Cuando el muerto te viene a jalar las patas

2020-07-26 | Hiram Rodriguez L. | Columna
6336435970_e82257563d_b

Hiran Rodriguez L.

Decía mi abuela que cuando alguien se moría, si le habías hecho algún daño o viceversa, el muerto venía por la noche a jalarte las patas. Parece que eso le está sucediendo a Genaro Enríquez, director de la Codeson, quien se encuentra en el ojo del huracán, después de la muerte del excampeón panamericano de Judo, Claudio Zupo, quien afirmó que Genaro Enríquez lo despidió enfermo de covid-19, (según un video grabado por Zupo), ciertamente el judoca sonorense le dio muchas glorias a Sonora, y de haber sido despedido no era justo. (Esperemos que Genaro en estos días traiga las uñas de los pies cortitas y use Mexana)

La versión de Zupo grabada en un video desde su casa días antes de morir, recorre las redes sociales a la velocidad de la luz, ya nadie la detiene. Además, es la víctima, y para acabarla de fregar también su señora madre murió de covid-19, o sea que, aunque Genaro Enríquez se vaya al cerrito de la virgen brincando en su rodilla izquierda desde el cerro del Bachoco, rezando mil ochocientos padres nuestros, tres mil aves Marías y ocho mil yo pecador, el madrazo nadie se lo quita. (Hasta las raterías del Vinko en la Codeson se nos olvidaron, y más, porque nunca le hicieron nada)

Pero bueno, ¿quién en su sano juicio va a despedir a una persona enferma de covid-19 siendo un trabajador del Gobierno del Estado?, así es, nadie, sobre todo con el conocimiento de que en las redes sociales todo se exalta a la décima potencia.

Conozco a Genaro Enríquez desde que Pancho Mendívil era el director de la Codeson en tiempos de López Nogales, (incluso recuerdo que en una ocasión Genaro llevó a Zupo a la oficina de Mendívil), a decir verdad, Genaro no es un funcionario inocente, es bastante oscuro, eficaz y le entiende a la política, fiel a sí mismo, pero siempre a la sombra de alguien, cambia de equipo según su conveniencia, pero si directamente me preguntan, ¿crees que Genaro Enríquez despidió a Claudio Zupo, a sabiendas de que padecía covid-19?, mi respuesta es: “no”, porque Genaro no es tonto, no dudo que lo quisiera correr, pero si lo corrió es porque no sabía que estaba enfermo. Genaro hubiera esperado a que se aliviara para correrlo.

En fin, ante los ojos de las redes sociales, Claudio Zupo es la presa y Genaro Enríquez el depredador.

Pero la versión de la Codeson dista de lo que Zupo dice en su video, y es que al Judoca, ya no se desempeñaba como maestro sino como personal de vigilancia, según la vocera de la dependencia, estaba dentro de una lista de recortes que la Codeson iba a realizar, el número de la fantasía, sesenta y nueve, despedidos en total, ahí iba Zupo, pero, se dice que se le dio la opción de pagarle el 50% y quedarse laborando, o bien, de no convenirle a abrir el vuelo a cielos más transparentes. Se dice que Zupo no dijo nada y que Genaro Enríquez tampoco conocía su estado de salud hasta que el video saltó al estrellato de las redes sociales, de hecho, se dice que al ver el video, la Codeson movió apoyos desde la secretaría de salud y le dieron atención al judoca, así mismo la hermana de Claudio en una publicación lo constata.

En fin, ¿qué va a pasar ahora que Zupo ya no está con nosotros?, lo que sea ya no es suficiente. Aquí hay dos versiones, y siendo imparciales y conociendo a ambos actores, haga usted su juicio.

Café entre Grillos

1. Por su parte, la gobernadora Claudia Pavlovich entregó una obra de pavimentación en Hermosillo, la del bulevar Vildósola, misma que sobrepasa los veinte millones de pesos en inversión, así mismo no sólo fue pavimentación, sino la rehabilitación del drenaje pluvial en esa zona en pos de evitar las inundaciones en esta época, ya que vaya que hay un tráfico muy fluido por dicha rúa que atraviesa la ciudad de sur a norte.

2. Debo decir que me encanta ver cuando dos soberbios se dan un agarrón, (y por favor no sea usted mal pensado), me refiero a que se tiren con todo en redes sociales, y en lugar de platicar como la gente entran en la matrix y bailan al ritmo de los “likes”. La verdad es que John Ackerman no tiene absolutamente nada de credibilidad, aunque sea el intelectual del sexenio, ya que se la lleva lamiéndole las heridas a la 4T y como periodista jamás será parcial, (este sí es un chayotero de marca), y Lilly Téllez perdió la credibilidad cuando decidió entrar en política. Ackerman le dice a la 4T que deben tener buenos perfiles y no como Lilly Téllez, (tiene razón), y Lilly le dice, (con toda la soberbia de que es capaz, bueno, seguro se gastó sólo un frasquito), que no se sienta mal porque lo desprecia y que en campaña Morena requería de su honestidad, pero al llegar al Gobierno se dio cuenta de que son unos hipócritas. ¡PLOP!…. En fin, Ackerman es el aguador de AMLO, por no decir sobador, y Lily Téllez es proyecto de Beltrones. Tan tan. Pero bueno señor Ackerman, no lo vayan a demandar por violencia de género, que por cierto no veo a las “Wendolinas” a favor de este insulto contra Lilly Téllez de parte de un presunto homicida, (como piensan las feministas que somos todos los hombres), o será que: ¿el feminismo tiene color y es hipócrita?

3. Por cierto que ya anda rolando en redes una encuesta de los perfiles para diputaciones locales por parte de la 4T, en Hermosillo, los perfiles son variados y le nombro cuatro que a mi parecer están en la pelea, Adolfo Salazar Razo; Alfredo Gómez Sarabia; «El Güero” Sallard y la doctora Isabel Batriz, fuera de ahí los demás no traen mucho en la bola porque algunos son administrativos, pero donde si se le pasó la mano al encuestador es al meter a Guillermo Díaz, gatito faldero de la diputada Wendy Briceño. ¿Desde cuando este tiene capital político?, quien sabe, pero eso sí, solito se la cree.

Oremos por las uñas de los pies de Genaro Enríquez

Síguenos en www.entregrillosychapulines.com

En honor a la verdad y por cumplimiento de la ley a cualquier actor político le otorgamos su réplica, misma que estipula el DECRETO por el que se expide la Ley Reglamentaria del artículo 6o., párrafo primero, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia del Derecho de Réplica y reforma y adiciona el artículo 53 de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación.