Irracional obcecación

2020-07-26 | Samuel Valenzuela | Columna
6336435970_e82257563d_b

ENTRETELONES, POR SAMUEL VALENZUELA

Contra toda lógica y elemental sentido común, el presidente Andrés Manuel López Obrador insiste en que no hay evidencia científica que diga que el uso de cubre boca reduce los riesgos de contagiar o ser contagiado por el Covid-19 y por eso no lo usa.

Incluso, deriva responsabilidades al secretario de Salud Jorge Alcocer Varela y al subsecretario, Hugo López Gatell, quienes le han recomendado no usar esa protección por resultar innecesaria, en un contexto de irracionalidades que contrastan con lo que dicen organismos internacionales, científicos de renombre mundial y prácticas comunes en los distintos países, incluido México, frente a la brutal embestida del Coronavirus.

Despreciable la posición del presidente en contra del uso de dicha protección y para colmo, la publicite en cualquier foro, en abierto sabotaje en contra de una estrategia sanitaria que a nivel mundial ha demostrado su efectividad para mitigar la expansión del virus y que como tal se promueve de forma intensiva en todo el país.

Alcocer Varela y López Gatell deben una explicación a los mexicanos sobre la veracidad o falsedad de la aseveración de su jefe, ya que va a contracorriente de elementales estrategias sanitarias que se implementan a nivel mundial para el tratamiento de enfermedades transmisibles.

Muy avanzada luce la demencia senil del presidente cuando México está por rebasar el umbral de los 400 mil contagios y los 50 mil decesos a causa del Covid-19, perspectiva que lo debería motivar a sumarse a cualquier medida que permita salvaguardar la salud y la vida de la gente o al menos no sabotear los esfuerzos de quienes sí tienen esa divisa.

Resulta inexplicable que López Obrador utilice su presunto liderazgo para causar daño, aunque afortunadamente se ha impuesto el sentido común en sectores de la sociedad mexicana, además que abundan liderazgos sociales que por no padecer de taras mentales, promueven el uso del cubre boca y afortunadamente encuentran buen eco a sus convocatorias.

Como sea, sabe cuántas muertes y contagios cause la irresponsable e irracional obcecación del presidente, ya que no hay que olvidar la existencia de esa bola de ignorantes que creen a pie juntillas lo que dice su mesías y están atentos para seguir sus ejemplos.

Este nuevo diferendo de López Obrador con la realidad, nos lleva a reconocer que contrario a lo que pensábamos, es más pendejo que el de Estados Unidos, Donald Trump, quien de aguerrido opositor al uso de cubre boca, desde hace días reconoció su utilidad para combatir la pandemia y la usa.

Yaquis acuerdan levantar bloqueo

Ya veremos hasta cuando López Obrador asume una actitud responsable y solidaria, pero por lo pronto sigue la línea de conducta negligente a lo largo de la crisis sanitaria, que ahora lo trae en giras por regiones del país, con el fin de evaluar avances de sus proyectos, como es el caso del tren transístmico este fin de semana, obra de casi 200 kilómetros, que a ocho meses de iniciada registra un ridículo avance de 11 kilómetros.

Se supone que el próximo fin de semana viene a Ciudad Obregón, en donde al menos ya no tendrá que lidiar con el bloqueo de la carretera federal, luego que líderes de las comunidades yaquis de Loma de Guamúchil y Cócorit aceptaron sentarse de nuevo en mesa de negociación trabajada por la gobernadora Claudia Pavlovich con la concurrencia de una media docena de dependencias federales.

De esa forma concluyeron un par de semanas de un verdadero caos sobre la carretera internacional por el bloqueo de la etnia a la altura del Danzante Yaqui y encarecer condiciones de pago para viajeros en Vicam y esporádicamente en el entronque a Potam, con el agregado de la rebelión de transportistas en contra de las tácticas recaudatorias del ayuntamiento de Cajeme para obligarlos a usar el libramiento.

Como se sabe, esa movilización fue detonada por el anuncio de reiniciar la construcción de la obra complementaria del Acueducto El Novillo antes denominada Ramal Norte y rebautizada por la actual administración municipal de Hermosillo como Acuaférico, sumándose denuncias penales de TELMEX por presuntos daños a su línea de fibra óptica y a exigencias ancestrales de la etnia que exigen beneficios por el derecho de paso de diversa infraestructura federal.

Además, está el incumplimiento de diversos compromisos presidenciales respecto a un programa de dignificación de vivienda y la introducción de servicios públicos a comunidades de los ocho pueblos, que se supone se reactivarán con la visita de López Obrador.

En la transitoria solución al bloqueo carretero hubo una participación multifactorial donde hicieron su parte integrantes de la Legislatura Estatal al mandar a la congeladora la solicitud de financiamiento privado para construir el acuaférico; el decidido rechazo a tal infraestructura de dirigentes de productores y del alcalde de Cajeme, Sergio Pablo Mariscal, la capacidad de negociación y de convencimiento de la gobernadora; el tejido fino del secretario de gobierno, Miguel Ernesto Pompa Corella y la disposición de dependencias federales de poner su parte.

A fines de octubre pasado el presidente vino a repartir atole con el dedo a liderazgos de la etnia y hasta firmó en Pótam Plan de Justicia de la Tribu Yaqui, que se suponía sería la vía para encontrar por la vía de la conciliación y el diálogo, soluciones y respuestas que atiendan su rezago histórico. Pero como tradicionalmente ocurre, todo quedó en demagogia y hasta en nuevos amagos de perjudicar a la etnia.

Por lo pronto, desde el sábado se levantaron los bloqueos sobre la carretera federal 15 y la vía del ferrocarril, quedando sólo guardias hasta que se realice otra mesa de negociación, quedando sólo en operación el cobro de peaje que desde hace años se aplica en Vicam contra viajeros.

Pues a ver qué deja la visita presidencial para dar vías de solución a esa interminable problemática exclusivamente de orden federal, aunque aprovechando el raite también debería entrarle a la creciente inseguridad por los frecuentes enfrentamientos de bandas del crimen organizado, que también es de orden federal, ante la evidente incapacidad de su secretario, Alfonso Durazo Montaño.

Por cierto, vaya qué mal le ha ido en los últimos días al publicitado inminente candidato de MORENA al Gobierno de Sonora, con desmentidos que lo han exhibido como un ignorante de lo que ocurre en el área de su responsabilidad y con reprimendas públicas del mismo presidente, demostrándose una vez más que una cosa es combatir con efectividad el crimen de alto impacto y otra hacer tarjetitas informativas, discursos y cartas de renuncia.

La incompetencia en el gobierno está resultando muy cara en términos de vidas humanas, ya que la de Durazo y la del encargado de enfrentar la pandemia, ya arroja alrededor de 100 mil muertos y todo indica que esa cifra podría doblarse en los siguientes meses.

Al menos en Sonora los delitos patrimoniales registran una baja significativa y si bien tales estadísticas no son tan ruidosas como las balaceras entre bandas del narco, en lo que va de este año, disminuyeron los robos a casa habitación, comercios y de vehículos, en el marco de estrategias de inteligencia, uso de tecnologías, y más ef4ectiva coordinación entre policías municipales y la Secretaría de Seguridad Pública del Estado.

El titular de Seguridad estatal, David Anaya Cooley dio a conocer que en relación al delito de robo a casa habitación, la media mensual durante el año 2018 era de mil 644; en 2019, bajó a mil 350 y este 2020 disminuyó a 958, en tanto que al delito de robo a comercio, muestra una tendencia a la baja al registrar una media mensual de 570, mientras que en 2018 y 2019 fue de 768 y 640, respectivamente.

La gobernadora entrega obra vial en Hermosillo

El robo a persona registró en el año 2018 una media mensual de 585, durante 2019 fue de 513 y este año disminuyó a 372, mientras que en el robo de vehículos, este año la media mensual se mantiene en 336 incidentes, mientras que en el 2018 fue de 577 y en 2019 de 404.

Pues la gobernadora ya más o menos acomodó su agenda a las condiciones de la pandemia, toda vez que es creciente su actividad pública guardando todos los protocolos sanitarios, como cuando en Ciudad Obregón realizó recorrido de supervisión junto a Zoé Robledo por el módulo Hospitalario del IMSS para pacientes Covid-19 de esa región de Sonora.

Días antes había inaugurado las obras de rehabilitación del bulevar Ganaderos en Hermosillo y este domingo tocó ese banderazo a las obras para rehabilitar el bulevar Vildósola, en el marco del programa de inversiones de su gobierno para atender las principales vialidades de diversos municipios de la entidad que están a cargo de la SIDUR y de su titular Ricardo Martínez Terrazas.