Luto en el deporte y todo por unas miserables monedas.

2020-03-10 | Carlos Alberto Gutiérrez Celaya | Columna
6336435970_e82257563d_b

Columna Nada Personal

Carlos Alberto Gutiérrez Celaya

www.NPDeportes.com

El deporte sonorense vivió este fin de semana una de sus peores pesadillas en la historia, el fallecimiento de al menos 7 personas, entre ellas niños boxeadores menores de 16 años y su entrenador, estremeció a la familia atlética.

El camión en el que viajaban, según las primeras impresiones, derrapó en el kilómetro 134 de la carretera Hermosillo-Nogales, después de regresar de un evento en Ciudad Obregón; se dirigían a Puerto Peñasco.

Viajaban 29 personas, entre padres de familia, boxeadores y el querido y experimentado entrenador Jonatan Oros, quien falleció en el lugar junto a los pupilos, niños que tenían los sueños de ser boxeadores de gran talla como su coterráneo y campeón, Juan Francisco “Gallito” Estrada.

Como ex deportista seleccionado municipal, estatal y nacional, hoy padre de familia, con hijos que han viajado a eventos dentro y fuera del país, realmente es doloroso e indignante saber de estos accidentes, ya que uno piensa las razones que llevaron a la comitiva, empezando por el alcalde Ernesto Munro, el Director del Deporte de ese municipio, al comité organizador del evento y hasta el mismo Director del Codeson, Genaro Enríquez, dejar que viajaran en la madrugada y más a una distancia tan lejana.

La única razón que hay es lo económico, sí, lamentablemente, el que nadie detuviera ese camión y tuviera los pantalones de autorizar una noche más para esos niños y padres de familia y que el chofer descansara y viajar de día, es lo que duele.

Si el Director de Codeson, autorizó el año pasado ingresar a niñas de la selección Sonora de natación a un hotel “de paso”, las cuales estuvieron a punto de ser secuestradas y que hasta el momento no se haya tenido una investigación, porque no pagar por una noche más en Ciudad Obregón o buscar el antiguo método de “convivencia” entre los mismo pugilistas de la localidad.

Algunos lectores dirán, “si eso ha pasado siempre, no es nuevo”, pero porque tiene que pasar eso, limitar a los niños en sus competencias y exponerlos de esta manera, viajando de noche con poco recurso económico.

Y lo peor del caso es que no pasará nada, no habrá responsables, ni investigación y mucho menos acciones para evitar esos accidentes en el futuro. Porque?, por la sencilla razón es que a nuestras autoridades no les interesa, solo buscan economizar, sin importar la seguridad de todos los atletas y deportistas. Total, semillero hay siempre.

Cuantas veces los mismos padres de familia andan buscando apoyos, en el caso de Puerto peñasco, ni modo que me digan que en ese municipio no hay gente de poder y dinero?, por favor, si todos los que viven y tienen negocios ahí, son los mismos nombres y apellidos que tienen acaparadas las empresas de Sonora.

Un día más o un día menos, costó la vida de niños con futuro, sanos, que querían superarse, apoyar a sus familias, ser orgullosos de lo que hacen, pero esto acabo por una monedas, esas monedas que nadie consiguió o no quisieron dar para cuidar a esos niños.

Ojalá que como en otros movimiento sociales, aquí también el gremio deportivo, de todas las disciplinas, se unieran y pidieran igualdad de atención y apoyos, que los recursos se dieran de manera equitativa y no solo cuando al Gobierno les convenga para colgarse una medalla.

Vimos en el CUM la muestra del derroche institucional, una pelea entre Julio Cesar Chávez y Jorge Arce, ante un lleno total, con boletos a precios demasiados altos, bebiendo, comiendo, zonas hoteleras y restaurantes llenos, mientras por otro lado, se apagaba la luz de unos niños que solo querían salir adelante y por una noche de hospedaje más, enlutaron al pugilismo.

El alcalde de Puerto Peñasco, Ernesto Munro, comentó que el accidente enluta a toda la ciudad y envió sus condolencias a los familiares de los deportistas y se comprometió a dar todo el apoyo necesario.

“Giré instrucciones al gabinete para que dé atención inmediata a los deudos y los familiares, así como de los deportistas lesionados”, manifestó. El autobús en que viajaban era del Ayuntamiento de Puerto Peñasco.

Sería bueno una investigación de todo lo ocurrido y por lo menor pedir la “cabeza” del Director del Deporte, analizar la situación del camión, la experiencia de él o los choferes para realizar viajes tan largos y de noche. En fin.

Aparte de los niños, se pierde a un reconocido entrenador y promotor de boxeo, que tuvo alguna vez a Juan Francisco “Gallo” Estrada, Jonathan Oros, de 61 años, quien nació en Hermosillo, pero radicado desde muy pequeño en Puerto Peñasco, dedicó gran parte de su vida a este deporte, primero con los guantes puestos y después como entrenador en el Club de Boxeo La Esperanza.

Hace apenas cuatro semanas, Jonathan formó parte del equipo de boxeo de Puerto Peñasco que consiguió tres campeonatos en la etapa estatal de los Juegos Nacionales Conade 2020.

El valor de los atletas y entrenadores

En el deporte lo más importante son los atletas y sus entrenadores, por ello, todos como sociedad debemos apoyarlos, familia, amigos, autoridades y empresarios, para buscar que esos binomio deportistas-couch, lleguen al éxito.

Asimismo, tener a los entrenadores en las mejores condiciones posibles, ya que ellos son una pieza importante en el futuro de una sociedad, así como los maestros en las escuelas y los padres de familia en los hogares, ellos deben trabajar con la mayor tranquilidad y seguridad laboral, ya sea en el campo más pequeño y humilde, hasta los espacios más grandes y espectaculares.

Por ejemplo, en la Codeson, como es posible que la mayoría de sus entrenadores de selecciones estatales y representan a Sonora, trabajen bajo el sistema de “honorarios”, sin ninguna seguridad social, antigüedad, bonos, aguinaldos, prestaciones de ley, etc. y esos sí, les exigen resultados y los amenazan con despedirlos.

Porque nuestras autoridades invierten más en personal administrativo, que en apoyos a entrenadores y atletas, los cuales son la base para el desarrollo de los futuros seleccionados, que en muchas de las ocasiones viajan sin seguros de gastos médicos o de vida y por solo ahorrarse unas monedas, como lo sucedido en el accidente boxeadores arriba mencionados, se trasladan en las noches.

Actualmente, Codeson cuenta con 70 entrenadores, sólo seis de ellos tienen base sindical y servicio médico, que los pudiera escribir, ellos no tienen la culpa, pero el resto son de “honorarios” y muchos argumentan que a finales de cada año, están a expensas que el Director en turno, se digne a entregar algún recurso económico como aguinaldo.

Hay que recordar que los entrenadores son los que también guían a sus hijos, son quienes forman a una sociedad, que se exponen en cada viaje y dejan familias en sus casas y a quienes les exigen resultados.

Ejemplos hay muchos, mujeres y hombres que tienen más de 20 años trabajando con niños y jóvenes y no tiene una seguridad social y los tienen amedrentados y a merced de los funcionarios administrativos en turno.

Esperemos que estos accidentes no vuelvan a ocurrir y que nuestra sociedad y las autoridades, valoren el trabajo diario de los entrenadores y atletas, que ven pasar sus vidas y su niñez, dentro de campos, gimnasios, estadios, pistas, entre otros.

Por hoy es todo, sígueme en:

www.NPDeportes.com

Twitter: @carlosgutierr94

Instagram: carlos_gutierrez73

Whatsapp: 6622217136

Blog:https://www.facebook.com/Columna-Nada-Personal-164008983723430/?ref=bookmarks

www.elreporterodelacomunidad.com

CG