2020 año de definiciones

2020-01-13 | Rafael Cano Franco | Columna El Juglar de la Red
6336435970_e82257563d_b

El Juglar de la Red

Por Rafael Cano Franco

Los pasados trece meses del gobierno de Andrés Manuel López Obrador ciertamente no fueron nada de lo que esperaba y menos cerca estuvieron de cumplir todos los ofrecimientos de campaña, en todo caso se acercaron más al fracaso que al éxito.

El 2019 marcó claramente el estilo de gobierno de la 4T: impositiva, centralista, controladora, cerrada a escuchar la opinión pública y marcadamente con un exagerado culto a la personalidad del líder.

Pero igualmente quedó claro que en México hay opositores, pero no existe oposición organizada, eso significa que los contrapesos desaparecen, sea por un avasallamiento de la figura presidencial, sea por complicidad o por temor a represalias; lo cierto es que la 4T está sola en el escenario y nada ni nadie se le interpone.

Sin embargo, todo ese poder ha resultado inútil para detonar crecimiento, generar empleos y solidificar las instituciones; lo que sucedió es en derrumbe de instituciones y un control que el Ejecutivo ejerce sobre instituciones claves.

Por eso, el gran reto ahora es definir lo conveniente al país: regresar a un sistema cerrado de gobierno o, por otro, retomar el camino de las libertadas amplias, de las instituciones fuertes y del estado gobernante antes que administrador.

El año 2000, tras la elección de Vicente Fox, los mexicanos determinamos movernos de un sistema de gobierno presidencialista, centralista, corrupto a uno donde los contrapesos institucionales frenaran las intenciones del gobernante para ejercer un amplio dominio en es espectro de la administración pública, aunque los mecanismos dejaron casi intacto el problema de corrupción.

Dos décadas después, lo que ahora presenciamos es precisamente un regreso al pasado. Y no se trata de que sea un sistema híbrido, donde figuras de todos los partidos políticos confluyen; lo que llama la atención es que su principal promotor, el presidente López Obrador es un personaje que quedó anclado en la última década del siglo pasado, es decir es un ferviente admirador de los sistemas cerrados, sean estos los cubanos, soviéticos o el mexicano impuesto por el PRI y justamente así gobierna.

Ahora bien, los mexicanos, en término de pueblo, tenemos una inclinación marcada al caudillismo, nos gustan las figuras de personajes que asumen el control de todo porque en ellos descansamos de la toma de decisiones y eso hace menos complicada la vida; con dinero suficiente en la bolsa para paliar las necesidades mínimas y obtenido bajo la ley del menor esfuerzo estamos conformes.

Sin embargo, cuando el Caudillo falla –lo cual es una recurrencia—entonces lo defenestramos y tendemos a desecharlo; de gran figura popular se convierte en el villano al que todos lapidan y sus fallas se maximizan para demostrar lo errado de sus decisiones.

La 4T todavía se mueve en la ingenuidad de que tiene 30 millones de seguidores que la respaldan con su voto; no es cierto, las derrotas electorales en Durango, Yucatán y Guanajuato a menos de un año de gobierno de López Obrador mostró su vulnerabilidad y la poca cohesión que tienen como movimiento político, pero lo más graves es que no acaba de constituirse como un partido político.

La definición que debemos asumir los mexicanos este 2020, no estriba en asuntos particulares tan importantes como ceder el control del INE al gobierno federal; en realidad lo que debemos decidir es si seguimos con un cambio al pasado, retornando al sistema cerrado de gobierno o si retomamos el rumbo de los sistemas abiertos, con instituciones fuertes, sólidas y libres; que sin prejuicio del partido que gobierne, permitan conservar el rumbo del crecimiento, el desarrollo y la generación de verdaderas oportunidades para acelerar la movilidad social.

Obviamente no es una decisión del gobierno de la 4T, ellos están convencidos que vamos por el camino correcto, a pesar de los indicadores que marcan lo contrario; el tema lo debe definir la sociedad porque sin una oposición política organizada, con partidos políticos atomizados o mimetizados con la 4T, es simplemente imposible definir el auténtico rumbo de México.

El asunto básico es determinar si entre la sociedad podrán surgir esas figuras que puedan comunicarle al pueblo lo negativo de seguir por el rumbo actual, movilizarlo hacia el cambio con rumbo y hacerlo reaccionar en las urnas el 2021.

Tips cortitos pa´no enfadar:

1.- En el Ayuntamiento de Hermosillo saben de la importancia que representa cumplir a los hermosillenses; la alcaldesa Celida López Cárdenas, luego de un año de gobierno muy complicado tiene claro que quienes creía sus aliados políticos –como las dos diputadas federales—no lo son.

También enfrenta una seria oposición en el cabildo encabezada por dos regidores de Morena que se han convertido en una piedrota en el zapato, ante ese escenario la única fórmula es rescatar vialidades en Hermosillo, tornar a un buen stock de servicios públicos y ser muy proactiva en su accionar ciudadano.

Dinero no tiene para pavimentar y resolver el caos vial; por eso la importancia de buscar nuevos aliados, establecer nuevos mecanismos de vinculación social; pero en particular entender que su figura como alcaldesa la vuelve harto vulnerable y por tanto la convierte en “el rival más débil”.

2.- Los diputados de Morena en el Congreso del Estado han asumido que es mejor parecer “chamaqueados”, por decirlo de manera amistosa, en lo referente a la aprobación presupuestal y la solicitud de un crédito para el gobierno del Estado, antes que reconocer fueron alcanzados por un “cañonazo” gubernamental.

Siempre es mejor parecer ingenuo que corrupto.

El asunto es que cualquier sea el motivo del sentido de su voto, el argumento de una oposición inteligente y una mayoría dominante ya quedó en el olvido; ahora dependerá de si los órganos de su partido, Morena, realmente tiene control y puede explicar a sus militantes las razones del voto emitido.

3.- Con cara de preocupación y dolor, muy a lo “La Rosa de Guadalupe”, llegaron hasta “La Mora”, municipio de Bavispe, la diputada Lorenia Valle y el senador Arturo Bours, querían hacer uso del micrófono y con ello “colgarse” del evento donde el presidente López Obrador ofreció capturar a los criminales que mataron seis niños y tres mujeres de la familia Lebarón.

Para desgracia de la diputada federal y del Senador, fueron parados en seco por la familia Lebaron y les negaron el uso de la voz, particularmente bajo el argumento de que ellos poco o nada pueden aportar al caso.

Se quedaron con las ganas, pues.

4.- La que se aventó varias horas de viaje carretero con el presidente López Obrador fue la gobernadora Claudia Pavlovich, quien muy a su estilo le hizo una serie de peticiones sobre algunos problemas muy sentidos de diversos municipios.

Pavlovich Arellano solicitó mil millones de pesos como aportación extraordinaria para recarpeteo en 13 municipios; le recordó lo del subsidio de invierno para ayuntamientos donde el frío se deja sentir con fuerza; asimismo pidió apoyos para la carretera Agua Prieta-Bavispe.

Y como tema muy sensible a la región fronteriza solicitó la construcción de una clínica del IMSS para Agua Prieta, esta última solicitud al parecer cayó en tierra fértil y el presidente López Obrador estableció ese tema como un compromiso; ahora vamos a esperar que se cumpla.

Otros Juglares

--“Quiero pedirle presidente, la Unidad Médica Familiar del IMSS, ya el Ayuntamiento donó el terreno, ya lo donaron, y nosotros podemos hacer la obra de infraestructura, pero hace falta la construcción de su unidad médica, hay mucho derechohabiente aquí del IMSS, y realmente lo requieren presidente, por favor, es gente muy muy necesitada que realmente hace mucho está esperando esa clínica, esa unidad familiar ojalá pueda hacerse lo más rápido posible”.

Planteamiento hecho por la gobernadora Claudia Pavlovich al presidente Andrés Manuel López Obrador donde estableció el compromiso de que el Gobierno de Sonora se compromete a llevar a cabo las obras de infraestructura necesarias, el Ayuntamiento de Agua Prieta donará el terreno y el gobierno federal concretaría este año la construcción de una Unidad de Medicina Familiar del IMSS.

Gracias por su atención, hasta el martes si Dios quiere. ¡¡¡Salud!!!

Nos puede seguir en Twitter en @CanoFrancoR.