6336435970_e82257563d_b

AMLO el rey de los vetos

2018-08-10 | Armando Vásquez A. | Sección:

EL SUELO ESTÁ MUY parejo, no sé porque tanto brinco por parte de quienes piensan que con la modificación a la Constitución sonorense sobre el derecho de un gobernador a regresar para su modificación una iniciativa de ley expedida por el poder legislativo, conlleva a una limitada acción de los diputados.

En el Glosario de la Secretaría de Gobernación, --por eso no comprendo la visceralidad de la que será la nueva secretaria de gobernación-- se establece lo siguiente:

Veto

Es la facultad que tienen los jefes de Estado para oponerse a una ley o decreto que el Congreso le envía para su promulgación. Esta facultad forma parte del sistema de contrapesos entre el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo; así, mientras el presidente puede vetar la legislación, el Congreso puede superar ese veto con un voto de dos tercios de ambas cámaras.

Existen tres tipos de vetos: el veto total que es cuando el presidente rechaza expresamente firmar la totalidad del decreto de ley y lo devuelve al Congreso con una explicación detallada de las razones por las que se opone a dicha legislación; el veto parcial también llamado veto por párrafos o artículos, que permite al presidente modificar una ley eliminando parte de ella o modificando disposiciones individuales; y el veto de bolsillo que es aquél que sencillamente permite a un presidente negarse a firmar una ley.

En México la legislación no alude explícitamente al término veto sino al de observaciones del Ejecutivo a los proyectos de ley o decreto que el Congreso le envíe para su promulgación.

La Constitución otorga al presidente de la República la facultad de hacer observaciones, las cuales sólo son suspensivas debido a que pueden ser superadas mediante las dos terceras partes del número total de votos de las cámaras del Congreso.

Ante esta situación, el Ejecutivo tendrá necesariamente que publicar la ley. El Reglamento de la Cámara de Diputados establece que las observaciones o modificaciones hechas a un proyecto de ley o decreto por el Titular del Poder Ejecutivo Federal pasarán a la comisión o comisiones que dictaminaron la reforma, siguiendo el trámite legislativo correspondiente. En este caso, solamente se discutirán y votarán los artículos observados, modificados o adicionados.

Fuente(s):

Art. 72 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Arts. 168, 223 y 306 del Reglamento del Senado de la República.

Art. 216 de la Cámara de Diputados.

https://bit.ly/2Hfqhbt

¿Así o más claro?

Ahora bien, vamos con botones de muestra de este derecho constitucional de los jefes de Estado pues recordemos que AMLO lo utilizó varias veces cuando fue regente del DF, Él vetó 12 leyes https://bit.ly/2M5MP1n y enfrentó 14 controversias constitucionales entre ellas la de la ley mercantil https://bit.ly/2OpV5pz entre otras más.

Y si nos vamos a los estados en google podemos encontrar muchos ejemplos de gobernadores de diferentes partidos que han utilizado su derecho al veto.

En Baja California Sur el año pasado, el gobernador vetó una ley por considerarla como excesiva en la legítima defensa https://bit.ly/2vARZbm

En Nuevo León existe. De hecho los panistas lucharon para limitar este derecho del gobernante. https://bit.ly/2OReGjL

Y así en otros estados.

En el caso de los presidentes de la república los tres últimos han ejercido en 14 ocasiones su derecho al veto. Peña Nieto con la Ley de Responsabilidades administrativas que fue impulsado por las cámaras empresariales.

Vicente Fox en el 2001 con la Ley de Desarrollo Rural y luego en el 2015 cuando aplicó el veto al Presupuesto de Egresos del 2005.

Del presidente Felipe Calderón se recuerda el veto a Ley Federal de Radio y Televisión en 2009 y una en 2010 —el llamado ‘veto de bolsillo’— a una reforma para sobre intereses de tarjetas de crédito. Y la actual, en materia de corrupción. https://bit.ly/2ORdFIt

Y así por el estilo.

De hecho y si hacemos comparaciones, los 12 vetos que hizo AMLO son muchos más de los que cualquier gobernador ha realizado o bien porcentualmente es más alto –en su sexenio--, que los 16 que ejercieron los tres últimos presidentes de la república en 18 años.

Por eso insisto, ¿para qué tanto brinco?

Obviamente que se comprende su deseo de lucha y ser oposición siempre, pero deben entender que en escasas semanas dejarán de serlo y estarán del otro lado, siendo en contraparte, otros partidos la oposición de los morenos.

EN FIN, por hoy es todo, el lunes le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 30 años de experiencia en medios escritos y de Internet, cuenta con posgrado en Administración Pública y Privada.

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden