Cerca de su ocaso, Porfirio Muñoz Ledo deja como legado un duro reproche a su amigo AMLO.

2020-01-27 | Mario Rivas Hernández | Columna
6336435970_e82257563d_b

Rumbos/Mario Rivas Hernández

LA PROFUSIÓN CON LA QUE circulan los temas relacionados con el poder político del país, hacen qué los comunicadores nos enredemos con los temas.

Hace unos días en el Congreso de la Unión, PORFIRIO MUÑOZ LEDO pidió permiso para hacer uso de la palabra durante la comparecencia de la Presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Los legisladores de su partido Morena, le negarían el permiso de hablar. Quien fuera Presidente de la Cámara de Diputados, abandonó el recinto y, a la salida, en la explanada, fue abordado por los periodistas.

Allí dijo algo que deberá quedar registrado en la lista de las grandes declaraciones.

Sin embargo, por ese sobre calentamiento de los temas políticos emanados del poder, casi se nos va de las manos.

Gracias a las redes sociales, el tema fue rescatado y revisado para su debido análisis y dejarlo para los anales de la historia.

Textual: “Nada le puede quitar o dar a un hombre que está más cerca de ver cómo se pierde en la mentira y en el autoritarismo el sueño de una transformación de México. Hoy puedo decir que hemos dado un salto hacia atrás de 30 o 40 años, y lo puedo decir porque lo viví. Yo no me voy de Morena, Morena se sale de mi corazón”.

Pues sí, para la historia el testimonio de un mexicano que ha escrito los más importantes episodios del México contemporáneo.

Nadie, como él, con tanta autoridad moral para decirle a su amigo Andrés, lo que dijo.

Él sabe, mejor que nadie, que el veto que le fue impuesto en el Congreso para evitar que exhibiera la ignorancia de la nueva Presidenta de la CNDH, no se lo impusieron los Diputados, lo suscribió, con todo el autoritarismo de que es capaz ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR, y con ello sepultó una amistad que al propio AMLO le dio más prestigio que a Porfirio.

Yo nunca eh tenido dudas de que López Obrador no sabe honrar el principio de la amistad. Su obsesión es muy personal y fuera de eso, no importa nada.

Muñoz Ledo tiene razón; él vivió el régimen autoritario del sexenio echeverriano. Humildemente lo digo: desde la modestia de mi condición de ciudadano común, yo también lo viví.

Fui un testigo obligado por las circunstancias y los tiempos, de un México de un solo hombre.

Y eso fue lo que Porfirio Muñoz Ledo vio en la actitud de la bancada de Morena cuando le fue negado el permiso para hacer uso de la voz.

Aquí ya lo he comentado con usted: yo conocí a PORFIRIO MUÑOZ LEDO hace 15 años. Era Secretario de Gobierno BULMARO PACHECO MORENO, en la administración de EDUARDO BOURS CASTELO. La invitación me conturbó, lo confieso. Porfirio es un político al que le he seguido los pasos desde que era Secretario del Trabajo con Echeverría. Luego fue Presidente nacional del PRI, y con JOSE LOPEZ PORTILLO fue Secretario de Educación Pública y ya en tiempos de MIGUEL DE LA MADRID fue Embajador en la ONU.

Como periodista de provincia, le admiré, pero también le critiqué. Fue -- y lo sigue siendo -- un político de claroscuros. Por más que no me gusta involucrarme en la vida personal de las figuras públicas, no separo su estilo de vida personal de PML de su perfil de político, del poder y de servidor público.

Por eso cuando estuve frente a él, no pude evitar sentirme un tanto confundido. “¿Lo uno o lo otro?”, me preguntaba.

Opté por la figura pública, por el hombre culto, por el político sabio.

Aquella noche en Los Arbolitos de Hermosillo, estábamos en la mesa, además de Porfirio y de Bulmaro, el historiador IGNACIO LAGARDA LAGARDA, el escritor CARLOS MONCADA OCHOA, la señora de Bulmaro y la Secretaria de PML.

Fue una charla vital, muy interesante, muy honesta y muy claridosa. Fue la mesa de las ideas en la que el talento de Muñoz Ledo brilló por todo lo alto.

En ese entonces, Porfirio andaba cerca de los setenta. Aún gustaba de la bohemia y de los romances juveniles, inclinación que nadie cuestionó precisamente por tratarse de un asunto estrictamente personal.

Estábamos allí para abrevar de su cultura y de su experiencia en la vida política de México. No estábamos para ser censores de la moral de otros. Además, ¿quiénes diablos éramos nosotros para criticar la vida de los demás?

Alguno de la mesa, quiso ser demasiado crítico con él. No me gustó eso, era una oportunidad de platicar con una luminaria de la política y no era cosa de desaprovechar la oportunidad.

Me cae.

Yo preferí abordad temas más específicos, como el de la autoría de La Carta de los Derechos y Deberes entre los hombres y los pueblos, -- o algo así – qué LUIS ECHEVERRIA pretendía convertir en su pasaporte para alcanzar la Secretaría General de las Naciones Unidas.

Se rumoraba que Porfirio era el cerebro de todo esto ya que era quién le había metido en la cabeza al Presidente la idea de obtener el Premio Nobel de la Paz o, ya de perdida, la Secretaría General de la ONU.

Finalmente, no fue ni la ONU ni lo otro y Muñoz Ledo se quedó chiflando en la loma con su aspiración de ser el sucesor de LEA en la Presidencia.

En esos meses, analistas de izquierda solían escribir opiniones que iban de la radicalización de la política mexicana hasta la afirmación de que Echeverría desconfiaba de PML.

Es posible qué esto último fuera cierto.

Como sea, Muñoz Ledo se presenta como un hombre “más cerca de la muerte”, deja como legado un serio reproche a su amigo López Obrador.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

DEJEME DECIRLO: AYER CIRCULO ya por la tarde la triste noticia de que GUSTAVO RENERO DE LA TEJERA, hijo de mi entrañable amigo LUIS RAFAEL RENERO AMPARAN y su esposa MARIA DE LOS ANGELES DE LA TEJERA, falleció en un hospital de Guadalajara, donde hoy será cremado, previa misa de cuerpo presente….

Gustavito, como solíamos llamarlo, deja un profundo espacio en el corazón de quienes lo conocieron y sumidos en un gran dolor a sus padres que tanto le amaron y que hoy requieren del consuelo de la fe y de sus convicciones religiosas….

Amigos tan cercanos a la familia Renero – De la Tejera, como JULIAN LUZANILLA, su esposa GELY; como ARTURO OLIVARES y su ADELITA de toda la vida; como EMILIO TORRES y familia, como la familia MASS, como LUIS HUMBERTO MEZA LOPEZ y señora y como este columnista, nos hemos comunicado vía telefónica con Rafa, a quien le expresamos nuestra solidaridad y nuestra gran pena por no haber podido acompañarlo en este duro trance….

Julián no pudo cancelar un viaje al Estado de Washington, a una reunión con temas agropecuarias entre senadores mexicanos y de EU, en representación de BEATRIZ PAREDES RANGEL, quien por motivos de recargamiento de chamba en el Senado no pudo asistir….

Ayer mismo se comunicó con su amigo y compadre y le explicó su circunstancia….

MIENTRAS TANTO, EL CENECISTA de viejo cuño, EDUARDO (Chito) ZAMORA, se dejó ver en una reunión política – priista, en Cajeme, donde estuvieron RICARDO BARROSO y VICTOR HUGO CELAYA CELAYA….

Barroso fue Senador en la anterior legislatura y Celaya, bueno, usted ya lo conoce, es de Atil y tampoco, como ARNOLDO ESQUER, “se recargaba” ….

Y POR ULTIMO, ME CUENTAN que OSCAR ROMO y BULMARO PACHECO estuvieron muy inspirados en la entrevista que le hicieron a RICARDO BOURS CASTELO….

Yo no tuve la oportunidad de ver la entrevista, pero estoy cierto que es verdad lo que se cuenta, pues el propio Bulmaro expresó, conmigo, el buen ambiente que reina en la fiesta política de Abelandia….

Las cosas como son….

Es todo.

Le abrazo.