Desdén mortal

2020-07-13 | Samuel Valenzuela | Columna
6336435970_e82257563d_b

ENTRETELONES, POR SAMUEL VALENZUELA

Con casi 300 mil contagios y 35 mil decesos, así como 30 mil casos activos en los últimos 14 días, México y los mexicanos estamos pagando el alto precio del desdén y la irresponsabilidad del presidente Andrés Manuel López Obrador y la voz oficial de la “estrategia” sanitaria federal, Hugo López Gatell.

El subsecretario de Salud sólo es un eco replicante de los deseos de su amado líder, en un ruinoso contexto en el que por varios meses se obsesionaron en minimizar los riesgos del Covid-19; renunciaron al ejercicio de facultades que la ley les otorga en casos de emergencias sanitarias y se dedicaron a promover el desacato social a las medidas de protección determinadas por Estados y Municipios.

Cuántas veces vimos y escuchamos al presidente y a López Gatell desdeñar la peligrosidad del virus; frivolizar sobre medidas de protección; mentir sobre saldos y cifras de víctimas; dar erráticos pronósticos sobre la tendencia de la pandemia, ser indiferentes ante los efectos sociales y económicos, y manchar con burdo clasismo el esfuerzo que sí realiza el personal sanitario nacional para salvar vidas.

Cuando la realidad los ha alcanzado insisten en sus incoherencias; uno ampliando sus cotidianas excusas y repartiendo culpas a Estados y Municipios por la escalada de muerte y de contagios, y el otro insiste en sus estúpidas fantasías de su mundo paralelo y asegura que la pandemia pierde fuerza y que se aplanó la curva, obviamente ignorante de lo que ocurre a su alrededor.

Renuncia Secretaría de Salud Federal a ejercer facultades de ley

Y repelente la insistencia presidencial de agradecer al pueblo de México “por el sacrificio, el buen comportamiento, sin necesidad de medidas autoritarias, la gente ha actuado en forma responsable y esto nos ha permitido enfrentar la pandemia porque sí se logró aplanar la curva”, expresiones con las que demuestra su supina ignorancia de lo que realmente ocurre con grandes segmentos sociales en abierto desacato a medidas de prevención.

Para eso sirvió el presunto liderazgo de López Obrador con su negligente y desdeñosa conducta a lo largo de la crisis sanitaria y a su imposición para que López Gatell embone la estrategia contra la pandemia a sus necesidades políticas, en lugar de asumir responsabilidades como Jefe de Estado y tomar decisiones que en otros países dieron buenos resultados.

No, acá el esfuerzo federal contra el Covid-19 ha sido contar contagiados y muertos; elaborar rebuscados cuadros estadísticos; delegar a estados y municipios facultades que de ley son de la Federación; negados a reformular la política económica y presupuestal para mitigar los efectos de la pandemia en millones de contribuyentes y de familias.

Obvio que el brote de coronavirus va al alza en nuestro país y a pesar de ello les da por prevenir rebrotes, luego que a lo largo de los meses protagonizaron una cadena de dislates, como asegurar que el virus no representaba ningún peligro; descalificar el uso de cubre boca y recomendar el uso de estampitas religiosas para evitar el contagio; repartir culpas a fifís, conservadores, ricos, a medios de comunicación y hasta a los gordos

Luego de seis meses por fin se convencieron que usar cubre bocas evita contagios

Pues después de casi cinco meses de sostener la inutilidad de usar cubrebocas para combatir el virus, por fin se puso uno López Gatell, al igual que lo hizo el presidente, pero éste obligado por las circunstancias de su viaje a Washington a lamerle las verijas a Donald Trump, quien por cierto, también ya decidió ponerse ese básico artilugio que evita esparcir o inhalar el Covid-19.

Indiscutible que el presidente está desconectado de la realidad política, económica y social que vive el país, así como indiscutible su falta de liderazgo ante la crisis sanitaria, sin que baste de ninguna manera su timorata consideración respecto a que lo que él quiere es transmitir optimismo a la gente a partir de una realidad inexistente.

No hay forma de describir la inmensa incertidumbre que generan las tan frecuentes estupideces presidenciales y las incompetencias de su subsecretario de salud ante la cruda y dramática realidad que tenemos a la vista y que se manifiesta cada día con el funesto conteo de muertos y contagiados de personas cada vez más cercanas a nuestros entornos.

Dejar al voluntarismo de la gente el acatar medidas de prevención para mitigar la expansión de la pandemia ha resultado un sonoro fracaso y lo vemos a diario con rumbosas fiestas a cualquier hora del día o de la noche; con aglomeraciones en centros comerciales y demás, previéndose que pudiera ser el confinamiento obligatorio y sujeto a severas sanciones su incumplimiento, como se pudiera lograr ese objetivo, pero como tenemos un presidente pusilánime y miedoso de los costos políticos, prefiere el nadado de muertito y cursilerías libertarias como políticas de estado.

Si bien en Sonora se han tomado decisiones fuertes, obviamente son insuficientes y urge que el gobierno de Claudia Pavlovich y alcaldes de municipios donde el virus los rebasa, den un paso más al frente para proteger la salud y la vida de la gente, incluida esa que no quiere ser salvada y que aprovecha el ejemplo y la tibieza presidencial para seguir en la juerga.

De reconocerse a la mandataria estatal el que en esta crisis mantenga su polifacético perfil que le permite atender muchas cosas a la vez compartimentando perfectamente las prioridades, y que más prioridad puede ser que la Comisión Federal de Electricidad para que de forma temporal reduzca a la mitad las cuotas de cobro por consumo, como apoyo la estrategia de quedarse en casa.

Es por eso que solicitó al Congreso del Estado para que la 62 Legislatura envíe un exhorto a la CFE en ese sentido y por lo pronto, como era de esperarse, Rogelio Díaz Brown, Gildardo Real, Fermín Trujillo, Jesús Alonso Montes Piña, Orlando Salido y hasta Ernestina Castro, a nombre de los grupos parlamentarios que representan ya dieron su apoyo.

Además de entregar la modernización de importante vialidad en Hermosillo, la gobernadora aprovechó su participación en la conferencia digital “Reactivación de la minería en la nueva normalidad”, llevada a cabo por la Secretaría de Economía federal, para plantear que en momentos tan complicados por la emergencia sanitaria, es fundamental retomar las iniciativas de la deducibilidad del gasto en la exploración minera y el regreso del beneficio del Fondo Minero.

Por cierto, la que también trae endiablada actividad es la alcaldesa de Hermosillo, Célida López Cárdenas, a quien hay que reconocerle el que no se doble ante las críticas por decisiones tomadas para reducir la movilidad social, que a pesar de lo que digan sus detractores, la encuestadora Caudae hizo un levantamiento con el único reactivo: “De acuerdo con su ámbito de competencia ¿Considera que su alcalde(sa) está tomando las decisiones adecuadas para prevenir los efectos del Coronavirus?”.

Pues la señora López Cárdenas ocupó el noveno lugar y es la que alcanza el mejor lugar de mejor lugar de autoridades municipales de extracción MORENA a nivel nacional, que en el caso de Cajeme, Sergio Pablo Mariscal, fue relegado hasta el lugar 27 en dicho rubro y valga destacar que además del munícipe cajemense y la alcaldesa capitalina, sólo cinco presidentes municipales más de extracción morenistas están el en top 30 que resultó de la encuesta mencionada.

Como ven, en Sonora se hace la tarea en todos los rubros además de dar la cara y desplegar esfuerzos para mitigar los efectos de la pandemia, destacando que en otros estados se adopten acciones que en Sonora han dado muy buenos resultados, como es el caso de la aplicación Mujeres Seguras, cuyo modelo será implementado en el Estado de Sinaloa, en el marco de un acuerdo virtual entre las secretarías de Seguridad Pública de ambas entidades.

La suma de los esfuerzos en favor de las mujeres sonorenses y sinaloenses fue firmada por el secretario de Seguridad Pública en Sonora, David Anaya Cooley, junto al secretario ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública de Sinaloa, Renato Ocampo Alcántar, quienes pactaron formalmente intercambiar el modelo del Comité Transversal para el Estudio e Implementación de las Llamadas de Emergencia de Violencia Familiar y de Género ALVI y la aplicación sonorense Mujeres Seguras.

Y ya se populariza esa nueva modalidad de las reuniones virtuales sobre diversos temas de gobierno, como es el caso de la realizada por la Federación del Consejo de Abogados del Estado de Sonora (FAES) para reconocer la destacada trayectoria de Griselda Ofelia Pándura Truqui y, de manera póstuma, del licenciado Tranquilino Javier Aguilar, nombrándolos Abogados del Año 2020.

Alrededor de 300 participantes tuvo esa juntada virtual que también incluyó un presídium presencial integrado por el presidente del Supremo Tribunal de Justicia en el Estado, Francisco Gutiérrez Rodríguez; la ya citada alcaldesa López Cárdenas; el diputado Francisco Javier Duarte Flores, presidente de la Diputación Permanente del Congreso del Estado, así como el presidente de la Confederación de Colegios y Asociaciones de Abogados de México, Josué Hernández Madrid, y el secretario general de la FAES, Sergio León Maldonado.