El voto 2021: ¿con cerebro, estómago o corazón?

2020-07-10 | Armando Vásquez A. | Columna Archivo Confidencial
6336435970_e82257563d_b

EL FENÓMENO DEL hartazgo ya lo vivimos en las pasadas elecciones del 2018. Algo similar ocurrió en el 2000 con Vicente Fox. Pero las cosas siempre cambian.

Lo curioso es que el dicho de que la esperanza muere al último es muy cierto, por ello habrá que esperar las elecciones del 2021 para ver cuántas personas votarán contra Moreno y Amlo pues sin duda alguna la desesperanza proviene de la desilusión que es lo que ha estado sembrando nuestro presidente. Y claro, está, visceversa.

Pero aunado a ello hay dos factores muy humanos que traemos en los genes y que también servirá para la determinación del voto en las próximas elecciones.

Uno de ellos es la supervivencia.

No he conocido aún a alguna persona que no quiera lo mejor para sí y para su familia. Somos seres cambiantes que a pesar de los avatares de la vida o bien, de los beneficios económicos que te proporcione un gobierno como el actual, los recursos simplemente nunca alcanzarán para lograr los objetivos de vida. Pero de que el dinerito otorgado por el gobierno federal sirve, vaya que sirve. Pero, insisto, no es suficiente.

La supervivencia nos obliga a ser cautos en nuestras decisiones y acumuladores, avizorando un futuro poco agradable. Es la piedra angular de la riqueza, por eso conforme al entorno y circunstancias de aquellos que más pueden asegurar su futuro almacenan riqueza, de allí que el desabasto de medicinas contra el Covid 19 exista porque hay quienes pueden adquirirla al precio que sea, o bien, en otros niveles hay quienes prefieren huir de un país que no les asegura ganar más, como ocurre con los capitales golondrinos pues se fueron 13 mil millones de dólares en estos meses con las consecuencias debidas. https://bit.ly/2ZcnWpH

Pero en el terreno de nosotros los mortales y en la medida de lo posible, la supervivencia es esencial por más que nos diga el presidente que con arroz, maíz y frijoles la hacemos.

Esto pega de manera natural contra el dogma comunistoide de que hay que repartir los esfuerzos individuales en la población en general en base a un pensamiento marxista del siglo 19 y como una medida de control que es lo que quiere Amlo cuando la verdad pelada es que cada familia o persona debe ganarse su sustento y en base a ello definir su futuro.

Otra cosa es la caridad de la cual todos participamos voluntariamente pero nunca obligados.

El otro factor tiene que ver con el futuro. Conocido es que ya nos dimos cuenta que ante una decisión tomada con el estómago, se nos olvidó crear los equilibrios necesarios que amarren la mano al presidente y obliguen al reacomodo de pensamientos en torno a sus decisiones.

Es un aprendizaje caro, pero aprendizaje al fin y al cabo.

¿Cómo íbamos a suponer que quitando a los detentadores del poder –PRI en este caso--, nos iba a ir peor y sobre todo nos íbamos a imbuir en una estructura similar a la de Venezuela donde el 80 por ciento de la población es pobre en estos momentos equiparándose con países africanos y que para allá vamos? https://cnn.it/325s5h0

Se supone que quienes de alguna manera apoyaron --esos 30 millones de mexicanos--, la caída del anterior régimen cumplieron al emitir su voto, entonces, ¿por qué no se cumplió con las promesas de un López Obrador que nos dijo que mejoraría al país?, nos volvieron a ver la cara de pendejos. Y eso duele. Sus seguidores dicen que le demos tiempos pues en dos años o un sexenio no se logrará borrar lo hecho durante décadas por el PRIAN.

Por favor, es una estupidez este tipo de pensamientos toda vez que la realidad nos avasalla.

Lo que más enoja es que los prohombres de este país incrustado en diferentes arenas, no han sabido encontrar la cuadratura al círculo para conformar una oposición que equilibre el rancio presidencialismo con el que se maneja López Obrador.

No sé qué les pasa.

Porque si de tener gran cola que les pisen, pues ello les demerita para ser quienes dirijan la oportunidad de los equilibrios. Entonces tienen que surgir otros liderazgos nuevos. Pero no los veo. Si acaso uno o dos y eso es preocupante.

Yo que esperaba más de un Manlio Fabio Beltrones, la verdad es que decepcionó, aún y cuando los chairos lo traen en redes sociales denostando con tonterías como que se fugó a Cuba o bien que conjuntamente perjudicará a la gobernadora Claudia Pavlovich.

Por favor, tonterías que mandan al ciber espacio con el fin de demeritar la imagen de la gobernadora a quien no dejan de golpetear con videos falsos sobre la inseguridad en Sonora que pueden hacerlo pero con más verdades que mentiras. Simples campañas negras que hartan a la gente.

Entonces, ni Morena, ni sus oponentes tienen nada asegurado para el 2021.

Lo que si valdría la pena observar serán las propuestas que cada candidato presente ¿y sabe qué lector?, muy posiblemente ese sea el próximo motor que decidirá la victoria o derrota de los aspirantes pues ya vimos que al votar con el corazón y con el estómago no nos dejó nada bueno, entonces llegó la hora de utilizar el cerebro en las próximas elecciones. Si no lo hacemos así es que de plano somos muy tarugos y mereceremos lo que nos pase.

Luego platicamos de las características y necesidades que requiere la sociedad en torno a aquellos políticos que quieren manejar nuestros destinos.

EN FIN, por hoy es todo, el lunes le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 35 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director general de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de CEO, Consultoría Especializada en Organizaciones… Cuando la unión de esfuerzos no es suficiente.

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304