México en su peor momento…

2020-05-19 | Francisco Rodríguez | Columna
6336435970_e82257563d_b

Kiosco Mayor

De Francisco Rodríguez

*Crisis sanitaria, incertidumbre económica e inseguridad

*Son los retos a superar para recuperar confianza: VHC

*El STJS sí atiende presencialmente asuntos urgentes

De lo que si estoy seguro, es de que esta llamada “Cuarta Transformación” ha estado llena de dichos y nuevas frases: “abrazos no balazos”, “sicarios no, becarios sí”, “huácala, fúchila”, “Fifis”, “ya no es como antes”, “infondemia” “te voy a acusar con tu abuelita”, “se pueden hacer caminos sin ingenieros”, etcétera, y ahora, la más reciente, “la nueva normalidad” (que no es nueva, ya la había escuchado) con la cual se adorna el plan de reapertura de las actividades económicas en el país. Muchos dichos y pocos resultados, por no decir nada de resultados

Desde luego no hay quien se oponga a volver a activar la economía, al contrario, todos estamos deseosos de que así ocurra, pero sin arriesgar la salud de los mexicanos.

Ayer lunes se inició ese plan y es justamente en el pico de la pandemia, es el momento donde más contagios de Covid19 se están registrando en todas las entidades del país. Es un plan vago, donde lo establece el gobierno federal pero les deja a los estados la responsabilidad de llevarlo a cabo o no. Si todo sale bien será éxito de la Federación y de su conductor, pero si algo sale mal, serán los gobernadores los responsables. Así de simple. Una más de esta 4T que evidencia incapacidad para resolver problemas.

La pandemia desde luego está afectando la economía de México y del mundo, pero además de eso, las malas decisiones de este gobierno están llevando al país a una situación económica de resultados aún invaluables, pero todos los analistas, excepto los de la 4T, prevén prácticamente un desastre que pasará, de lo económico, a una crisis social y política.

Antes de la pandemia, se avizoraba un retroceso en la economía mexicana. Ahora, la caída se prevé será mucho mayor. El desempleo ya lo vemos (más de 650 mil ocurrieron en el último mes y medio), el cierre de micro, pequeñas y hasta medianas empresas es ya una realidad.

La reapertura económica, más por las presiones del vecino país que por otras cosas, se inició paulatinamente a partir de ayer en actividades que forman parte de la cadena productiva con empresas de Estados Unidos y Canadá, pero sucede justamente en el pico de contagios y defunciones por el coronavirus. Es un riesgo para la salud pública, pero como siempre, el gobierno federal “tiene otros datos”, y creo también otros intereses.

Pero por otro lado, este gobierno sigue dando golpes a la inversión privada como ahora lo hizo con la determinación de no permitirla en la producción de energía, optando como único método el viejo sistema, más caro y más contaminante.

Además del retroceso, significará una serie de demandas por incumplimiento de acuerdos, lo cual, claro, poco les importa porque al final de cuentas esas sanciones serán cubiertas con dinero de los mexicanos, como se pagaron, y siguen pagando, las penalidades económicas por cancelación del aeropuerto de Texcoco. También se pagan millones y millones de pesos mensuales por el avión presidencia que el Presidente puso en venta, aunque luego anunció lo rifaría, “sin rifarlo”. No usa el avión pero el costo de mantenimiento es el mismo.

Nuestro país está en un mal momento, y puede que se ponga peor, y no es únicamente por la pandemia, más bien es por malas decisiones que se han tomado.

Y como dijo ayer en su cuenta de twitter el sonorense Víctor Hugo Celaya, Secretario Regional del CEN del PRI:

“Superar la actual crisis sanitaria, la incertidumbre económica y la inseguridad pública, son los grandes retos para recuperar la confianza ciudadana en las instituciones de gobierno y su capacidad de respuesta. Para lograrlo, hay que escuchar a todos y no imponer, todos cuentan”.

SOLO CONGRESO DE LA UNIÓN PUEDE LEGISLAR EN PROCEDIMIENTOS CIVILES Y FAMILIARES

La semana pasado surgieron, de manera imprevista (o ¿sería oportunista?) algunas voces de abogados y de dos organizaciones (PRD y la llamada Movimiento Libre Tránsito) cuestionado al Supremo Tribunal de Justicia de Sonora por la supuesta inactividad motivada por el aislamiento social obligatorio ordenado por el Consejo Estatal de Salud ante la contingencia sanitaria del Covid19.

Sin embargo, el STJS sigue brindando servicio presencialmente en los juzgados y tribunales a los casos de urgencia, como siempre lo ha hecho en días feriados y períodos vacacionales. Todos los juzgados y tribunales están de guardia permanente para la atención de casos urgentes.

Lo que sí está atendiendo en línea es la Mediación, como justicia pacificadora social. Y, también en línea, continúa con su programa de capacitación a todo el personal, y por cierto ha sido todo un éxito. El servicio normal al público está suspendido, como en todas aquellas oficinas, empresas y comercios considerados no esenciales.

¿Y cuándo volverá la actividad a la normalidad?, pues cuando el Consejo Estatal de Salud determine es seguro volver. El Magistrado Presidente, Francisco Gutiérrez Rodríguez, ha sido muy claro, no se va arriesgar ni al personal ni a los usuarios del servicio. El Poder Judicial de Sonora estará sujeto a lo que digan los especialistas de salud.

Desde luego que el servicio de justicia es un valor elevado del humano, pero la salud y la vida son valores superiores, tan es así que si una persona no puede comparecer a un juzgado por motivos de salud, se le disculpa la inasistencia.

Por otro lado, esas demandas de modernizar los procedimientos civiles y familiares, debe quedar claro que desde septiembre de 2017, el Congreso de la Unión se quedó con la facultad exclusiva de legislar en esa materia. La idea consistía en que emitiera un código nacional único, pero hasta el momento no lo ha hecho.

Ello, imposibilitó a los congresos locales para legislar en esas materias, por lo cual tiene “atorados” a los poderes judiciales que quieren modernizarse, como es el caso de Sonora.

Así que, esas voces exigentes se deben dirigir a los senadores y diputados federales para que hagan su trabajo y permitan al STJS modernizarse en esa materia. El reclamo no debe ser aquí, ni al congreso local ni al Poder Judicial ni a la Gobernadora del Estado.

Twitter: @kioscomayor