6336435970_e82257563d_b

Meade no levanta ni un suspiro en una noche de verano

2018-03-12 | Feliciano J. Espriella | Sección: Te Recomendamos

OLOR A DINERO

Por: Feliciano J. Espriella

Eso no lo digo yo, se lo dijo Pedro Ferriz de Con a Ciro Gómez Leyva el pasado viernes en su programa radiofónico Ciro Gómez Leyva por la mañana, el de mayor auditorio a nivel nacional.

En una entrevista telefónica, el periodista y frustrado aspirante a contender como independiente por la Presidencia de la República, le comentó a Gómez Leyva su teoría sobre el suspenso que está generando el INE alrededor de las candidaturas independientes.

Se refería obviamente a los absurdos y contradictorios comunicados que el mal llamada árbitro electoral les dirigiera la semana pasada a los candidatos independientes que lograron pasar el filtro de las firmas.

Primero les notifica que cumplieron con el requisito y pueden registrar sus candidaturas, pero enseguida les informa que será hasta el 29 de marzo cuando aprobará quién o quiénes serán los candidatos independientes que podrán contender por la Presidencia de la República.

Según Ferriz de Con, diferir la resolución hasta un día antes de que inicien la contienda electoral, deja en la indefensión a cualquiera de los candidatos que fuera rechazado, y allí, afirma el periodista, está la trampa urdida por el PRI en contubernio con el INE para favorecer a su candidato.

El propósito según el periodista, es dejar como candidata independiente única a Margarita Zavala, pues consideran que con esa estrategia, la ex primera dama atraería a una buena cantidad de los votantes panistas, con lo cual las preferencias del voto a favor de Anaya se reducirían, y se levantaría Meade.

A eso se refirió cuando dijo que “Meade no levanta ni un suspiro en una noche de verano”. De primavera u otoño diríamos en Sonora, pero al parecer en este sentido no anda muy errado, según se aprecia en la gran mayoría de las encuestas levantadas en las últimas semanas.

Como lo presupuse, López Obrador no aceptará debatir

El pasado 26 de febrero, cuando el INE comunicó que no podría haber debates en el lapso de las intercampañas y el candidato priísta se pronunció en contra, publiqué en este mismo espacio lo siguiente:

Sin embargo, ahora que inició el período de las “intercampañas” y el árbitro electoral, a consulta expresa sobre el tema, se pronunció en contra de los debates en dicho lapso. El PRI y su candidato José Antonio Meade se inconformaron.

Si se llegaran a admitir los reclamos y dar marcha atrás en la prohibición, ¿quién sería el intrépido que convencería a López Obrador de participar en ellos?, habida cuenta de que es a él a quién evidentemente quieren bajar de la silla. Que se autoricen es una cosa, pero que los candidatos participen es otra muy diferente.

Pues bien, mal tardó el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, mejor conocido como el Trife, en revocar el acuerdo emitido por el INE, que López Obrador anunciar que no participará en más debates que los tres que organizará dicho instituto.

¿Qué pasará? Obviamente tratarán de exhibir a López Obrador como medroso, pero dudo que fuera de ello logren algo más. Ni siquiera creo que puedan alterar las preferencias electorales en contra del candidato de Morena a quien obuses de mucho más peso que le han lanzado le han hecho lo que el viento a Juárez.

¿Pero qué pasará si Ricardo Anaya batea la recta y acepta debatir con Meade y los independientes y lo reta? El candidato priísta estaría en una verdadera encrucijada que podría acabar de hundirlo ante el electorado.

Si se reúsa argumentando la ausencia de López Obrador estaría demostrando que su único propósito era pegarle al puntero, lo cual podría restarle simpatizantes.

Pero si llegara a aceptar me parece que correría mucho más peligro, habida cuenta de que Anaya es un excelente debatiente y él, en sus intervenciones como candidato ha sido muy poco convincente y evidentemente tiene problemas para expresar ideas que no hayan sido previamente concebidas.

En fin, en breve veremos qué pasa.

Por hoy fue todo. Gracias por su tolerancia y hasta la próxima.