Regalos del Día del Amor y la Amistad

2018-02-14 | Francisco Javier Ruíz Quirrin | Columna Primera Mano
6336435970_e82257563d_b

De Primera Mano

Por Francisco Javier Ruiz Quirrín

QUEREMOS suponer que en este día tan especial los políticos que se odian (y muchos de ellos miembros de un mismo partido político) dejan de lado su sentimiento adverso para adelantar que al final de la pelea se darán un fuerte abrazo. Así, como los boxeadores.

Y nunca como en nuestros días para observar en la política al agua y el aceite reunidos en busca del poder. Las convicciones, el amor a México, el interés de Juan Pueblo, han pasado a un segundo, tercero y hasta cuarto plano.

Hoy, Día del Amor y de la Amistad, una bonita costumbre es compartir fotografías. Por ejemplo, Andrés Manuel López Obrador, pondrá en su oficina la imagen de Carlos Salinas de Gortari y junta a ella una veladora encendida, con la súplica de que decida apoyarle para llegar a Los Pinos a cambio del perdón total. Si Salinas abraza a AMLO, todos sus crímenes serán “olvidados”.

Ricardo Anaya Cortés, el candidato presidencial del “México al Frente” integrado por el PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano, ha solicitado una fotografía amplia de una pareja que en su momento llegó a amar intensamente, la de Felipe Calderón y su esposa, Margarita Zavala de Calderón. Ricardo tendrá de esa manera unos minutos de reflexión acerca de la traición y sus consecuencias, llevando bajo su brazo a Maquiavelo, para recordarle que en política el fin justifica los medios y por alcanzar ese fin se pueden hacer pactos hasta con el diablo.

Trascendió asimismo que el Presidente Peña Nieto solicitó una fotografía de Donald Trump, la de aquel momento en que el ahora presidente de los Estados Unidos visitó la residencia oficial de Los Pinos, siendo aún candidato y habiendo recibido un trato de Jefe de Estado. El Presidente de la República está tan convencido de que esa jugada ha sido el mayor éxito diplomático de su gobierno, que se atrevió a concederle todos sus deseos al operador que logró tan magno acontecimiento: Luis Videgaray.

José Antonio Meade sostuvo una conversación con el ilusionista David Cooperfield, para pedirle que este día desaparezca, aunque sea por unos cuantos minutos, el edificio del comité ejecutivo nacional del PRI en Insurgentes Norte ahí en la ciudad de México. Aprovechar el momento para citar a los reporteros y demostrar a propios y extraños que es capaz de mandar al olvido a un partido que lleva como lastre en sus espaldas, a pesar de no ser militante activo de ese instituto político, pero sí ser su candidato presidencial.

Enrique Ochoa Reza está citando para esta noche a una cena de negros y demostrar de esa manera que no es racista y reiterar a los cuatro vientos que todo priísta que abandonó el barco para irse a MORENA, es un “PRIeto”, aunque sea güero y con los ojos azules.

Damián Zepeda desea con gran fervor una fotografía en su oficina de Alejandro López Caballero, su gran amigo durante la campaña por la alcaldía de Hermosillo en el año 2015. Ya teniéndolo frente a él, gritarle que algún día le regresará el gran cariño recibido en su momento.

En Sonora, Ricardo Bours Castelo llamará por teléfono a Manlio Fabio Beltrones para invitarle un café. Quién sabe si le tomen la llamada, pero él lo intentará. Manlio, por su lado, sentado cómodamente, insistirá en que “es respetuoso de los tiempos y en Sonora hay mando, que lo ejerce a plenitud Claudia Pavlovich”.

Abel Murrieta, ya supimos, quiere invitar a comer a Rogelio “Roger” Díaz Brown, prometiéndole que la conversación descartará cualquier reclamo por apoyos en sus pininos como político y otras acciones que considera como una traición. Sólo quiere verle y decirle que al final del día, quiere que le conteste cuando menos el saludo.

Este día Javier Gándara visitará una vez más en la cárcel a su amigo, Guillermo Padrés. No es la primera vez que lo hace y reiterarle que jamás ha pasado por su mente la posibilidad de dejar de verle y abrazarle. Así lo demostró en la campaña por la gubernatura en 2015 y así seguirá.

Célida López Cárdenas le enviará un ramo de rosas rojas a Damián Zepeda. Está pensado si hacérselas llegar a la oficina del PAN en Hermosillo, o al departamento de Ricardo Anaya.

María Dolores del Río buscará contactarse telefónicamente con Ramón Corral Ávila para darle ánimos ante una posible “sentada” como aspirante al Senado de la República: “Que Mon esté consciente de que no está solo en este mundo”.

Vicente “Mijito” Terán ha contratado a Los Angeles Azules, para deleitar a los aguapretenses y armar un gran baile. Sólo va a solicitar, como excepción, que cambien el nombre a “Los Angeles rojos”. De esa manera buscará que sus paisanos le peguen otra “pela” como en el 2015.

Otto Claussen, como político oficioso, está invitando a comer este día en “La Cobacha” de Guaymas, a Antonio Astiazarán… Otto quiere convencer al amigo de José Antonio Meade para que lo presente con él y de paso, a sus dos hermanos, Enrique y Gustavo. ¿Guaymas? Es lo de menos…