Es un personaje de novela histórica: viaja en vuelo comercial y hace fila para comprar café  

2018-12-04 | Mario Rivas Hernández | Columna
6336435970_e82257563d_b

Rumbos/Mario Rivas Hernández

AYER ME HABLÓ POR TELÉFONO un viejo amigo mío. Él es agricultor, hombre práctico, no muy emotivo y posee un irónico sentido del humor.

—¿Viste la conferencia de prensa de López Obrador?

—No la vi toda. ¿Y tú?

—Tampoco la vi toda pero esa parte que sí vi, me impactó.

—¿Por qué?

—Porque le vi el rostro feliz. Y me imaginé que por dentro estaría pensando muchas cosas. Estaba frente el pódium del presidente de los Estados Unidos Mexicanos. ¿Cuántas veces habría soñado con ese pódium con el escudo presidencial?

—¿Eso imaginaste qué él habría imaginado?

—Claro que sí. Si no, ¿Cómo puede ser tan terca y luchar hasta tres veces por alcanzar el poder?

—Pues sí, tienes razón.

Mira, AMLO puede ser un soñador, es posible que los que cuestionan sus proyectos tengan razón, pero nadie podrá negar que sabe lo que hace y lo que quiere.

—Bueno, y en abono a lo que dices, te puedo agregar que es consecuente con sus convicciones, aún si están erradas.

—¿A qué te refieres?

—Concretamente a la invitación a Nicolás Maduro. El dictador venezolano es indefendible pero él lo invitó porque cree en él, tal vez sea su amigo, por más que la realidad le diga que es un asesino de su pueblo y que representa todo aquello que López Obrador detesta y odia en México.

—Estoy de acuerdo. Maduro es ininvitable a cualquier país. Ni los morenistas lo aceptaron en la Cámara de Diputado. Pero López Obrador impuso su decisión.

—Todo eso es verdad, pero por otra parte esa terquedad debe servir para que saque adelante al país, para que contrarreste la corrupción, no para que la acabe porque eso es imposible, pero si bajar sus altísimos niveles a los que ha llegado en estos últimos tres sexenios.

—Así debemos de pensar. Yo te pregunté si habías visto la conferencia de prensa porque quería que me dijeras si es el hombre para una novela histórica.

—Sí lo es. Y he pensado en ello. Pero la novela histórica no se escribe en la inmediatez del personaje central. Deben pasar muchos años. A veces, hasta siglos.

—¿Tanto tiempo?

—Me fui al extremo. Pero sí, debe pasar algún tiempo.

—¿Cómo cuales novelas históricas?

—Bueno, hay muchas. Como Los de Bajo, de MARIANO AZUELA. Tropa vieja, del general FRANCISCO I. URQUIZO. Noticias del Imperio, de FERNANDO DEL PASO. Que narra la delirante locura de CARLOTA en el palacio belga “que le sirve de casa y de clínica a sus 86 años”. Y El general en su laberinto, de GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ, que noveliza las vicisitudes del generalísimo SIMÓN BOLÍVAR, enfermo, al final de sus días, de una gastritis sin solución y atendido por su fiel amante Manuela. Hay muchas novelas históricas. Todas fueron escritas muchos años después de haber sido documentadas y haber muerto sus principales protagonistas.

—Está bien, yo no sé mucho de eso. Pero alguien debería de hacer apuntes, escribir cosas que no pasen al olvido.

—De eso yo no tengo ninguna duda.

—¿No te parece que sin importar si el gobierno de la Cuarta Transformación cumplirá con las expectativas que las promesas de AMLO ha levantado, López Obrador es un personaje que hará historia?

—De eso no tengo dudas. Para bien o para mal, pasará a la historia.

Al costo, caro lector. Al costo.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

Y DESDE ETCHOJOA, LLEGA INFORMACIÓN en el sentido de que la exregidora indígena ROSARIO VALDEZ LUNA, inició labor divisionista en la iglesia indígena de Mabejaqui…

Mal presagio, que ni la iglesia de una comunidad mayo, se salve de las ambiciones políticas de algunos de sus miembros…

Me propongo solicitar mayor información a mis fuentes habituales para profundizar en este tema…

En todo caso, ya se verá…

A PROPÓSITO DEL MAYO, ¿Qué diablos estará pasando en Navojoa y concretamente en el Ayuntamiento?...

Se oyen rumores…

Esto también merece una indagatoria…

Digo, porque no es uno sino varios los señalamientos a la señora alcaldesa ROSARIO QUINTERO…

Ya veremos…

POR CIERTO, ALGO LES ESTÁ pasando a las tres alcaldesas más conocidas del momento, porque resulta que también en Guaymas SARA VALLE DESSENS no acaba de ver la suya…

Lo más reciente, es que los regidores abortaron sesión de cabildo supuestamente por irregularidades “y dejaron sola a Sara”…

¿Y en Hermosillo?...

CÉLIDA LÓPEZ mal y de malas…

¿Será acaso que las nuevas munícipes le están fallando a la equidad de género y al propio Presidente de la República?...

Ya lo dijo el joven de la bicicleta: “No tienen derecho de fallarle al pueblo”…

Como verá usted, señor mío, hay frases que se quedan…

Y HABLANDO DE OTRAS COSAS, usted seguramente ya tiene conocimiento de que la nota de ayer fue la revelación que hizo el Presidente López Obrador sobre su intención de comprar los bonos a los inversionistas de NAICM, a fin de evitar “la ola de demandas” que se le vendría encima…

Vienen graves turbulencias de carácter financiero pues por lo pronto los trabajos van a continuar ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo con los inversionistas y de tipo laboral…

Habría que preguntarse: ¿Quiénes fueron los asesores del entonces Presidente Electo?...

He ahí la cuestión…

¡OH, LA LÁ! NO DEJA DE ASOMBRARME el Maestro JOSÉ LUIS ISLAS PACHECO, pues a base de esfuerzo y enfrentando mil carencias, ha logrado que el Museo Ferrocarrilero de Empalme se convirtiera en un referente cultural no solo en la región Guaymas-Empalme sino en gran parte de Sonora…

El MUFE empalmense ha recibido a personalidades de la cultura, de la política, del sector educativo e incluso, del mundo del teatro, del cine y de la televisión…

Usted recordará que no hace mucho visitó el Museo el actor CARLOS BRACHO, y poco antes, ofreció una conferencia el escritor CARLOS MONCADA…

Más recientemente, la Gobernadora CLAUDIA PAVLOVICH, visitó esta institución y, bueno, ahí va hacia arriba el Fundador y Director José Luis Islas Pacheco, que también es director del Conalep-Empalme…

¡Larga vida para él!...

¿Hay más noticias de la Cuarta Transformación?...

Pues sí, sí las hay… Pero estoy cierto que usted ya vio las imágenes en la tele y estará cavilando sobre el cambio de los tiempos…

¿Cuándo nos íbamos a imaginar que un Presidente de México, en pleno siglo XXI, viajaría en vuelo comercial y en clase turista, amén de hacer fila para comprar el boleto y compra un café?...

¿Cuándo?...

Es lo que le digo… Para una novela histórica…

Es todo.

Le abrazo.

rumbosmrivas@tribuna.com.mx