AMLO promete el modelo económico que Antonio Ortiz Mena dirigió en los sesentas

2018-04-16 | Mario Rivas Hernández | Columna
6336435970_e82257563d_b

Rumbos/Mario Rivas Hernández

QUE NO SE DIGA QUE uno le falta el respeto a nadie. ¡Líbreme Dios! Los economistas son importantes para el desarrollo de los pueblos en una época en que el modelo predominante es neoliberal, piedra angular del sistema capitalista y global que nos rige.

Más o menos esto es lo que dicen los estudiosos.

En mi caso, el problema es que he leído algunos ensayos y la verdad nadie me ha convencido.

Y es que no se dan cuenta estos estudiosos que cuando hacen su exposición pasan por arriba de ese submundo donde habitan y sobreviven millones de mexicanos.

Es el mundo de la pobreza extrema.

Lo más cercano a una explicación sensible y solidaria con esos pobres-pobres que he leído, es la exposición que en el marco de la Semana de la Economía organizada por la Asociación Nacional de Estudiantes de Economía, hizo el catedrático de la Universidad de Sonora, ABEL PÉREZ ZAMORANO.

Dicho coloquialmente, Don Abel le anduvo cerca cuando dijo que “el país necesita de un mejor modelo económico alternativo eficaz”.

No, pues sí. Eso que ni qué.

¿Y qué modelos serían esos, don Abel?

Este es el quid del problema. Todos los economistas que se han inquietado por la profundización de la brecha entre ricos y pobres, están de acuerdo en que es urgente encontrar una alternativa.

Hasta ahora, el único que se ha atrevido a hacer una propuesta es ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR.

Pero no había terminado de pronunciar la última palabra de su planteamiento cuando ya le estaban “lloviendo” críticas.

¿De casualidad usted escuchó lo que dijo?

Yo sí, y no me asusté.

¿Será porque de niño y de adolescente me tocó vivir bajo ese modelo económico que hoy propone el Peje con algunas adecuaciones?

A su modo y explicándolo “al troche y moche”, AMLO se refiere al modelo llamado “Desarrollo Estabilizador”, que seguramente el catedrático Pérez Zamorano debe de haber estudiado muy bien.

Este modelo tuvo una vigencia real de 14 años. Los mejores años fueron los de los sexenios de ADOLFO RUIZ CORTINES (1952-1958 y 1958-1964).

Fueron años placenteros, de paz y orden en el país. Uno no tenía porqué preocuparse cuando terminaba un año y empezaba el otro. Los precios no subían, prácticamente se mantenían inalterables. Una cajetilla de cigarros—yo fumé desde muy joven—costaba lo mismo el 31 de diciembre de 1960 que el día primero de enero de 1961.

Un peón de albañil, un excavador de zanjas para el drenaje de la ciudad, ganaba 12 pesos diarios y con ese magro salario se las arreglaba bien para vivir.

No es que fuera lo óptimo, no lo era por supuesto, pero no vivía en el engaño de un salario mínimo que no alcanza para una vida digna.

Con ese paupérrimo salario el trabajador podía comprarse un par de zapatos y adquirir la canasta básica de la semana.

El peso vivía sus mejores años. Era internacionalmente respetado.

Es cierto: México no era muy conocido en otros continentes. Los pobres y los de clase media baja, difícilmente podían vestir ropa de manufactura estadounidense. No importábamos ese tipo de mercancías. El modelo del Desarrollo Estabilizador, basaba su seguridad en eso: en no contaminar la economía nacional con los giros y costumbres de otros países.

Diplomáticamente, México carecía de “glamour” porque no interactuábamos con el extranjero.

Pero, ¿sabe qué? Mis contemporáneos no me dejarán mentir: fueron los mejores años vividos por los de mi generación.

¿De qué han servido los tratados de libre comercio y los créditos internacionales a los que el país ha tenido acceso?

Ahora tenemos más pobres y más extrema pobreza. La paz social de la que tanto nos enorgullecíamos, se fue para siempre. Hoy la distancia entre los pobres y los ricos es más grande y más profunda.

Tenemos niveles de inseguridad nunca antes experimentados y el campo en una ficción.

En mi muy modesta opinión, la idea de AMLO no es disparatada. A lo mejor es incompatible con las nuevas estructuras globales que nos mantienen sometidos en una burbuja.

A lo mejor eso solamente una quimera del tabasqueño.

Pero al menos por lo que a mí concierne, me llevó a divagar por los recuerdos de un México casi idílico.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

¡OH, LA LÁ! LA SORPRESA del pasado fin de semana es que la exdiputada local y excandidata a la alcaldía de Cajeme, ELOISA FLORES, se sumó, junto con otros liderazgos panistas, al proyecto político de SYLVANA BELTRONES SÁNCHEZ…

Este evento se llevó a cabo en el Quality Inn de Ciudad Obregón, feudo hotelero de ROBERTO GONZÁLEZ LABORÍN, de quién me cuentan que cuando platica con sus auténticos amigos, recuerdo con cariño sus años de Secretario de Estado con ARMANDO LÓPEZ NOGALES…

Eran tiempos en que la tecnología digital se abría paso vertiginosamente y deslumbraba a los que no estábamos preparados para lo que se nos venía encima…

En alguna ocasión, mientras desayunábamos en el Hotel Gándara, Roberto me mostró en su flamante celular el logotipo de mi columna Rumbos…

—Mira, yo te leo muy temprano en oficina o en el cuarto de mi hotel…

Me quedé “embobado” viendo mi perfil en la columna…

Eran otros tiempos…

Y ACÁ, EN CAJEME, MAÑANA es 17 de abril, aniversario luctuoso número 32 de don FAUSTINO FÉLIX ESCALANTE, exalcalde de Cajeme, exdiputado federal y exgobernador de Sonora…

La inminencia de esta conmemoración, me lleva a recordar sensaciones que nos atraparon como en una burbuja de jabón de la que “alguien” vino a despertarnos…

Y es que la bujía, digamos mejor que el motor que movía todo en torno a esta ceremonia, ya no está con nosotros…

Lo confieso ahora, caro lector: vi pasar los días y yo, impávido, no acertaba a reaccionar… Tuvo que darse la venturosa coincidencia con don PACO GARCÍA BLANCO, para que saliera de mi letargo…

—¿No habrá esta vez homenaje a don Faustino Félix Serna?—me preguntó don Paco…

Fue a partir de esta pregunta que se empezó a activar toda la estructura…

Mañana, pues, será la ceremonia de recordación de don FAUSTINO FÉLIX SERNA, en el panteón del Carmen, a partir de las 10 de la mañana…

¿Quiénes fueron los cumpleañeros de estos Rumbos en la semana que recién terminó?...

El viernes, ARTURO OLIVARES SANEZ, el trotamundos de Villa Juárez, y el Domingo MANUEL MONTAÑO…

LO DICHO, DILECTO AMIGO: el Ing. MANUEL PALMA ESPINOZA, estuvo a partir un piñón el sábado anterior, con el Contralor de Sonora, MIGUEL ÁNGEL MURILLO AISPURO…

Manuel y Miguel, han sido amigos entrañables de toda una vida…

¡Larga vida para ellos!...

¡Y AGÁRRATE, GENOVEVA, QUÉ VAMOS A GALOPAR! Viene CELSO AGUILAR, ese enorme músico, concertista, maestro de jazz, clarinetista, saxofonista, entre muchísimas cosas más, y su intención es ser Director de Cultura, gane quién gane la presidencia municipal, para construir su proyecto de darle a Ciudad Obregón aire de cultura musical, rescatando lo que alguna vez levantó con gran esfuerzo el maestro ALFONSO MAGDALENO…

Es todo.

Le abrazo.

mrivas@tribuna.com.mx