La prioridad es la gobernabilidad

2018-08-09 | Gilberto Armenta | Columna
6336435970_e82257563d_b

Mensajes

Gilberto Armenta

La gobernabilidad no puede depender de grupos a los que la gobernabilidad no les importa. Fernando Savater

Sin gobernabilidad, en el mas estricto concepto, la coordinación social entre el gobernante y el gobernado no existe. Uno de los pilares para esta coordinación es el equilibrio de fuerzas políticas.

Dentro de este equilibrio, las reglas y las leyes que rigen a ambos cuerpos se establecen de manera conjunta, sin partidismo. Cuando una de las fuerzas busca mayor representatividad que la otra, se pierde el concepto de pluralidad, y sin este es imposible hablar de gobierno ciudadano.

Por eso, y ante la posibilidad de un desequilibrio en la balanza que sostiene a los tres poderes en Sonora, se buscó reformar algunos artículos constitucionales que, aplicados con asertividad, evitaran un colapso financiero y político, a mediano o largo plazo, de la gobernabilidad en el estado.

¿Quién tiene la responsabilidad de mantenerla? El gobierno estatal.

Y por eso, el Congreso del estado de Sonora, con sus diputados en funciones, busca garantizarla en medio del nuevo sistema político que se avecina.

Y así, las iniciativas de reforma a diversos artículos que recién se aprobaron, garantizan el trabajo conjunto entre los tres poderes, la eliminación del fuero, la desaparición de un fondo legislativo discrecional, la garantía de un presupuesto justo para el estado y los municipios, y la autonomía de los órganos electorales ya existentes, incluyendo a los partidos políticos como tales.

Los resultados de estas reformas se verán conforme corra el tiempo, y conforme se vea la necesidad de aplicar una y otra según se desarrolle la política en Sonora.

Así, con la debida equidistancia, el gobierno estatal caminara con su proyecto de gobierno, mientras que los diputados locales harán lo propio, formando vértices donde quiera que sea necesario. Sin caos, sin anarquía, sin imposiciones, con gobernabilidad.

Pero conseguir esa aprobación no fue tarea fácil. Se requirió un trabajo conciliatorio preciso. Un análisis completo, y una labor de convencimiento tenaz. Por eso diversas instancias ciudadanas dieron su aprobación. Por eso también la clase empresarial consideró necesario que se aprobaran.

La socialización del tema fue también parte fundamental, y en este intento, el costo político quedaba de lado, porque lo importante era no tomar el control de la operatividad del estado ni del Congreso como muchos quieren hacer ver, sino el de garantizar, en bien de los sonorenses, la multicitada gobernabilidad.

Epifanio “el pano” Salido, coordinador de la bancada del PRI fue pieza fundamental en esta aprobación de reformas. El trabajo conciliatorio, la exposición del tema, el dialogo con todos los diputados, las revisiones, los acuerdos para corregir lo necesario, la logística y, finalmente, la sesión extraordinaria en la que se votó a favor fue su obra final como diputado local.

Sin duda - y retomando el tema de los cambios al gabinete propuestos por la propia gobernadora Claudia Pavlovich – el pano formará parte, sin especulaciones, del gabinete que habrá de concluir este ultimo trienio de la administración claudillera.

Por las declaraciones de los personajes de oposición ahora, y de gobierno según tomen protesta en las próximas semanas, podemos entender que los tiempos políticos que vienen serán aciagos y tan llenos de verborrea y cilicio, que requerirán de una mano como la del pano Salido para superarse, y salir avante de ellos.

Lo sucedió en el Congreso de Sonora no es mas que el inicio de la epopeya que viene, en la que todos los partidos políticos buscaran estampar sus mejores páginas. Y no es para menos.

Morena, Encuentro Social y el partido del Trabajo buscarán consolidarse, en coalición o por separado, como las opciones electorales del futuro, pero el PRI y el PAN darán la batalla por mantenerse vigentes.

La operatividad política al interior del gobierno estatal requerirá de la mano izquierda de perfiles como el de Epifanio Salido. Ya le entendió a las formas para romper con la amalgama de izquierda que busca, ante los hechos, imponer un sistema político a cualquier costo. Ya lo veremos, al pano, enlistado en el grupo que tomara las decisiones al interior del gobierno del estado.

Se consolida como el único perfil, de momento, que habrá de ser considerado en el nuevo gabinete claudillero, y quien le cederá la silla irá a tomar otro importantísimo frente que urge de re organización: el CDE del PRI.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16