6336435970_e82257563d_b

Si ganara Meade ¿A dónde nos llevaría?

2017-12-15 | Feliciano J. Espriella | Sección: Hermosillo

OLOR A DINERO

Por: Feliciano J. Espriella

La economía del país no se encuentra en buenas condiciones. De hecho, desde la óptica de algunos analistas económicos está en serios problemas, y según la opinión de la población, es deplorable.

Los magros crecimientos económicos que venimos arrastrando desde hace más de tres décadas han ensanchado la brecha de la desigualdad y generado millones de pobres. El poder adquisitivo de los salarios en el presente año siguió con su tenencia descendiente y el fantasma de la inflación incontrolada cada día se percibe más viable.

Los avances en materia económica sólo existen en peñalandia. En el mundo real, la gente se siente cada vez más asfixiada por la falta de dinero en los bolsillos y el incremento constante en todos los artículos de la canasta básica.

Inflación incontrolada

Los mexicanos, todos, hemos sido testigos de cómo cada mes el alza de precios se va por encima de los pronósticos. El Banco de México (Banxico) y las autoridades hacendarias siempre encuentran un motivo para darnos lo que consideran una explicación racional, o “atole con el dedo”, diríamos coloquialmente los ciudadanos.

La de noviembre –dijeron- fue que el alza se debió a que finalizó el subsidio eléctrico de verano en diez ciudades de país. Varios, sino es que todos los meses del año, hemos registrado inflaciones récord para las últimas décadas. Todos los pronósticos sobre la inflación en este año fallaron.

Al cierre de noviembre, la inflación acumulada en el año subió a 6.67% frente a 6.37% en octubre, y la inflación subyacente aumentó a tasa anual de 4.85% en octubre a 4.95 por ciento.

Para diciembre no se prevé tampoco que baje la inflación por el aumento al salario mínimo de 10% que este año entró en vigor, a partir de este mes que impactará en la inflación. Se estima que, al cierre de diciembre, la tasa anualizada sea de 6.7%, muy por arriba de las expectativas.

Estamos empezando a ver que los estragos provocados por la incompetencia de los actuales gobernantes se está empieza a reflejar no sólo en la inflación, sino también en el paupérrimo crecimiento económico, el cual en el tercer trimestre del año experimentó ya cifras negativas.

Y para completar el cuadro, en unos días Banxico anunciará un incremento a la tasa de interés de referencia, aun cuando, con ello, presione más una economía que ya está en cifras negativas, pues los efectos se reflejaran de inmediato en las tasas de interés en todos los tipos de préstamos, tanto los empresariales como los personales.

Si en el 2017 el comportamiento de la economía ha sido negativo, en el 2018 lo más probable es que empeore y sea quien sea el próximo presidente de la república, encontrará al país y la sociedad, en pésimas condiciones económicas.

En un escenario económico adverso del que fue protagonista ¿Podría Meade revertir la situación?

Si tiene las soluciones ¿Por qué no las inició desde la Secretaría de Hacienda?, seguramente le recriminarán durante su campaña política.

En entrevista reciente que nos concedió Antonio Astiazarán, sonorense cercano al candidato del PRI, textualmente nos dijo. “… muchos de los problemas que tenemos en México como la misma corrupción o la inseguridad tiene mucho que ver con la falta de crecimiento económico. Creo que una gente como José Antonio, con esa experiencia y con ese nivel de relaciones que tiene, le permitiría al país dar el tránsito para poder crecer con un ritmo más acelerado”.

Coincido con Astiazarán en que el crecimiento sería un factor importante para empezar a solucionar muchos de los problemas que nos aquejan. Pero efectivamente ¿podrá –de llegar a la presidencia- lograrlo Meade?

El reciente paso por la Secretaría de Hacienda del candidato del PRI fue muy efímero y me parece que no tuvo tiempo para imprimirle un sello personal. Simplemente siguió la ruta marcada por su antecesor Luis Videgaray.

No hay un marco de referencia personal ni manera de saber qué piensa respecto a los problemas estructurales del país en materia económica. Hasta ahora Lo que le se le ha escuchado han sido generalidades, y eso más que decir algo podría esconder mucho.

Las pésimas condiciones del país en la actualidad son en gran medida resultado de las decisiones de su antecesor, quien a la luz de las consecuencias, su visión económica fue un rotundo fracaso ¿Qué hará Meade al respecto?

No sólo la marca PRI será un lastre en su campaña. La situación económica del país y el rumbo de la economía pesarán tanto o más. Si el candidato no ofrece una visión económica distinta y que convenza, su fracaso en las urnas será más que probable.

¿Se atreverá a hacer lo que 18 años antes hizo Luis Donaldo Colosio? Pronto lo veremos

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.