El entorno

2018-05-14 | Soledad Durazo | Columna
6336435970_e82257563d_b
Soledad Durazo

Cuando recorro algunas calles de Hermosillo, e incluso fuera de aquí y de Sonora, las imágenes que veo me reflejan que en algún momento dejamos de disfrutar lo estético, lo limpio, el orden.

Y hemos ido acumulando en nuestras calles, casas y patios, cosas que mal acomodadas o poco protegidas, terminan por deteriorarse y afectar la imagen.

Si está en casa aproveche y observe a su alrededor. Si no está hágalo cuando regrese.

Muchas de esas cosas mal acomodadas, las dejamos “por mientras” o para el ratito. Luego ya lo olvidamos o nos acostumbramos de forma tal que ni registramos su presencia…pero lo que es más, esas “presencias” hacen lugar para que lleguen otros objetos que igualmente no eran para estar ahí pero ahora pareciera que su espacio está reservado.

¿Total?

A la vuelta de los días el entorno ha adoptado una fisionomía que originalmente no estaba concebida pero que fue modificada gracias a actitudes como “ahorita lo hago”, y ese “ahorita” nunca llega.

Pareciera que en materia de entorno estamos peleados con la estética y aunque pudiera considerarse un tema menor, no lo es tanto. No lo es tanto porque finalmente el exterior es reflejo de lo que traemos en lo interno; lo traemos en lo personal, en lo familiar y en lo colectivo.

Hagamos el ejercicio simple: ¿Dónde se siente Usted mejor?, ¿En medio del desorden o del orden, de la limpieza o la suciedad, del conflicto o del equilibrio?

Bueno, si volvemos al principio que establece que el exterior es un reflejo del interior, será oportuno entonces asomarnos a nosotr@s mism@s… puede ser quizá un buen ejercicio para empezar la semana y luego, veamos a nuestro alrededor. Eso que ahora vemos ¿Puede mejorar? ¿ Qué le parecería transitar por calles limpias? Sin duda sería más agradable… pero para tener calles limpias debemos empezar por nuestros patios y banquetas…

Si el entrono hace evidente que fue conformado con capas y capas de esas que se ponen para quitarse luego, refleja sin duda una tendencia a “dejar para después” a no resolver en el momento y provocar que las cosas crezcan y en consecuencia sea menos sencillo solucionarlo… ¿Será que los niveles deshonestidad, inseguridad, pobreza etc, fuimos dejando que crecieran en lo personal y en lo público porque no atinamos a poner correctivos a tiempo?

¿Seguimos coincidiéndo? www.SoledadDurazo.com

@SoledadDurazo