por último arrebatando. Tal vez por ello se comprenda la excesiva movilidad en Hermosillo. Es un punto digno de analizarse a mayor profundidad.

Segundo, Si bien es cierto que de alguna manera en los grupos familiares se echan la mano, también lo es que esos recursos se van poco a poco acabando y luego no habrá forma de que unos se ayuden con otros. En el caso de las familias, aquellas que sean más numerosas, tienen mayor posibilidad de sustento. Pero ¿y las pequeñas?

Tercero, se dará el fenómeno de ventas de productos que se tengan en casa con miras a satisfacer las necesidades primarias. Esto ocurre pero no con amplia incidencia, de momento. Sin embargo es visible, sobra con meterse a Facebook.

Cuarto, veremos que habrá cada vez más gente en la madrugada buscando en la basura que colocamos por fuera de nuestras casas como una alternativa de proveeduría. Cheque el dato.

Y quinto, la delincuencia se verá innegablemente incrementada. Al momento que escribo esta columna asaltaron con pistola en mano el Aurrerá https://bit.ly/30cp2Cu del Progreso, obviamente quiero suponer que se están conformando grupos de ataque que se la están jugando, pero ¿quién no nos dice que es uno de los efectos de la pandemia?

Si combinamos estos cinco indicadores podemos observar que algunas personas se encuadran en alguno de ellos. ¿Qué futuro nos espera?

Usted y yo sabemos muy bien que el aspecto de seguridad en nuestras casas es preponderante, ¿pero en el Oxxo de la esquina?, ¿exagerados?, no creo. Por ello es mejor decirles a nuestros hijos que mandamos al mandado de manera esporádica que estén atentos a este tipo de situaciones y sobre todo que no la jueguen al héroe. ¡Pero hay qué decírselos!, ya ve como son de pendejos e idealistas nuestros chamacos.

Insisto, ante esta situación es mejor pensar a la defensiva y no a la ofensiva. Claro, debemos entender que nadie debe arriesgar la vida por unos pesos. Por eso, si la persona que toca la puerta de su casa pidiéndole lavar su carro que está en la calle, es mejor darle los pesos que pida para no verlos como su próximo agresor.

Hay otros aspectos de tipo políticos o macro económicos pero esos se verán en su tiempo en el 2021. Lo importante ahorita es el hoy y ahora.

Hermosillo es sin duda el eje central de la pandemia, los capitalinos ya rebasamos con quince el número de fallecimiento en comparación a Ciudad Obregón –459 contra 439—y los más cercanos son Nogales con 210, SLRC 173 y Guaymas con 119.

En cuanto a contagios diarios, los capitalinos tuvimos 361 sumando en total 8 mil 786 contra dos mil 763 de Cajeme, (¡casi 4 a uno!), tenemos 1914 de Nogales y mil 240 de SLRC, de allí el resto de los municipios grandes están para abajo del millar, con lejos.

El detalle es que mientras en Sonora, con sus 19 mil y pico de infectados se trabaja a marchas forzadas, allá los chilangos del poder supremo se siguen alejando de los estados sin entender que hay alacranes grandes y alacranes chiquitos y todo sonorense digno sabe que éstos últimos son los más dolorosos.

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 30 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de CEO, Consultoría Especializada en Organizaciones… Cuando la unión de esfuerzos no es suficiente.

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304