Transformación del transporte urbano va en serio

2019-02-11 | Sonora Hoy | Columna
6336435970_e82257563d_b

Nido de víboras

SSSSSSSS… Sin duda alguna, sí que va en serio la determinación de la Gobernadora Claudia Pavlovich de transformar a fondo, de una vez por todas, sin simulaciones como lo hicieron todos los ex mandatarios, el pésimo servicio de transporte urbano que padece Hermosillo, para que se preste un servido digno, de calidad y acorde a los nuevos tiempos.

El pasado viernes en conferencia de prensa, Carlos Morales Buelna titular de la Dirección General del Transporte, dio a conocer que se inició con el proceso de modernización y transformación en la movilidad de los ciudadanos, el cual consiste en una convocatoria cuyos términos permitirán que de manera abierta y transparente, se inscriban las personas físicas o morales que garanticen las condiciones necesarias para lograr la modernización de este sistema.

Es en verdad histórico el esfuerzo de esta administración estatal encaminado a que se otorgue el servicio de movilidad en camiones nuevos, totalmente refrigerados, limpios, con un sistema de cobro moderno, con transparencia en los recursos, y con más unidades en circulación para reducir tiempos de espera.

Esta convocatoria está dirigida a las personas tanto físicas como morales con experiencia, que cuenten con interés y capacidad legal, administrativa, técnica y financiera, para transformar el servicio y brindarle así, a la ciudadanía el servicio de transporte que merece y que está estipulado por ley.

Los participantes deberán acreditar capacidad financiera para integrar de manera inmediata 50 unidades vehiculares nuevas a la operación del servicio, y presentar además un programa de incorporación de 200 unidades nuevas adicionales con definición de sus plazos de integración al servicio, según el Plan Operativo.

O sea, esto no es más ya el jueguito perverso aquel de los concesionarios que sólo se embolsaban el dinero sin invertir en estado físico de sus unidades ni en la calidad del servicio que prestaban.

De quienes presenten sus propuestas, se evaluará el diseño y propuesta tanto de sistemas de cobro con infraestructura tecnológica, establecimiento de un sistema de servicio que garantice la limpieza diaria y constante de los interiores y exteriores de las unidades, instalación de aire acondicionado en todas las unidades que deberán operar con los equipos encendidos y en correcto funcionamiento durante todo el periodo comprendido del 1 de mayo al 30 de septiembre de cada año, entre otras especificaciones.

O sea, que el que quiera seguir con ese negocito de explotar sus concesiones de transporte urbano, o lo hacen con camiones nuevos o quedan fuera de la jugada. Tan sencillo como eso.

Muchos tendrán que decirle adiós a los tiempos en que un gobernante volteaba para otro lado y “dejaba hacer, dejaba pasar” a la mafia del transporte, que a placer agarraba el dinero mientras traía a los usuarios –y todavía lo hacen- por la calle de la amargura con pésimo servicio y chatarras sobre ruedas. Échele un vistazo a los camiones de la Ruta 11, por citar un ejemplo.

Todo este movimiento tiene un marco legal que no permitirá triquiñuelas de parte de ninguna empresa o firma que encubierta quiera pasarse de lista y volver a lo mismo en unos cuantos meses. Eso se acabó.

Resultó al final del cuento que la Gobernadora Pavlovich sí tuvo los arrojos suficientes para tomar ese “toro por los cuernos”, los que construyeron un imperio con el abuso al usuario, asustando al Gobierno con el petate del muerto de la paralización total y esas paparruchas.

Ahora los paralizados son ellos, que no les queda otra que “aclimatarse” a la nueva política del transporte de la Gobernadora Claudia Pavlovich.

O la opción que sigue de aclimatarse.

Los interesados en participar en el procedimiento de otorgamiento de la o las concesiones requeridas para implementar y operar un modelo de transporte óptimo y eficiente en la capital sonorense podrán registrarse en la convocatoria que será publicada a partir del 12 de febrero en el Boletín Oficial, y la cual estará disponible durante 15 días hábiles.

SSSSSSSS… El Guillermo Padrés que regresó a Sonora el Día de La Candelaria es el mismo que llegó al Gobierno del Estado en 2009; el mismo arrogante y despótico mandatario que utilizó el poder para generar caos y sembrar el encono entre los sonorenses.

Y mientras su administración heredaba a las arcas estatales el desfalco financiero más grande de la historia de Sonora, él y su grupo como por arte de magia resolvieron sus problemas financieros de por vida y por varias generaciones. Sobran los ejemplos de miserables convertidos en flamantes ricos se pueden contar entre sus funcionarios

El ex gobernador siempre supo que la iba a librar al final del camino y que no habría Ley ni voluntad política alguna que lo refundiera por varios años en la cárcel por sus trapacerías.

Y ahí está la prueba: En libertad seguirá sus procesos por lavado de dinero y por defraudación fiscal, y lo que es peor, a punto de ser exonerado. Es cuestión de tiempo.

Por eso sus desplantes amenazantes en el audio que despertó la indignación de la sociedad sonorense, lo mismo que las fanfarrias de un puñado de fieles a su llegada en el Aeropuerto de Hermosillo.

Poco a poco a los sonorenses nos queda claro que Guillermo Padrés burlará a la justicia, pues aparte de mucho dinero, tiene amistades muy poderosas en estos momentos, con los que es bien sabido entabló desde la cárcel una mancuerna que en mucho apoyó al movimiento que en Sonora llevó a la Presidencia de la República a Andrés Manuel López Obrador. De ahí se derivaron muchas candidaturas de MoRENA

Pero si al final del cuento –que está muy cerca- Guillermo Padrés eludirá la cárcel como castigo a todas las barbaridades cometidas en su sexenio, que van desde dejar un boquete financiero de más de 36 mil millones de pesos, -por el cual por cierto ninguna instancia de procuración de justicia le ha reclamado-, hasta la construcción ilegal de una presa para regar sus “tierritas”, pasando por la adquisición de múltiples ranchos con caballos de hasta un millón de dólares cada uno, lo que nunca podrá evitar es el rechazo total a su memoria y a su imagen, de la comunidad sonorense, incluidos panistas serios y decentes.

Por supuesto que la lealtad es un valor muy preciado entre gente bien nacida y entre los delincuentes y seguro existirá en el primer círculo de padrecistas una eterna gratitud hacia su Jefe, como lo vimos a su llegada a Hermosillo. No pueden hacer menos, pues les va la vida en ello.

Pero que no quieran confundir a la sociedad los estrategas de comunicación padrecistas, simulando que el ex gobernador fue recibido con júbilo por los sonorenses.

A Guillermo Padrés se le repudió como gobernador y se le seguirá rechazando por el daño que le produjo a estudiantes, mujeres, madres solteras, personas de la tercera edad, productores de todos los sectores y porque en sólo seis años dejó caer al estado de los primeros a los últimos lugares a nivel nacional en los índices educativos, de salud, seguridad, en generación de empleos y muchos otros rubros.

Seguro Padrés establecerá su cuartel general en Sonora, pues como la misma persona arrogante y cínica que llegó a la gubernatura después de haber engañado a los sonorenses con sus discursos populistas, así, con esas “cualidades” paseará su figura por entre nosotros mofándose de quienes le reclamen el daño que le produjo al estado.

Pero, por lo visto, al pastor del rebaño panista en el estado, Ernesto Munro Palacio, le importó un pito la posibilidad de que su militancia la de a buenas, la que sí vale la pena conservar, se moleste por el descaro que cometió de ir a recibir a Guillermo Padrés al aeropuerto y con ello poner al PAN Sonora a sus pies, cuando aún está el ex mandatario bajo procesos por delitos como lavado de dinero y defraudación fiscal.

SSSSSSSS… Pues el empresario Ricardo Bours Castelo cumplió al fin su advertencia de dejar el PRI por no haber condiciones –dijo- de equidad en ese partido para lograr su aspiración de ser candidato a la gubernatura en el 2021 y que prefiere separarse sin resentimientos ni enconos. “A tiempo”, apunta.

En virtud de que este anuncio lo venía haciendo desde hace buen rato, ello dio margen a que la opinión pública se hiciera toda clase de criterios a ese respecto, unos a favor del Jefe del Yaqui Power y otros subrayando que los destinos de un partido no pueden sujetarse a ese tipo de posturas personales.

Ahora bien, Ricardo Bours no es cualquier hijo de vecino al que se le ocurrió un buen día ser gobernador de Sonora y quien a partir de ese momento levantó su voz y su mano para decir “aquí estoy, y si no me dejan serlo, me voy”. O a quien haya que hacerle caso a todo lo que diga. De ninguna manera.

Como priista de primer nivel, Ricardo Bours eligió el camino de señalar en su momento lo que consideró errores de las dirigencias y la urgente necesidad de abrir los procesos de selección de los candidatos a contender en las elecciones. En eso centró su activismo hacia dentro y hacia fuera del PRI, como lo señaló en todos los foros posibles.

Todo indica que no fue favorable el saldo de esa intención suya y poco a poco se fue convirtiendo en uno de los críticos más severos de las decisiones de su partido. Nada fuera de lo normal hasta ahí.

Pero después del proceso 2017-2018, cuyos resultados fueron desastrosos para el PRI, y viendo que sus cuadros no tuvieron ni tendrían cabida en el tricolor, a Ricardo Bours no le cupo duda alguna que esa sería la suerte que correrían sus aspiraciones llegado el momento de la selección del candidato al gobierno del estado para disputar la gubernatura en el 2021. Anunció su renuncia y lo cumplió.

Muchos de sus partidarios, más allá de los motivos de su renuncia, que nadie los pone a discusión pues son perfectamente válidos y respetables, consideran que Ricardo Bours se anticipó a las vísperas; es decir, que tomó su decisión por demás adelantada en el tiempo, habida cuenta la dinámica de los acontecimientos a nivel nacional y local que ocupan los espacios más importantes en los medios de comunicación.

En otras palabras, que su renuncia al PRI se perderá en este torbellino político en que están envueltas ya las entidades donde se relevará a los gobernadores en el 2021. Pudiera ser.

Dicen algunos priistas que siempre es de lamentar la salida de un militante por modesto que sea su papel en el partido; pero que al fin y al cabo el PRI saldrá adelante como ha sucedido con todos los partidos en los que está a la orden del día la migración de sus militantes por las razones más diversas.

Por lo pronto, más allá de su renuncia al PRI, el nombre de Ricardo Bours seguirá latente y vigente en la baraja para el 2021 como sus propios ex compañeros (ahora) de partido Ernesto Gándara; la Senadora Sylvana Beltrones -aunque se haya dicho que no va, no se puede descartar- así como otros cuadros que desde luego pueden emerger, no obstante se diga que no hay tiempo para crear una candidatura al vapor.

Sólo por mencionar algunos perfiles de los muchos que volverán al ring, ahí tiene Usted que Antonio Astiazarán renunció al PRI y pese a ello, escaló fuerte en la disputa por el Senado y téngalo por seguro que su nombre volverá a sonar, ya por el PAN o por otro partido.

Lo mismo Ana Gabriela Guevara, (hasta hoy identificada con el PT, pero sujeta a la voluntad del Presidente López Obrador) y quién sabe qué le tengan deparado los Dioses.

Pero en relación a Ricardo, será muy muy pero muy importante la decisión que tome el Senador por Sonora de MORENA, Arturo Bours Griffith.

Eso sí. Sobre este último cuadro sí hay que estar muy pendientes, pues el ex gobernador Eduardo Bours Castelo, hermano de Ricardo, dijo claramente que ni éste ni Arturo el Senador, irían en la misma boleta, pues está primero la unión familiar que cualquier aspiración a cargo público alguno de ambos.

Y si Arturo Bours resultara candidato por MORENA, ahí sí que a Ricardo lo sentaría su familia. Mientras tanto, no le pasa nada ni al PRI ni a Ricardo su salida. Veremos más adelante.

SSSSSSSS… Por cierto, se recuerda la renuncia de Abel Murrieta Gutiérrez al PRI cuando no se le concedió la candidatura al Senado, primeo, y después a la Alcaldía de Cajeme.

Pero, luego resultó que siempre no se le había dado trámite al documento, por lo que el ex Procurador de Justicia quedó dentro de las filas tricolores. Cuando menos eso fue lo último que se supo.

Considerando la cercanía y el ascendiente de Ricardo Bours sobre Abel Murrieta, será interesante ver qué camino toma el dueño de Abelandia.

SSSSSSSS… En muy poquitas palabras, pues más le valdría que se ponga las pilas la deportista heroína de los sonorenses, la Gacela de México, la titular de la CONADE, la popular nogalense que arrasó en la elección por la Diputación Federal por el Distrito 02 y no tenga esos arrebatos de prepotencia con que se quiere conducir con gente de su propio estado, donde no hay “dejados” más que aquellos atados de pies y manos.

Como se dice en lenguaje popular, “al bravazo” y sin decir “agua va” se echó a Jaime Moreno Berry, quien si bien es cierto estaba entronizado en la dirigencia del PT en Sonora, no fue la formas más adecuada la que escogieron para eliminarlo de un plumazo.

Ahora agarran ella y su escudero Ramón Flores, un reconocido padrecista, –brota la influencia del ex gobernador hasta en el PT- un pleitazo con el diputado Rodolfo Lizárraga Arellano, coordinador dela bancada petista en la 62 Legislatura, quien denunció que lo traían entre ambos como quien dice “de bajadita”, al grado de que les tuvo que pintar su raya, ante lo cual desde Oficina Centrales le llegó su cese fulminante como pastor de la fracción parlamentaria del Partido del Trabajo.

Ya ha demostrado con creces Lizárraga que es un fajador nato y pronto rechazó la decisión tomada por el Centro le advierte a su dirigencia nacional que no puede removerlo del cargo de coordinador de la bancada, pues carece de facultades legales para hacerlo.

Lo extraño es que sustituyen a Rodolfo Lizárraga con otra declarada padrecista, la diputada Magdalena Uribe. No hay mucho qué pensarle sobre quién es el que tiene mal informada a Ana Gabriela y hasta se puede elucubrar que Ramón Flores traiga interés en descarrilar el proyecto de la velocista.

Lo que sí es determinante es que ese pleito puede desgastar a una de las figuras más definidas como posible candidata de su partido a la gubernatura de Sonora. Y cuidado con eso.

Por lo demás, haría bien Ana Gabriela en pagarle los sueldos atrasados a la gente que ha sido fiel al PT durante varios meses, a quienes los han dejado de lado y la deriva sin cumplirles con el pago de sus salarios.

En los dos temas, Ana Gabriela tiene que sacar a flote su capacidad de diálogo y concertación. Así de simple. Que no le busque tres pies al gato. Ella tiene mucho que perder.