Dividir y dividir… el camino del tirano

2021-11-24 | Armando Vásquez A. | Columna Archivo Confidencial
6336435970_e82257563d_b

ESTUVIERON CON Amlo en Palacio Nacional, un grupo de empresarios que hace meses los etiquetaron como el consejo de asesores del presidente. Los citó Alfonso Romo.

Se juntaron en una comida Olegario Vázquez Aldir, de Grupo Ángeles; Ricardo Salinas Pliego, de TV Azteca; Bernardo Gómez, de Televisa, Germán Larrea de Grupo México, Carlos Hank González, de Grupo Financiero Banorte, Daniel Chávez Morán de Grupo Vidanta y Carlos Slim de Grupo Carso. https://bit.ly/3nM7JE8

Con gotero se conocerán poco a poco los temas, expresiones y opiniones que se vertieron entre esas cuatro paredes. Lo más seguro es que con la labia que le caracteriza, Amlo manejó la estrategia del favoritismo como herramienta de división, aunque la presencia del invitado haya sido una ilusión programática, pero basta con la presencia para que se les considere como parte del corral pejista.

Los otros grupos empresariales del país, los no favorecidos, tanto de Jalisco, Nuevo León y Estado de México, con seguridad vieron con un levantamiento de ceja esa reunión.

Y más por el contexto en el cual se realizó dicho evento:

1.- Todo comenzó hace dos semanas cuando un Amlo satisfecho con su vida envió un mensaje al mundo hablando de que se quite a los ricos para darle a los pobres al estilo de Robin Hood. Se sintió tan iluminado que empezaron a circular rumores de que un centenar de países del mundo le aplaudían, aclamaban y lo levantaban en hombros. Pero hubo representantes de Rusia y China que se le fueron a la yugular, pero no le importó por lo menos en ese momento.

2.- Hace cosa de cinco o seis días, en la reunión con los presidentes de EU y Canadá –Biden y Trudeau--, Amlo utilizó la estrategia de mercadotecnia política siemprera, de decirle a la gente lo que quiera oír, de allí que despotricó contra China, además se la debían, “tengan, para que aprendan”.

También buscó brillar intensamente y su ego se fue a las nubes al recibir las alabanzas de los dos representantes de dichos países por sus programas propuestos para combatir la inmigración mediante el programa sembrando vida y de alejar de México a los militares gringos que le quieren echar el guante a los jefes de carteles.

Eso sí, Amlo ni cuenta se dio que horas antes de esa reunión, Biden firmó una ley de intervención contra aquellos países que les ataquen a algún agente. https://bit.ly/3kPjszI

Y lo más chistoso de todo, Biden se alejó de esa reunión con una banderilla al decir que lo iban a operar de una colonoscopia https://bit.ly/3nLdZMf y dejó a la vicepresidenta Kamala Harris para que despidiera sobre todo a Amlo. Como que no quería hablar con él y prefirió esa justificación pues la prensa de Estados Unidos, ¿usted cree que no tendría conocimiento de dicha intervención médica meses antes de que ocurriera?, por favor.

3.- Entonces, teníamos a Amlo en la estratosfera con su egoteca llena de salutaciones y su egocentrismo como bocio. Así se regresó a México. Las palabras del general Saldívar y su alianza con la 4T terminaron de generarle catarsis diabética con tanta miel que le sirvieron.

4.- Solamente así se explica que se haya aventado ese decreto que lo convierte en el rey de las decisiones de la construcción de obras y no dar explicaciones, ni justificaciones, alegando que están implicadas en la seguridad nacional. Es decir, le echarán tierrita para que no se conozcan ni montos, ni avances, ni responsables en caso de desastres.

O como lo señalara en su columna Verónica Amlo: Lo que hace es sustituir el contrato social por su persona, por el individuo; su locura es ahora ‘el todo’ de una nación. https://bit.ly/3oUia7U

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) prepara una controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en torno a este decreto que abrirá una puerta más de ese tipo de luchas chismosas que tanto gustan al preciso. https://bit.ly/3cJIR9y

5.- El protagonismo de Amlo logró borrar de los medios informativos y redes sociales noticias poco agraciadas como el hecho de que para marzo del 22 llegaremos a los 500 mil muertos por Covid. También desfocalizó a su candidata Claudia Sheinbaum cuya figura aparece publicada en la revista semanal del influyente medio periodístico español, El País y cuyas justificaciones por parte de la preferida no fueron satisfactorias para los criticones.

A su vez desdibujó y retiró como tema de las mañaneras el caso de la corrupción en el Ejército Mexicano a cuyos cabecillas muestran como una camarilla de bribones que utilizaron 250 empresas fantasma para desviar 2 mil millones de pesos entre 2013 y 2019. https://bit.ly/3cJIR9y

Más acá, el jueves pasado, en su programa Latinus, Carlos Loret de Mola publicó a su vez las transas cometidas por los militares en el proyecto de Santa Lucía y con nombres de personas físicas y morales, puso al descubierto la malversación delictiva por más de 70 millones de pesos. https://bit.ly/3FLzlzs

Amlo, con su decreto, quiere salvar el pellejo de aquellos generales –sobre todo al titular de la Sedena--, a quienes introdujo a la bolsa de complicidades y que ahora no les queda de otra más que alegar que la mejor transformación del país es la que encabeza el presidente de la República.

Conclusión: ¿qué sigue para seguir teniendo el control total?, ¿acaso hacerse de la dirección del Banco de México (que se supone es autónomo), para imprimir billetes con el riesgo de irnos al palo de gallinero que está más abajo?, ¿o bien, seguir permitiendo el blanqueo de dólares como actualmente lo hace justificando que son divisas de los migrantes mexicanos que envían su dinero a sus familias de este lado?

Cuenta pues con todas las características de los tiranos bananeros: iluminado, levita, popularidad, y un gran etcétera, lo único que le detiene es Lorenzo Córdova y su INE, pero ya casi logra su objetivo de mandar “al diablo las instituciones”.

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 35 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de “CEO”, Consultoría Especializada en Organizaciones…

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304