La política que se viene: el run run sobre Astiazarán Gutiérrez para el Senado

2018-01-11 | Mario Rivas Hernández | Columna
6336435970_e82257563d_b

Rumbos/Mario Rivas Hernández

ME DESCONECTE DE TODO, ME AISLE del mundo. Apagué el celular durante horas, Me puse a cavilar. Reflexioné con mis cinco sentidos y no vi televisión.

Antes de tomar esta drástica decisión, había recibido toda suerte de mensajes, de whatsapps, de videos y fotografías.

Por fin, a eso de las tres de la tarde regresé al mundo. ¡Y ahí estaba la rumorología de nuevo!

—¿Ya sabes que puede haber sorpresas en las senadurías por parte del PRI?

—¿Cómo de qué?

—No te puedo decir.

—Dame una clave, un norte.

—Por el lado del que te imaginas.

Y me colgó.

“¿Del que me imagino?”, me pregunté. “¿Y qué es lo que me imagino con un demonio?”.

Yo no me imaginaba nada.

Otra llamada.

—Puede haber cambios en las senadurías. Sería una gran sorpresa.

—¿Cómo qué?

—¿Te acuerdas del personaje del que hablábamos hace días? Ese sería uno.

—¿El de la oficina, cuyo jefe dicen que será el coordinador de los diputados del PRI?

—Correcto.

Por este tenor discurrió toda la media tarde hasta que las primeras sombras de la noche se hicieron presentes. De muy poco me sirvieron mis cavilaciones. La grilla mata a razón. No sé qué tiene la política que todo lo transforma y a los individuos nos trastoca los sentidos. Es una vieja historia que he visto toda mi vida.

Antes de volverme a conectar con la realidad, había reflexionado sobre los políticos y cómo les han ido las cosas en el amanecer de este 2018.

A DAMIÁN ZAPEDA, dirigente nacional del PAN, JAVIER LOZANO lo tildó de pelele de RICARDO ANAYA y A DAVID GALVÁN, de lo mismo, pero de Damián Zepeda.

Es la cadena alimenticia del ser humano.

Reflexioné también sobre esos efímeros rocíos de gloria que recibieron ayer ALFONSO NAVARRETE PRIDA, designado Secretario de Gobernación; ROBERTO CAMPA CIFRIÁN, a la Secretaría del Trabajo y EVIEL PÉREZ MAGAÑA, a la Secretaría de Desarrollo Social.

Presumiblemente, estarán al frente de esas dependencias, los próximos casi once meses.

Algo es algo.

Pienso—en tiempo presente—que se abre el camino para que MIGUEL ÁNGEL OSORIO CHONG se convierta en el futuro Coordinador de los senadores del PRI.

¿Por qué es tan codiciada esta posición?

A bote pronto, se me ocurre pensar que porque una senaduría es de seis años y cubre todo el nuevo sexenio.

O sea, gane o pierda las elecciones presidenciales el PRI, quien llegue al senado se sentirá blindado en un escaño y podrá hacer política para su propio futuro.

En este contexto, al guaymense ANTONIO ASTIAZARÁN GUTIÉRREZ, le vendría como anillo al dedo una senaduría, considerando que Osorio Chong es su amigo y mentor y muy probablemente coordine a la fracción tricolor en la Cámara Alta.

—¿Por qué crees que Osorio será coordinador de los senadores del PRI?—me preguntan.

—Porque el Presidente Peña Nieto tiene esa facultad meta-constitucional para hacerlo y le conviene que uno de los suyos esté en esa posición para cuidarle las espaldas.

Y volví a las reflexiones. ¿Y los que han venido mencionándose, qué con ello?

Y concluí que siempre es bueno adelantarse a los hechos y mostrar de que se está hecho.

Los que han trabajado para ser tomados en cuenta, tienen derecho de ser reconocidos.

Pero a esta conclusión, le siguió otra reflexión: ¿Y los compromisos políticos? ¿Y los reacomodos? ¿Y la cuota de posiciones a la que según los cánones de la política tiene derecho el candidato presidencial?

Este es un ángulo que hay que analizar con calma.

¿Por qué?

Porque resulta que estamos ante una situación extraña al interior del PRI. JOSÉ ANTONIO MEADE no es un político de carrera sino un servidor público de carrera. Luego entonces, no tiene grupo político.

En esta tesitura, se infiere que sus amigos que sí tienen carrera política le recomendarán a sus cuates para los distintos cargos de elección popular o de representación proporcional en las dos cámaras.

¿Dónde se deciden o se decidieron las candidaturas federales?

¿Tienen su propia cuota los gobernadores o gobernadoras?

Se dice que sí o cuando menos tienen derecho de veto. Este tema ha sido siempre un enigma. Nadie sabe a ciencia cierta cuanto es el poder de decisión política de los gobernadores.

¿Se darían a conocer ayer, después de la entrega de esta columna, las precandidaturas federales? Y si así fue, ¿habría sorpresas como me lo comentó mi amigo?

Pues quién sabe. No lo sé en los momentos en que pergeño estos Rumbos.

Durante mi aislamiento mental, pensé en aquellos municipios donde los principales partidos ya tienen prácticamente amarrada la candidatura municipal.

Nogales, por ejemplo: el PRI irá con JORGE FERIG y el PAN—se dice—con el alcalde CUAUHTEMOC GALINDO DELGADO, que—se dice—buscará la reelección.

Y en Agua Prieta, donde VICENTE TERÁN URIBE está amarrado y aunque hay quienes sarcásticamente se preguntan con cual partido, yo no tengo ninguna duda que será con el PRI.

Este es un año esencialmente político. Grillo. Intenso. De riesgos. Y claroscuros.

Y tiene su propia herencia del anterior: Abelandia. La fiesta política por excelencia. Ahí coinciden, año tras año, pintos y colorados.

No todos los años Abelandia se satura. Hay fechas con más presencias que otras. Y las hay muy grillas, muy especiales.

La de este año, es una de estas últimas.

Es especial porque el tema principal, la comidilla del momento es y será el de la política electoral. Además, uno de los fundadores de Abelandia, el dueño del rancho, es uno de los aspirantes a la municipal de Cajeme.

¿Y el otro fundador de Abelandia, RICARDO BOURS?

Bueno, es auto-confeso aspirante a la Gubernatura de Sonora en el 2021.

Muchos invitados habituales a Abelandia, hacen planes con sus amigos de otras latitudes para verse en Abelandia y platicar relajadamente.

Por ejemplo, el columnista y TOÑO ASTIAZARÁN GUTIÉRREZ, quedaron ayer de platicar en Abelandia.

Como ya es del dominio público, este evento empieza el 19 y termina el 21 de enero.

Allá nos vemos, Dios mediante.

En fin.

Es todo.

Le abrazo.

mrivas@tribuna.com.mx