Lozoya, nuevo entretenimiento nacional

2020-02-13 | Francisco Javier Ruíz Quirrin | Columna Primera Mano
6336435970_e82257563d_b

De Primera Mano

Por Francisco Javier Ruiz Quirrín

PARA QUIENES se desgarran las vestiduras elevando los brazos al cielo porque el Presidente López Obrador está evitando la impunidad en este país con la detención de Emilio Lozoya Austin, habría qué preguntarle la opinión también a Manuel Bartlett Díaz y a Napoleón Gómez Urrutia, dos preclaros botones de muestra del “perdón institucionalizado” y quienes fueron sacados del pantano de la corrupción por la “4-T”.

Desde luego que habrá qué llevar a los tribunales al extitular de Petróleos Mexicanos durante el sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto, pero de eso a evitar pensar que es un “chivo expiatorio” porque nomás no se mandaba solo y quien debiera ser castigado se pasea feliz con su nueva pareja sentimental, hay algunas diferencias.

Cuando era candidato a inicios del 2018, López Obrador dijo que no tenía caso “satanizar” a Rosario Robles u otros funcionarios acusados de corruptos, “porque podrían ser chivos expiatorios” y estaba convencido de que sus jefes eran los verdaderos responsables del atraco.

Ya sentado en Palacio Nacional, le resulta casi imposible al Presidente negar sus acuerdos con esa “mafia del poder”, que encabezada por Peña Nieto le facilitó la llegada a la presidencia. Y como se hace necesario “sacrificar” a alguien, pues ahí están Rosario y Lozoya que dicho sea de paso, nadie cree que sean unos “santos”, pero nadie duda de que sólo fueron instrumentos, como en su momento lo fueron también de AMLO, René Bejarano y Ramón Ponce.

No sólo eso. Estos días recientes el Presidente también ha sido prácticamente “apaleado” por la opinión pública, ante fallas tan probadas como el errático inicio del Instituto Nacional para la Salud y el Bienestar, con sus consecuentes manifestaciones por la falta de medicamentos y el cobro excesivo en los hospitales oficiales ante la cancelación del Seguro Popular.

Pero además, la creciente violencia, la pésima imagen de la Guardia Nacional y su trato a los migrantes en la frontera sur de México; la alta inflación durante enero. Todo eso, junto, provocó una estrepitosa caída en los sondeos que calificaron mal al Presidente. Luego entonces, ya no era suficiente la vacilada de la rifa del avión presidencial y, venturosamente, cae el tema de la detención de Lozoya Austin, en España.

Nada más oportuno que esa noticia. Hay historia de “combate a la corrupción y la impunidad, por días”.

EL COLUMNISTA Carlos Loret de Mola exhibió ayer un documento que prueba que el Presidente López Obrador ha mentido a los mexicanos con relación a la autenticidad de medicamentos adquiridos en el extranjero… El martes, AMLO criticó a Loret y le dijo mentiroso, porque “publicó que los medicamentos que adquirimos en el extranjero son piratas. No es cierto. Además de que no nos quiere, todos los medicamentos traen la aprobación de la Organización Mundial de la Salud”… Loret, arremetió ayer exhibiendo un documento donde la OMS no avala del todo al gobierno mexicano en sus adquisiciones de medicinas en el extranjero.

LE AGRADEZCO al cronista oficial de Hermosillo, Ignacio Lagarda, me haga la precisión de que Juan Carlos Holguín Balderrama, nuevo presidente de la Sociedad Sonorense de Historia, en realidad es originario de Álamos y no de Navojoa como originalmente lo publiqué… Vaya que si Nacho conoce a las familias de aquella región…

MARIO Castro, conocido, reconocido y muy popular guitarrista sonorense, falleció ayer en esta ciudad de Hermosillo… Muchos años formando parte del grupo “Toma 4” e inolvidables aquellos bailes universitarios y sus recurrentes presentaciones en centro nocturno de la calle Juárez, al lado del también desaparecido vocalista, Víctor Manuel Gaspar… Desde este espacio enviamos nuestras condolencias a familiares de amigos de Mario Castro… Que en paz descanse.