El coronavirus no distingue

2020-07-27 | Arturo Soto Munguía | Columna
6336435970_e82257563d_b

Arturo Soto Munguia

Desde las más encumbradas figuras públicas hasta el más modesto y anónimo ciudadano de a pie ya suman 43 mil 680 muertes en todo el país. Sigue llamando la atención el dato de la UNAM, en el sentido de que el 71% de los fallecidos apenas tenían estudios de primaria o menos.

Es decir, la pandemia como todos los desastres, se ensaña con los más pobres, los que tienen menor acceso a la educación.

Ayer mismo reportaron la muerte del poderoso empresario José Kuri Harfush, consejero de los grupos Inbursa y Carso (de su primo Carlos Slim), quien se contagió durante un viaje al exclusivo destino turístico en las montañas de Vail, Colorado el pasado 15 de marzo. En su vuelo de regreso coincidió con Jaime Ruiz Sacristán, presidente de la Bolsa Mexicana de Valores, que falleció un mes después.

Ayer también se reportó la muerte del secretario de Salud de Chihuahua, Jesús Enrique Grajeda. ¡El secretario de Salud!

En ese contexto nos llega la noticia terrible, lamentable, dolorosa, de la muerte de Claudio Zupo a causa del maldito virus que se ha llevado ya a mil 660 sonorenses y que mantiene a mil 053 en estado grave de acuerdo al reporte de ayer.

El caso del exatleta, sin embargo reviste una importancia especial, no solamente por tratarse de una gloria del deporte que conquistó para Sonora importantes medallas en justas nacionales e internacionales, sino por los elementos extradeportivos que configuran la tragedia.

La Comisión del Deporte de Sonora (Codeson) donde laboraba Zupo, al igual que otras dependencias estatales, municipales y federales debió hacer ajustes a su presupuesto a raíz de la pandemia, y entre esos ajustes se cuenta el recorte de personal, sobre todo el que labora por honorarios.

Todos conocimos el desgarrador video donde aparece el judoka denunciando su despido y exigiendo atención médica y apoyo para comprar sus medicamentos. Dos días después, Claudio Zupo murió. Un día antes había fallecido su madre, también por Covid19.

La muerte del exatleta ha desatado una ola de indignación, justificada sin duda en algunos casos, y montada por otros con intereses estrictamente políticos para acarrear agua a sus molinos preelectorales.

Frente a esto, Codeson está obligada a detallar una línea de tiempo para explicar satisfactoriamente las condiciones en que evolucionó este caso. Es clave conocer si Zupo fue despedido cuando sus empleadores sabían que estaba contagiado de Covid19 o si, como la propia institución sostiene, se enteraron de ello mediante el video, y a partir de allí se suspendió el proceso de despido y se le proporcionó la atención médica y se le suministraron los medicamentos prescritos.

Conozco a Genaro Enríquez, el director de Codeson y no lo ubico despidiendo a Claudio Zupo, independientemente de los desencuentros que haya tenido con él en el pasado, a sabiendas de que estaba enfermo de Covid19.

Determinar eso es clave para hacer la diferencia entre un procedimiento administrativo normal y uno marcado por el dolo.

El tema se ha contaminado mucho porque, como suele suceder, abundan los que intentan sacar raja política del cadáver del malogrado exatleta. Hay también una versión de la ex esposa de Zupo quejándose de la falta de atención por parte de las autoridades.

Pero también existe la versión de la hermana de Claudio, Milagros Zupo donde expone que Codeson gestionó pruebas de Covid19 para toda su familia y se hizo cargo de la atención médica, medicamentos y gastos funerarios.

Para sanear el ambiente que se empeñaron en enrarecer algunos protagonistas de la cosa política, insisto en que es necesaria una investigación que documente la línea de tiempo de esta saga y detalle lo que sucedió, paso a paso y en la que se deslinden responsabilidades.

II

Los datos del reporte de ayer en Sonora son los siguientes: 30 defunciones para sumar mil 660 en Sonora; 368 casos confirmados para sumar 17 mil 460, de los cuales se han recuperado 13 mil 438. Hay mil 053 graves, 97 críticos y 333 estables.

Aunque la semana pasada registró menos casos que la que le antecedió, lo cual pudiera ser un indicador de que los contagios están cediendo, aunque nadie sabe lo que pueda suceder en las próximas semanas, sobre todo si se considera el relajamiento de las medidas preventivas, documentadas en imágenes de las playas atestadas (Kino y San Carlos, sobre todo) que pudieran repercutir en rebrotes más adelante.

Los datos del programa ‘Anticipa’ arrojan también una pequeña luz al final del túnel, sobre todo en lo que respecta a miles de posibles infectados que han sido detectados a tiempo gracias a las pruebas rápidas y otras herramientas de prevención.

Mediante este programa se han realizado en el último mes 13 mil consultas, cerca de tres mil pruebas PCR para detección de Covid19; se han realizado más de 15 mil pruebas rápidas y se han entregado más de doce mil paquetes de medicamentos a pacientes diagnosticados con la enfermedad.

La diferencia entre la vida y la muerte, subrayó el secretario de Salud, Enrique Claussen ayer, consiste en la atención temprana; las posibilidades de sobrevivir al virus es diagnosticar desde los primeros síntomas, y en ese sentido las pruebas rápidas son fundamentales para canalizar a los pacientes.

La respuesta ciudadana a este programa ha sido muy buena y eso también alimenta la esperanza de que no todos están pensando, en medio de la desesperación por el confinamiento, en salir como tropel a las calles, los centros comerciales y las playas, sino también a los centros de atención para realizarse las pruebas.

Ojalá los segundos sean más que los primeros. Necesitamos detener la cadena de contagios ya.

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

Visita www.elzancudo.com.mx