Culpan indígenas a Ricardo Martínez, de haber “dejado tiradas” las obras en el mayo

2019-10-07 | Mario Rivas Hernández | Columna
6336435970_e82257563d_b

Rumbos/Mario Rivas Hernández

LA CARTA ME LA ENVIARON MANUSCRITA, el día de ayer. Los que firman al calce, todos son conocidos míos. Unos viven en Bacobampo, otros en Buaysiacobe. Y dos en Etchojoa.

De entrada, me sorprenden con la contundencia de la afirmación: “Buaysiacobe es un polvorín político a punto de estallar, don Mario”.

Naturalmente, me sentí confundido y mi interés en la misiva creció de repente.

Es una relación de calamidades con un responsable único y directo: el titular de la SIDUR, RICARDO MARTÍNEZ TERRAZAS.

Lo culpa a él de haber abandonado las obras. De haberlas dejado tiradas. De que, en dos años, destruyeron las obras que con tanta ilusión y esfuerzo, CLAUDIA PAVLOVICH gestionó ante el CDI y otras dependencias federales, para solucionar antiguas demandas de varios pueblos indígenas pero también de moradores campesinos, ejidatarios y productores agrícolas.

Cuando había leído la mitad de la carta, me preguntaba cómo era posible que se haya violentado la confianza de los pobladores del Sur de Sonora en la buena fe de un gobierno estatal que empezó su sexenio apoyando con mucha decisión a todas esas comunidades indígenas.

No es justo para Claudia.

Ella no se merece que funcionarios de su administración fallen de esta manera.

Usted recordará, caro lector, que Claudia Pavlovich inició su administración recorriendo ya como gobernadora varios poblados indígenas del mayo, principalmente de Etchojoa.

Reafirmó, ante miles de familias, que cumpliría sus compromisos de campaña.

Y los cumplió.

Gestionó inversión federal para construir los famosos “Cuartos Rosas”. En varias comunidades se introdujo agua potable y drenaje, amplió y rehabilitó carretas.

Incluso, a la más pujante población económicamente hablando, Bacobampo, se le benefició con la construcción de un puente y se rehabilitó y se amplió la carretera que comunica a Huatabampo y Navojoa con Bacobampo.

Todo esto ocurrió en la administración municipal de UBALDO IBARRA LUGO, alcalde hasta 2018 de Etchojoa.

En Buaysiacobe, considerada como la comunidad indígena más pobre del Mayo y ciertamente una de las más empobrecidas de Sonora, se concentraron mayormente todos los esfuerzos.

Claudia gestionó inversión del Gobierno Federal para dar mantenimiento y continuidad a las obras heredadas por el Gobierno de EDUARDO BOURS CASTELO, que permitió que los que viajamos hacia Etchojoa y Hutabampo, lo hagamos con más tranquilidad, con mayor rapidez y, sobre todo, con un paisaje natural que regocija el espíritu.

¿Y qué es lo que ha pasado?

“Dejaron tiradas la sobras del drenaje que se hicieron con dinero de la CDI Federal”, reza en alguna parte de la carta.

“Hay un profundo malestar, porque se robaron cables e instalaciones eléctricas del cárcamo”, detallan.

¡Gulp!

Hay expresiones que duelen. Como esta: “Para colmo, la carretera, se las hicieron mal. La dejaron a desnivel, con material de mala calidad y las primeras lluvias dieron cuenta de ello”.

Enseguida de este párrafo, una pregunta dolorosa: “¿Dónde están los defensores de los pueblos indígenas, pues?”.

Y agregan: “Puro rollo”.

Ahora yo digo: ¡Pobre Buaysiacobe! Cuando no le llueve le llovizna.

Me cae que sí.

En este contexto, las conclusiones son categóricas. Para quienes firmaron la carta, el primer culpable es RICARDO MARTÍNEZ, el de SIDUR. Enseguida, JOSÉ LUIS GERMÁN, que era el Delegado de la CDI. Con Ubaldo Ibarra fueron menos severos en sus calificativos: “Se confió demasiado”, dicen.

Ciertamente, de nuevo la historia se repite: “Al perro más flaco se le cargan las pulgas”.

Siempre ha sido así.

¡Qué lástima, de veras! ¡Qué lástima!

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

DÉJEME DECIRLO: HACE UNOS DÍAS se cumplió un aniversario luctuoso más del Periodista y magnifico Cronista de Cajeme, JOSÉ ESCOBAR ZAVALA… Fue un ciudadano ejemplar en más de un sentido que, por increíble que se antoje, mereció el respeto y admiración dentro y fuera del gremio periodístico…

Tuvo importantes responsabilidades en el periodismo y particularmente, en líneas editoriales…

Fue un multifacético como tal, incluso, cronista deportivo en la Ciudad de México, trabajando para distintos medios nacionales…

En suma: Pepe se ganó un lugar de respeto en la sociedad de Sonora en lo general y de Cajeme en lo particular…

Particularmente, yo le recuerdo de hechos concretos con mi propia vida periodística y, lejanamente, de mis principios en este oficio…

Yo aprendí de él, me confortó con su sabiduría en momentos difíciles como periodista y en mis tribulaciones cuando me enfrentaba al poder…

Antes de su muerte, lo invité a participar como invitado especial a un programa de radio que conducíamos RITA VERÓNICA QUINTERO y yo…

Curiosamente, el segundo aniversario luctuoso de Pepe Escobar casi coincide con la fecha del fallecimiento de un gran amigo suyo: LOLO JUÁREZ, quien gozaba de amplias simpatías y amigos en Cajeme, especialmente, en la comunidad beisbolística…

Pepe se le adelantó dos años a su amigo Lolito…

Hace un año evoqué, a propósito de su primer aniversario, aquella noche en que la Asociación de Periodistas del Valle del Yaqui, nos otorgó sendas placas de reconocimiento a la trayectoria periodística, a Pepe, a BERNARDO ELENES HABAS y a este columnista…

Esa noche, recordé hace un año en estos Rumbos, Escobar Zavala tuvo aliento para hacer gala de su fina ironía: “Ya me anda revoloteando la calaca, Mario. Me toca y luego se retira. Así me trae”…

No pasaría mucho tiempo para que “la calaca” se lo llevara…

Como decía el maestro: “Se está desgranando la mazorca”…

Un saludo para ti, pleno de cariño y admiración, donde quiera que te encuentres, amigo mío…

MIENTRAS TANTO, LA SEMANA pasada el Sub-Secretario de Educación Media Superior y Superior, ONÉSIMO MARISCALES DELGADILLO, firmó un convenio con el Rector de la Universidad Tecnológica del Sur de Sonora, JOSUE VALENZUELA y directivos de empresas, cuyos beneficios serán dados a conocer en breve, según comentaría el funcionario de la SEC…

Se trata de un paso importante en el propósito de crear las condiciones para que la educación tenga la importancia que, hasta ahora, no se la ha dado debidamente…

En todo caso, ya le contaré…

¡EUREKA! CUQUITA AMADO DE ARAIZA sigue siendo mi conciencia periodística y mucho le agradezco su observación a mi lapsus en torno a ENGURRANDO TAPIA QUIJADA…

Me hubiera gustado que doña Cuquita nos hubiese obsequiado a sus amigos con algunas reminiscencias sobre los trágicos acontecimientos del 2 de octubre de 1968… Ni modo…

Es todo.

Le abrazo.

m.rivastribuna@gmail.com