La vergonzosa realidad

2019-11-26 | Soledad Durazo | Columna
6336435970_e82257563d_b

Soledad Durazo

Ayer la fiscalía de justicia en el estado daba cuenta de un operativo en el que en conjunto con la SEDENA acudió para atender una denuncia sobre un domicilio en el que al parecer se vendía y consumía droga.

Efectivamente, en el cateo localizaron 61 envoltorios de plástico “conteniendo una sustancia granulada con las características del cristal”.

Detuvieron a tres personas y rescataron a 4 niñas. Sí, todas menores de edad, de apenas 7, 5, 2 y 1 año.

Estoy hablando de algo sucedido aquí en Hermosillo, en la colonia Eusebio Kino concretamente.

De verdad que no ocupamos darle mucho vuelo a la imaginación para concebir la serie de riesgos en que estas pequeñas estaban viviendo expuestas a todo tipo de tropelías de los ocupantes de la vivienda, de quienes llegaran a comprar, de quienes se ocupaban de surtir y de las eventuales o frecuentes visitas que llegaran a tener en esa casa.

Por fortuna las niñas fueron rescatadas; la madre de estas, de apenas 22 años y otros dos adultos, vinculados a proceso y en prisión preventiva.

Y podemos también imaginar la vida de la joven mujer que a sus 15 años ya estaba pariendo a su primera hija; luego tuvo otras tres...y sin duda hay explicación para todo y en algunos casos justificación.

Perdón si falto a la moral, a las buenas costumbres y a los derechos humanos, pero los dos tipos y la mujer detenida, merecen que los refundan en la cárcel por el grado de irresponsabilidad en su comportamiento; por la forma en que exponían a las niñas, su integridad, su seguridad, su sexualidad, su salud en todos los sentidos porque además eran según el relato, dramáticas las condiciones insalubres en que mantenían a las criaturas. Quizá encerrados pueden hacer menos daño.

Las cuatro niñas están ahora en bajo custodia de la Procuraduría de defensa del menor y la familia del DIF. Hay cientos de parejas que responsable y amorosamente podrán acoger a esas niñas y darles hogar en toda la extensión de la palabra. Ojalá se rescaten esas cuatro vidas.

Ayer se conmemoró el día de rechazo de la violencia hacia las mujeres. Lo bueno de esas fechas es que nos recuerdan temas, nos actualizan estadísticas y en algo se abona a la necesaria conciencia colectiva para tener en cuenta temas que ocupan que nos detengamos más en ellos, para pensarlos, para enfrentarlos, para mejorarlos.

A las personas, todas independientemente del genero, nos conviene valorarnos o revalorarnos. Respetarnos a nosotras mismas y a las otras y combatir la ignorancia en todos los sentidos.

Nos conviene saber que Sonora ocupa el primer lugar a nivel nacional en la tasa de violencia familiar; en lo que va del año en nuestro estado se han registrado 32 feminicidios; estamos en tercer lugar nacional en reportes de abuso sexual y así podemos seguir con la estadística que insisto, nos conviene saber para tener mas herramientas con las cuales dimensionar el problema...lo que no nos conviene, es ser parte de esas estadísticas... empecemos por no normalizar la violencia en casa, en la escuela, en el trabajo, en la comunidad... y cuando hablemos de violencia de genero no nos llamen exageradas y si le cuesta trabajo piense en su madre, su esposa, su hija, su hermana, su amiga...piense en Usted misma y verá que no es tan fácil desestimar o ignorar la vergonzosa realidad en que este tema nos ubica.