Sara Valle: ejemplo de la falta de oficio político de muchos morenistas

2018-10-11 | Mario Rivas Hernández | Columna
6336435970_e82257563d_b

Rumbos/Mario Rivas Hernández

EL DIARIO HERMANO DE GUAYMAS, LA VOZ DEL PUERTO, publicó ayer una nota cuyo titular reza: “Señora alcaldesa cumpla sus promesas”.

No se trataba de una proclama del periódico sino el sentir de algunos regidores y de la sociedad guaymense en general.

Mire usted: puede haber varios factores que expliquen lo que está ocurriendo en Guaymas. Pero en esencia, solamente basta uno para entender por qué a la alcaldesa SARA VALLE DESSENS, se le hizo bolas el engrudo cuando lleva apenas menos de un mes en el cargo: la falta de político.

Me queda claro que esta señora no aprendió de sus errores. Viene de un antecedente como presidente municipal, que causó mucho daño a los guaymenses, al ejercicio de la política y a otras actividades del quehacer rutinario de Guaymas.

Obviamente, no es una buena carta de presentación que en la anterior ocasión en que se desempeñó como alcaldesa, fue destituida del cargo por el Congreso del Estado.

Tal vez las nuevas generaciones no recuerden este triste episodio.

Sin embargo, muchos sonorenses tenemos vívida en la memoria la situación por la que atravesó Guaymas cuando la administración perredista de doña Sara se volvió un caos por su falta de sensibilidad política y por su carácter atrabancado.

Ahora, veinte años después, vuelve a caer en los mismos errores.

A nadie se le puede escapar que fue la primera alcaldesa en protagonizar un sainete por su excesivo nepotismo y su conducta soberbia, incluso, desoyendo las recomendaciones que en su visita a Sonora le hizo el Presidente Electo ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR.

Luego, se le vino el mundo encima con la ola de violencia que se abatió sobre el puerto.

Cinco policías acribillados por el crimen organizado, provocó que el pánico se apoderara de los guaymenses.

La señora Dessens intentó justificar lo injustificable. En vez de asumir la realidad tal cual es, dijo a un noticiario en cadena nacional, que esto “viene de atrás”, y no tuvo el valor de explicar por qué, exactamente, se dio la matanza de policías.

Igual que hace dos décadas, la alcaldesa no supo negociar con la oposición en el cabildo y hasta con los propios ediles de Morena entró en conflicto.

Ya había nombrado al Comisario de Seguridad Pública Municipal, DANIEL MORALES PARDINI, y éste anunció su dimisión.

Hasta aquí, no parecía que habría problemas.

Pero por falta de operación política los regidores se opusieron a la renuncia de Morales y le exigieron a la alcaldesa que no aceptara la renuncia.

Me cuentan que no fueron los regidores de Morena los que alertaron sobre el error que cometería si se negaba a aceptar la renuncia, pues incurriría en un delito. Fueron los regidores de oposición.

Fue entonces que Sara Valle optó por proponer al Capitán de Navío RODOLFO FRÍAS ZAVALETA, que cuenta con un sólido currículum, lo que lo sitúa en un rango magnifico.

Pero otra vez, la falta de oficio político de la alcaldesa, frustró la propuesta.

Por lo tanto y a fin de que la Comisaría de Seguridad Pública no continuara acéfala, nombraron a un encargado en la persona del policía de carrera SILVESTRE ARMENTA RAMÍREZ.

Vamos hablando claro, caro lector: las corporaciones municipales no deben ser presionadas para que se encarguen de combatir al crimen organizado. Está demostrado que en las actuales circunstancias, no están preparadas para dichas tareas.

Los municipales podrían cumplir una muy útil función—según lo explicaba en un foro un acreditado experto en seguridad—solo con que cumplieran con sus tareas básicas. Mucho bien le harían a la sociedad con que los mandos cuidaran que sus elementos no cedieran a la tentación de pasarse al otro bando.

Pero esto no lo va a resolver la alcaldesa SARA VALLE ni ningún otro presidente municipal, hombre o mujer.

En el caso de Guaymas y de su alcaldesa, los únicos culpables son los propios votantes guaymenses.

Ellos votaron por doña Sara en 1997. Y se equivocaron.

Hace poco más de tres años, volvieron a equivocarse con el panista LORENZO DE CIMA.

Y este pasado I de julio, repitieron el error del 97 con doña Sara.

Luego, entonces, son los ciudadanos del puerto los únicos responsables de sus quebrantos.

Ahora que si les sirve de consuelo, estos errores no son exclusivos de Guaymas. Los cometió la ciudadanía prácticamente en todo el país. En las presidencias municipales. En los congresos locales, en las Cámaras Legislativas Federales.

Ahora mismo lo estamos viendo con el Diputado Federal CIPRIANO CHÁVEZ, de Morena. Hay un escándalo porque el legislador, en estado etílico, participó en un accidente automovilístico del que resultó muerto un joven.

Durante semanas, Cipriano Chávez no dio la cara. No respondió a los señalamientos. Sobre todo, en el sentido de que, tras el accidente, se dio a la fuga.

En un principio, MARIO DELGADO, el Coordinador de los Diputados morenistas, dijo que estas conductas no se tolerarían en el Congreso. Pero luego se impusieron los intereses partidistas.

Cipriano Chávez convocó a una rueda de prensa sin derecho a preguntas, arropado por la complicidad de los altos mandos políticos de Morena.

Son apenas las primeras consecuencias de mil y un errores cometidos por López Obrador a la hora de las candidaturas, postulando a quien se acercaba a Morena para participar.

Entre cientos de errores, Sara Valle Dessens, es uno de ellos.

Las cosas como son.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

DÉJEME DECIRLO: RECIÉN SE LLEVÓ A CABO en la Ciudad de México, el Encuentro Nacional de Jefes de Jurisdicción de la Secretaría de Salud…

Naturalmente, asistieron funcionarios de toda la república y de Sonora, por supuesto, asistió el Dr. ANTONIO ALVIDREZ LABRADO, de la Jurisdicción Sanitaria del Sur de Sonora…

De Hermosillo, HÉCTOR PRECIADO. De Caborca, LUIS CAÑEZ. De Navojoa, JOAQUÍN FLORES y de San Luis Río Colorado, MARCO WAKAMATSU…

En algún momento, se tomaron las fotos de grupo. Toño Alvidrez, aparece en una con el Dr. JOSÉ NARRO, Secretario de Salud…

Bien por el Dr. Alvidrez…

MIENTRAS TANTO, ESTE DÍA el exdiputado Federal y local y actual Sub-Secretario de Agricultura, JUAN LEYVA MENDÍVIL, arroba a sus 65 años de edad…

Motivo más que justificado, para que sus cuates, que son muchos, le ofrezcan una comida en la huerta propiedad de Juan, allá a espaldas del panteón Missión, al poniente de Ciudad Obregón…

¡Felicidades querido amigo!...

Ah, casi lo olvido: doy por seguro que no faltarán SERGE ENRÍQUEZ TOLANO, ENRIQUE GUERREO BARRAZA, el Zurdo de Cananea, y RAÚL ACOSTA TAPIA…

En todo caso, ya le contaré…

Y A TODO ESTO, ¿NO HA PERCIBIDO usted que AMLO está empezando a olvidarse que es presidente electo y no el líder de mitin de las campañas políticas?...

De repente como que se sale de estos parámetros y desbarra y esto no es algo que le guste a la opinión pública…

Ahora mismo el país está observando, no sin temor, que ante la disyuntiva que se le presenta en el caso del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, él ha decidido no enfrentarse con los pobladores de Atenco y ha preferido irse por el populismo en lugar de atender lo que le aconseja el sentido común…

Es todo.

Le abrazo.

mrivas@tribuna.com.mx