Guaymas, Empalme, Bácum y SIRM: el dilema de los acuerdos y la equidad de género

2018-02-14 | Mario Rivas Hernández | Columna
6336435970_e82257563d_b

Rumbos/Mario Rivas Hernández

HACE UNOS DÍAS LUIS DONALDO COLOSIO hubiese cumplido 68 años de edad.

Imagínese: hoy sería un casi “setentón”, si en mala hora MARIO ABURTO MARTÍNEZ no lo hubiera asesinado aquella tarde del 23 de marzo de 1994.

Días antes de su muerte, sus cuates muy cercanos—entre otros, GUILLERMO HOPKINS—le habían festejado sus 44 años.

Y un año antes, Colosio celebró su cumpleaños en su casa de la Ciudad de México.

De esta fiesta, un día ADALBERTO VILLAESCUSA, amigo entrañable de la familia Colosio-Murrieta de Magdalena de Kino, me había enviado un paquete con varias fotografías familiares de Luis Donaldo.

Algunas de ellas, precisamente de su cumpleaños 43.

En una de ellas, se podía mirar, de espaldas a la cámara, a ERNESTO ZEDILLO PONCE DE LEÓN. En la mesa, también FERNANDO HERNÁNDEZ. Y Memo Hopkins Gámez. Y sus esposas.

En otra fotografía, DIANA LAURA está inclinada sobre una mesa, colocando golosinas en unos tazones. Le acompaña Memo Hopkins.

En otra más, en el patio de la casa, se aprecia a Luis Donaldo y a Diana Laura, abrazados, escuchando el mariachi. Colosio sostiene un vas de licor en la mano.

Nadie se imaginaba cómo iban a cambiar las vías de algunas de las personas que se encontraban en ese lugar aquella noche.

Pero no sería de una manera radical. Primero verían la gloria política frente a ellos.

Colosio candidato presidencial. Hopkins, llamado a ser Gobernador de Sonora. Zedillo Coordinador de la campaña del candidato y después miembro del gabinete. Programación y Presupuesto o tal vez Secretario de Hacienda.

Y, claro: Colosio Presidente de México.

Pero la tragedia se atravesó.

Colosio perdió la vida en un atentado aparentemente sin sentido. DIANA LAURA lo seguiría poco después, cuando su cáncer se incrementó por la angustia de la tragedia.

Zedillo fue candidato sustituto y, en su momento, Presidente de la República.

Memo Hopkins no fue Gobernador de Sonora y a duras penas logró ser senador.

De hecho, no volvió a levantar cabeza, más allá de cargos intermedios.

JOSÉ LUIS SOBERANES, que con Colosio había sonado fuerte, incluso, se decía que era seguro que ocuparía la Secretaría de Gobernación con Colosio en la Presidencia, se apagó.

Nunca más se ha sabido nada de él.

Hernández volvió a sus negocios y le ha ido muy bien, según me cuentan.

De aquel paquete de fotografías, una en particular, la del mariachi tocando y Colosio y Diana Laura abrazados, se la obsequié a JESÚS BROWN, Mr. Brown, el de la nieve de garrafa, de la Col. Bella Vista en Ciudad Obregón.

Durante algún tiempo, esta colgó de una de las paredes de la nevería por la calle París. Un día fui a comprar nieve de pitahaya y la foto ya no estaba en la pared. Fue retirada. Quizás porque Colosio, como referente y como recuerdo, ya no era una novedad. Las nuevas generaciones ya no sabían quién había sido Colosio. La leyenda había envejecido.

Quién sabe.

Nunca le he preguntado a Jesús por qué la quito de su lugar, creo que no le pregunté porque simplemente no tenía derecho de preguntarle. Él sabrá por qué lo hizo.

¿Hubiera sido Colosio un buen presidente?

Difícil saberlo. Jamás lo sabremos, en todo caso.

Lo cierto es que tenía un fuerte carácter. Quienes vivieron cerca de él, me han comentado que no sabía o no quería dominar su ira. Hay testimonios de que el general DOMIRO GARCÍA, su Jefe de seguridad y se decía que seguro futuro Jefe del Estado Mayor Presidencial, no soportaba su carácter.

De hecho, se rumoraba que Colosio no lo nombraría titular del EMP luego de que, después de una fuerte regañada al general, éste habló con el periodista FEDERICO ARREOLA, amigo del candidato, para que le pasara el mensaje a Colosio: que si le volvía a dar el trato que le acababa de dar, le daría unos “jodazos”. “¡Aunque me maten!”.

Esta versión se publicó en algunos medios. Nunca fue desmentida.

Con todo: ¿hubiera sido buen presidente Colosio?

Yo pienso que sí. Mejor que CARLOS SALINAS. Más demócrata. Más incluyente. Menos comprometido con lo que hoy AMLO llama “la mafia del poder”.

Había mostrado agallas en Monterrey, en la comida con exalumnos del Tec regiomontano. De Sonora se encontraban muchos exalumnos. A todos los saludé. Principalmente a mis dos jefes de entonces, GILBERTO y FAUSTINO FÉLIX ESCALANTE.

En esa comida, decía yo, se sabría después que un asistente del candidato le pasó la información que en una de las mesas se encontraba el Capo del Cártel del Golfo, JUAN GARCÍA ABREGO.

Nadie sabía cómo había llegado hasta ahí. Quién lo había invitado.

La versión indica que Colosio dio la orden de que lo “desinvitaran”. Y García Abrego abandonó el lugar.

La historia narrada en reportajes, señala que días después, RAÚL SALINAS le habría enviado a Colosio una tarjeta con esta leyenda: “Las puertas de la presidencia se abren desde adentro, no desde afuera”.

Una semana después, sobrevendría la tragedia de Lomas Taurinas.

Y la vida de muchas personas cambió para siempre.

¿El país también cambió?

Yo creo que sí.

En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

NI HABLAR: LA GRILLA POLÍTICA ha entrado en un aletargamiento, algo así como la hibernación de los osos, y será hasta marzo cuando se vuelva a calentar el ambiente…

Por lo pronto, lo único que hace ruido es la rapidez entre priistas y verdeecologistas por los acuerdos en el reparto de posiciones…

Y luego, está lo de la equidad de género…

Como ya es del dominio público, en el Sur habrá cuando menos cuatro candidaturas a alcaldías en manos de mujeres…

Hablamos de Guaymas, Empalme, Bácum y San Ignacio Río Muerto…

Se entiende que en Guaymas iría SUSANA CORELLA, por el Verde, pero impuesta por el PRI…

Pero aún esto todavía es incierto…

Se me había dicho que en Bácum no podía ir de candidata DANIELA FLORES por ser presidenta del PRI municipal…

Ahora me dicen que esto no es un impedimento…

En San Ignacio, CARLOS VARA LÓPEZ, que es el mejor posicionado, podría quedar fuera por la cuestión de equidad de género, pero entonces el Verde y el PRI corren el riesgo de perder la elección…

Como verá usted, esto está demasiado enredado…

MIENTRAS TANTO, ME COMENTAN que la comida por el cumpleaños de ROLANDO (El Roly) TAVAREZ, fue un éxito de convocatoria, o sea que hubo cantidad y calidad… En una de las mesas, se congregaron, ALFONDO DURAZO, ERNESTO GÁNDARA, RAÚL NAVARRO GALLEGOS, JUAN RURICO LÓPEZ, el cumpleañero y otros… La fiesta fue en la finca campestre de FITO FLORES, en el ejido La Victoria…

Y POR ÚLTIMO, ROSALÍ FLORES, de Quiriego, estuvo exuberante de júbilo en el más reciente evento de SYLVANA BELTRONES… Vienen buenos tiempos para ella…

Es todo.

Le abrazo.

mrivas@tribuna.com.mx