Campo 60 en el Valle del Yaqui: el “bello y bucólico pueblo que se nos fue”, diría Bulmaro

2020-01-13 | Mario Rivas Hernández | Columna
6336435970_e82257563d_b

Rumbos/Mario Rivas Hernández

ERAN LOS AÑOS ochentas, casi al final… el poblado se caracterizaba por su apariencia bucólica, casi de ensueño. Había personas de Ciudad Obregón que se sentían atraídas con la idea de comprar un terrenito y construir una vivienda para pasar días de descanso o para alojarse cuando visitaban a familiares.

El asentamiento urbano del ejido FRANCISCO JAVIER MINA, mejor conocido como Campo 60, tiene su mejor referencia en el origen de sus primeros pobladores. La mayoría procede del Municipio de Choix, Sinaloa, aunque otros pioneros migraron de ciudades más al Sur de Sinaloa, de Nayarit y de Jalisco.

Así se formó esta comunidad que se vio favorecida sucesivamente en dos ocasiones por decretos presidenciales.

El pueblo fue creciendo andando el tiempo. De El Campo 60, se decía que era el mejor lugar para vivir.

Y no andaban mal en esta apreciación.

Tenía su propio cinematógrafo y los lugareños solían reunirse en las afueras del inmueble aunque no entraran a ver la función. Se divertían entre ellos. Cenaban antojitos de la fonda que estaba por fuera del cine. Gozaban observando a las chicas casaderas de la época. No había violencia. Uno o dos policías bastaban para preservar la paz del poblado.

Yo visité El Campo 60 por primera vez en 1964, antes de cumplir los 18 años. Acompañé a mi padre, don CESAREO, a visitar a un amigo suyo de muchos años. Si no recuerdo mal, se llamaba ANDRES VALENZUELA.

Mi papá planeaba producir carbón en las proximidades de Tórim, y su amigo Andrés tenía cierta influencia con el Comisionado yaqui para toda esa zona que explotaban chihuahuenses distribuidos en todos los puntos cardinales del territorio yaqui.

Era el auge del carbón. Personas de la Ciudad se habían mudado a los caseríos temporales en el monte cercano a Tórim, para hacerse de una pequeña fortuna. Llegaban con dos viejos camiones de redilas, construían una casa de carrizo y techumbre de horcones y el mismo material para vivir con sus familias. A algunos les iba muy bien. Como a don REYES MURILLO, que además de dos camiones Chevrolet modelo 1946, abrió en su vivienda una tienda de abarrotes.

De esta manera, hacía un pequeño negocio redondo: le fiaba mercaderías a los carboneros y se las descontaba del valor del carbón que les compraba al final del cocimiento de una “carbonera”.

Don Reyes fue mi amigo, a pesar de la diferencia de edades.

Yo nunca dejé de visitar el campo 60, porque ahí tengo amigos entrañables. Tres de ellos son JOSE LUIS (El Ché) HERNANDEZ, BENIGNO VEGA y SERGE ENRIQUEZ TOLANO.

Confieso que hace tiempo que no visito a nadie en ese poblado. Ya no es lo mismo. Ni el ambiente ni el pueblo que yo conocí hace 56 años.

Ya no hay cine. Murió de muerte natural. Había un “casino” para bailes pero hasta esto se ha visto afectado por un fenómeno que padece el mundo entero y México entre los primeros en sufrirlo: la violencia.

El Campo 60 ya no es un pueblo bucólico. Ya no contagia la sensación de un lugar de ensueño ideal para vivir ni para pasar un fin de semana.

El Campo 60, sus habitantes, viven con el Jesús en la boca cada vez que anochece. Las balaceras son el pan nuestro de todos los días. Muchos lugareños han muerto ejecutados a plena luz del día. A veces, en otros lugares.

Hace algunos días estaba anunciándose un evento social que sería realizado por una banda grupera de fama legendaria, “La Brissa”. El baile se canceló y eso dio lugar a mil y un rumores. La gente invadió las redes sociales calumniando a los integrantes del Grupo sin tener ningún sustento.

No fue sino hasta varios días después, que se supo la verdadera razón de esa cancelación: dos de las personas ejecutadas en la Calle Kino de Ciudad Obregón estaban siendo veladas precisamente en el Campo 60.

El pueblo fue materialmente rodeado por militares y fuerzas policiacas de todos los niveles.

Esta situación de terror y zozobra, no es la primera vez que se registra en esta población.

Viene de unos años a acá.

A los habitantes del pueblo ya no les sorprende que los soldados y policías estatales tomen los accesos, tomen posiciones y mantengan un control de quienes entran y salen,

Y no les sorprende porque saben lo que va a pasar: absolutamente nada.

La economía de El Campo 60 también se ha visto afectada por esta situación de inseguridad. Este pueblo ya no es visitado como antes. De hecho, varias familias se han mudado a vivir a Ciudad Obregón.

Lo peor de todo es que los ciudadanos no encuentran consuelo ni esperanza en las autoridades. Bácum es un municipio sin autoridad ni control de nada. Prácticamente es tierra de nadie.

En julio de 2019, ganó en las urnas la presidencia municipal ROGELIO ABOYTE, un candidato que despertó simpatías entre los bacumenses. De él se rumoraban cosas. Pero nadie hizo caso. Votaron por él y ganó.

Solo para que unos meses después, cimbrara a los habitantes del municipio, la noticia de que su alcalde había sido detenido en la frontera con Estados Unidos por falsificación de documentos. O sea, pasaporte falso.

Lo que siguió fue una serie de hechos vergonzantes que derivaron en un gobierno sustituto sin poder y sin respeto.

Así viven los bacumenses de hoy.

Y luego dicen que es mentira que todo tiempo pasado fue mejor.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

¡Y AGARRATE, GENOVEVA, QUE VAMOS A GALOPAR! Un golpe de precisión fue el que la alcaldesa de Guaymas, SARA VALLE DESSENS, asestó a la arrogancia de un consorcio empresarial de San Carlos, que cercó el acceso al cerro Tetakawi, y de paso a uno de los pocos espacios de playa públicos a los que puede acceder la gente de bajos recursos: “Piedras Pintas”…

Quienes hemos disfrutado alguna vez en esta hermosa playa, sabemos de su importancia para el solaz de las familias, sobre todo porque la voracidad de algunos empresarios, ha mermado el número de lugares a los que el público podría asistir los fines de semana…

Grupo Caballero solo duró 24 horas con la obra en construcción y su cierre al público mediante un cerco perimetral…

Este fin de semana funcionarios de Infraestructura del Gobierno Municipal y agentes de la policía municipal, echaron abajo la cerca, mientras el abogado de la empresa se mostraba indignado por lo que, según él, era una medida arbitraria…

Las cosas como son: se hizo justicia…

¡EUREKA! YA ESTA A TIRO DE PIEDRA ABELANDIA. Inicia este 17 de enero con las mejores expectativas, incluso, un video que irrumpió en las redes sociales este pasado fin de semana sorprendió a pintos y colorados…

SAMUEL GARCÍA, Senador por Nuevo León y llamado a ser el próximo Gobernador de ese Estado, pronostica que RICARDO BOURS será el próximo Gobernador de Sonora…

Se lo dejo al costo, caro lector…

Con este ambiente de fiesta, Abelandia promete ser la mejor edición en sus 23 años de vida…

Que así sea…

¡OH, LA LA! LA FUNDACION COLOSIO Sonora, que preside BULMARO PACHECO MORENO, batió record de asistencia en su jueves de conferencia que esta vez estuvo a cargo de AARON TAPIA… Al final, organizadores y miembros de la sociedad civil posaron muy orgullosos por el éxito obtenido y, bueno, honor a quien honor merece, o sea, a BPM…

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com